Tamaño grande

La declaración de Anonymous está basada en una serie de recientes descubrimientos de la agencia espacial estadounidense. La galaxia NGC 1097...

sábado, 24 de junio de 2017

Unas 80 patologías son tratables con células madre

Trasplantarlas es eficaz para tratar diabetes tipo 1, leucemia, anemia e incluso el autismo.
Más de 80 patologías son tratables con células madre

El trasplante de células madre se ha convertido en un tratamiento eficaz para tratar más de 80 enfermedades, entre ellas la diabetes tipo 1, leucemia, anemia, e incluso puede ayudar a personas con autismo, según varios estudios.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), hoy en día se realizan más de 119 mil trasplantes cada año en todo el mundo, de los cuales, unos 2 corresponden a células madre, reseñó EFE.

Las células madre promueven la circulación sanguínea y de oxígeno hacia el cerebro, mejorando la perfusión, así como el reemplazo de neuronas dañadas y la formación de nuevos vasos. También son conocidas como "semillas mágicas" porque tienen la habilidad de curar enfermedades, regenerar órganos y hasta prolongar la vida.

Pese a ello, "existe aún poca demanda de almacenamiento de células madre por creer que es un procedimiento muy costoso o porque la gente no sabe de esta posibilidad hasta después del parto", explica Julio Myslabodski, director comercial del Banco de Cordón Umbilical de México. El número de bancos públicos de células madres es todavía reducido.

En México existen bancos públicos como el CordMX del Centro Nacional de Transfusión Sanguínea y el del Hospital Universitario de Nuevo León.

Sin embargo, están restringidos a casos en los que el bebé por nacer tenga un familiar enfermo que pudiera recibir sus células madre. Según estadísticas del Centro Nacional de Transfusión Sanguínea en México, hasta diciembre de 2014 la cifra de trasplantes de células madre en el país alcanzó los 336, de los cuales el 89 % correspondió a pacientes pediátricos.

La principal diferencia entre humanos y animales

Más de 100 experimentos con aves y mamíferos prueban que la capacidad de reconocer y memorizar secuencias de estímulos determinó la evolución del ser humano.

Imagen ilustrativa.
pexels.com / Tookapic
Síguenos en Facebook

Investigadores de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (Estados Unidos) y de la Universidad de Estocolmo (Suecia) han descubierto que el ser humano posee más capacidad retentiva para reconocer y memorizar información secuencial y que eso nos permite hablar, razonar y hacer planes, informa Phys.org.

Este estudio demuestra que los 'Homo sapiens' "desarrollaron una capacidad superior para procesar información congruente" y eso "podría ayudar a comprender las diferencias entre un hombre y un animal", indica Magnus Enquist, director del Centro para el Estudio de la Evolución Cultural del centro educativo sueco.

Resultados del experimento

Esos especialistas han recopilado datos de 108 experimentos con especies de aves y mamíferos que certifican que tuvieron grandes dificultades para distinguir entre ciertas secuencias de estímulos.

Algunas pruebas consistían en "recordar el orden en que se encendieron láparas rojas y verdes" y "hasta esa simple distinción les resultó difícil", explica Johan Lind, coautor del estudio y profesor adjunto en la Universidad de Estocolmo.

Esta experiencia aclara por qué resulta imposible enseñar un idioma a un animal, ya que no pueden distinguir el orden en frases como "el perro muerde a la señora" y "la señora muerde al perro".
Memoria del ser humano

Según Stefano Ghirlanda, autor principal del estudio y profesor de Psicología en el Brooklyn College y la Universidad de la Ciudad de Nueva York, la memoria de los animales es "más simple".

Reconocer secuencias de estímulos es una condición previa para que el ser humano desarrolle rasgos únicos como la lengua, las matemáticas o la capacidad para entender juegos estratégicos como el ajedrez.

Así, estos invetigadores estiman que, en algún momento de la prehistoria, la capacidad para reconocer y memorizar secuencias de estímulos evolucionó y permitió esos avances.

Imágenes de la NASA revelan nuevos secretos sobre la Luna

Varias capturas de una sonda lunar han hecho que los científicos reconsideren sus ideas sobre la evolución del satélite de la Tierra.

NASA / Bill Ingalls
Síguenos en Facebook

La NASA ha divulgado nuevas e increíbles imágenes de la actividad volcánica en la superficie de la Luna. Estas capturas, según el comunicado de la entidad, podrían demostrar que el satélite fue más cálido de lo que se creía hasta ahora.

Anteriormente los científicos pensaban que la actividad volcánica en la Luna cesó hace mil millones de años. Pero con la ayuda de la sonda LROC (Lunar Reconnaissance Orbiter Camera), los científicos lograron descubrir que la lava fluyó en la superficie de nuestro satélite hace tan solo 100 millones de años, cuando los dinosaurios todavía vagaban por la Tierra.

ASA /GSFC / Arizona State University

En las imágenes obtenidas se pueden observar varias formaciones parecidas a cráteres en la superficie de la Luna, unas claras señales de actividad volcánica. El equipo de la LROC midió el tamaño y el número de estas formaciones, así como su distribución y frecuencia en las imágenes, y llegó a la conclusión de que la actividad volcánica en la Luna es considerablemente más reciente de lo que se pensaba.

ASA /GSFC / Arizona State University

Gracias al descubrimiento de estos rastros de volcanes en la Luna, los científicos pueden suponer que el interior del satélite era más caliente de lo que se pensaba. Esta conclusión es muy importante, dado que permite crear nuevos modelos de la evolución térmica lunar y aporta datos sobre cómo se formó con el tiempo el satélite de la Tierra.

ASA /GSFC / Arizona State University

La NASA está a punto de anunciar el descubrimiento de vida extraterrestre

La declaración de Anonymous está basada en una serie de recientes descubrimientos de la agencia espacial estadounidense.

La galaxia NGC 1097
NASA NASA / Reuters
Síguenos en Facebook

El grupo de 'hacktivistas' Anonymous afirma que la agencia espacial estadounidense, la NASA, anunciará muy pronto el descubrimiento de vida alienígena inteligente. "La NASA dice que los alienígenas están al llegar", escribió el grupo en su página web.

"Es muy probable que muchos otros planetas en todo el universo albergaran vida inteligente mucho antes que la Tierra", reza el mensaje.

La sugerencia del colectivo está basada en una serie de recientes descubrimientos de la NASA, junto con comentarios hechos por uno de los portavoces de la agencia durante una audiencia del Congreso en abril, titulada 'Avances en la búsqueda de vida'.
La NASA dice que los alienígenas están al llegar

El profesor Thomas Zurbuchen, administrador asociado del Directorio de Misión Científica de la sede de la NASA en Washington, recordó en la audiencia los recientes avances de la agencia espacial, como el descubrimiento de hidrógeno en Encelado, una de las lunas de Saturno, y los resultados de la observación de los océanos de la luna Europa de Júpiter. Estos "descubrimientos presentan el potencial de la vida", aseguró.

"Teniendo en cuenta las diferentes actividades y misiones que buscan específicamente pruebas de vida extraterrestre, estamos a punto de hacer uno de los descubrimientos más profundos y sin precedentes en la historia", dijo Zurbuchen durante la audiencia del Comité para la Ciencia, Espacio y Tecnología de EE.UU.

Esta semana, Anonymous también publicó un video en el que cita comentarios de expertos sobre alienígenas y avistamientos de ovnis.




Este robot de Mayfield Robotics es capaz de comprender su entorno e interactuar con humanos y mascotas

"Kuri", el robot doméstico


"Kuri", el robot doméstico que se ganará el corazón de los niños

Solo por su adorable aspecto, el robot Kuri ya se merece nuestras simpatías. Kuri, un robot doméstico de Mayfield Robotics, con sus 50 centímetros, su forma de asentir y sus expresivos ojos, parece sacado de una película de Pixar. Pero es que además este robot está aprendiendo cada vez más tareas.
Su inteligencia artificial es capaz de aprender un entorno y, por lo tanto, sortear los obstáculos de una casa. También es capaz de reaccionar a nuestras expresiones faciales y sonidos moviendo la cabeza. En su última actualización, Kuri es capaz de distinguir las mascotas de los humanos. Su reacción ante uno o lo otro será diferente reseñó La Vanguardia.
A medio camino entre mascota y electrodoméstico, a medida que Kuri se perfeccione puede hacerse indispensable en un domicilio. Su cámara incorporada y control remoto vía móvil, por ejemplo, lo convierten en una buena opción para custodiar la casa cuando se está de vacaciones.Kuri puede, por ejemplo, vigilar a las mascotas en vacaciones.

La cámara de Kuri también está a la disposición de la familia para capturar su propia colección de momentos familiares que estarán a la disposición de sus dueños. Según sus creadores se lleva muy bien con los niños, quienes con Kuri pueden aprender las grandes posibilidades que está abriendo la tecnología. Habrá quien lo tenga en casa y, como las mascotas, lo considere un miembro más de la familia

viernes, 23 de junio de 2017

Una exposición del Museo Rietberg resucita, a través de trescientos objetos extraídos del Mediterráneo en excavaciones marinas, los “Misterios de Osiris”

Tesoros extraídos de ciudades submarinas de Egipto resucitan el mito de Osiris

Fotografía facilitada por el Museo Rietberg de un buzo que practica una exhumación submarina en la Bahía de Aboukir, a pocos kilómetros al este de Alejandría, de una de las estatuas que forman parte de la muestra, los 'Misterios de Osiris'.

Cada una de esas piezas proviene de los fondos marinos, de los restos exhumados del mar por los arqueólogos entre las estructuras que subsisten de Canope y de Thonis-Heracleión, en la bahía de Aboukir, a pocos kilómetros al este de Alejandría.

“Estas ciudades quedaron bajo el agua en el siglo VIII de nuestra era, en un área de aproximadamente 100 kilómetros cuadrados de la que se cree que sólo se ha recuperado el 10 % de lo que es posible rescatar”, explicó a Efe el comisario de la exposición, Axel Langer.

Ciudades submarinas tras terremotos

Esas ciudades, donde se multiplicaban santuarios y templos, quedaron sumergidas a causa de terremotos y otros incidentes geológicos, y de allí se han recuperado miles de objetos, estatuas y piezas que atestiguan de la importancia religiosa del lugar.

Acompañan a las piezas provenientes de los fondos marinos (propiedad del Estado egipcio) cuarenta artefactos procedentes de los museos de El Cairo y Alejandría, que permiten completar la perspectiva que se ofrece al espectador sobre la leyenda de Osiris y varias de las cuales pueden ser vistas por primera vez fuera de Egipto.

Completan la exposición una serie de fotos y vídeos que muestran el desafío de desenterrar objetos arqueológicos que yacen bajo el mar y que fue asumido por el Instituto Europeo de Arqueología Submarina (IEAS).

Las piezas extraídas requieren de un tratamiento especial para evitar que su contacto con el oxígeno, tras más un milenio en agua salada, acelere su erosión.

Este dato permite apreciar en toda su espectacularidad objetos en perfecto estado de conservación, como la Estela de Thonis-Heracleion, del año 380 a.C., que contiene el texto de un decreto del faraón Nectanebo I que regula la parte de los impuestos a las mercancías que entraban por el puerto y que debía destinarse al templo.


Fotografía facilitada por el Museo Rietberg de una estatua colosal egipcia, extraída del Mediterráneo en excavaciones marinas.

Gracias a que la parte que relata las contribuciones religiosas yacía de cara a la arena el texto pudo conservarse hasta hoy, explicó Langer.

Los vestigios también vencieron a la contaminación marina causada por la circulación de barcos y que dificultó la excavación marina ya que, en ciertas temporadas, los buzos no tenían una visibilidad mayor de 50 ó 60 centímetros a pesar de tratarse de un área que no es muy profunda.

El comisario de la muestra, que estará abierta hasta el próximo 13 de agosto, explicó que las necesidades tecnológicas que surgieron de estas excavaciones submarinas condujeron al desarrollo de nuevos instrumentos y aparatos que hicieron posible los trabajos en esas difíciles condiciones.

El descubrimiento fue posible gracias a la colaboración establecida entre el ministerio de Antigüedades de Egipto y el experto en arqueología submarina, Franck Goddio, fundador del IEAS.
Galeón español San Diego

Fue Goddio quien, al frente de una expedición, encontró en 1991 los restos del galeón español San Diego hundido en la costa de Filipinas en 1600, con un inmenso tesoro que actualmente se expone en museos navales de este país y de España.

Las prospecciones geofísicas a gran escala que realizó Goddio para hacer una cartografía de la sumergida región de Canopia permitió delinear sus contornos, identificar la posición de los principales yacimientos arqueológicos, así como el trazado del antiguo lecho del brazo occidental del Nilo.

El primer descubrimiento en la segunda mitad de los años noventa fue la ciudad de Thonis-Heracleión, en particular de su puerto y templo, a 7 kilómetros de la costa; y luego llegó el hallazgo de Canope, a 2,5 kilómetros de distancia.

Desde entonces, cada año se realizan una a dos campañas arqueológicas de varias semanas cada una.

Al término de cada una se cubren de arena los restos para protegerlos de las actividades pesqueras, en la perspectiva de que recobrar la totalidad de los tesoros hundidos constituye un desafío de muy largo aliento.

El origen de la vida en la Tierra podría encontrarse en “centrales eléctricas naturales” situadas a 1.000 metros de profundidad en el lecho marino

Electricidad submarina ¿el origen de la vida en la Tierra?


Planeta Tierra visto desde la Luna. EFE/NASA

Un equipo de la Agencia Japonesa de Ciencia y Tecnología Marina y Terrestre (JAMSTEC por sus siglas en inglés) y el instituto japonés de investigación Riken descubrieron corrientes eléctricas de varios cientos de minivoltios generadas de forma natural cerca de fuentes hidrotermales, a 150 kilómetros de la isla de Okinawa, al sur del archipiélago nipón.

“Cerca de las fuentes hidrotermales submarinas es el lugar donde es más plausible que surgiera la vida (…). Esta electricidad (descubierta) es el origen de varias reacciones orgánicas de sintetización de moléculas biológicas, como aminoácidos, azúcares y lípidos”, explicó hoy a Efe Masahiro Yamamoto, investigador de la JAMSTEC.

El estudio demostró que, cuando el agua caliente procedente de las fuentes hidrotermales submarinas -grietas o fumarolas en el fondo marino- se enfría, se produce un movimiento de electrones, lo que se traduce en la formación de electricidad.

La teoría que afirma que la vida en la Tierra tiene su origen en el mar profundo, cerca de fuentes hidrotermales, ya existía, pero esta investigación afirma que la electricidad generada en torno a ellas jugó un papel fundamental.

El fluido hidrotermal (agua caliente) procedente de estas fuentes submarinas contiene numerosos gases, como el ácido sulfhídrico, e iones metálicos, como el hierro y el cobre.

Fuente hidrotermal submarina. Crédito: JAMSTEC

Siguiendo el mismo mecanismo que utilizan las pilas de combustible -empleadas por ejemplo en coches eléctricos-, el agua caliente, rica en hidrógeno, puede transferir electrones fácilmente, y el agua marina, rica en oxígeno, puede recibirlos, con lo que se genera una corriente eléctrica.

Este descubrimiento, que “aporta una nueva perspectiva al proceso de formación de depósitos minerales y ecosistemas“, abriría nuevas puertas en otros ámbitos.

Por ejemplo, explica Yamamoto, teniendo en cuenta la posibilidad de que la vida en la Tierra se generara gracias a las corrientes eléctricas del fondo marino, “se podrían cambiar dramáticamente los métodos de exploración de vida extraterrestre”. EFE

La tecnología cuántica

Un grupo de investigadores chinos ha conseguido multiplicar por 10 la distancia para la transmisión de fotones entrelazados al alcanzar 1.200 kilómetros, lo que puede mejorar las telecomunicaciones y abre la posibilidad a la teleportación cuántica.


Esta figura del paper representa un haz de fotones entrelazados que se combina y coalinea con un láser infrarrojo y uno verde.

Los investigadores publicaron hoy en la revista científica Science los resultados de su experimento, que hicieron utilizando el satélite chino Micius, lanzado en 2016 y equipado con herramientas cuánticas diseñadas específicamente para el experimento.

Los investigadores, procedentes de varias instituciones académicas chinas, consiguieron transmitir con éxito parejas de fotones entrelazados desde el satélite a tres estaciones terrestres situadas a 1.200 kilómetros de distancia.

Hasta ahora, el récord de transmisión de partículas cuánticas entrelazadas era de unos 100 kilómetros. A mayores distancias, los fotones se perdían.
Dos modos de hacerlo

La mejora de la distribución de partículas entrelazadas en largas distancias se puede conseguir de dos formas.

La primera es la utilización de repetidores cuánticos, aunque los científicos dudan de su utilidad.

La segunda forma es utilizar equipo en el espacio ya que los satélites pueden cubrir distantes lugares en la superficie de la Tierra.

Los investigadores chinos señalaron que la principal ventaja de este planteamiento es que “la mayoría de la ruta de transmisión de los fotones están casi en vacío, con casi cero absorción y pérdida de coherencia”.

Los científicos desarrollaron una fuente de parejas de fotones entralazados ultrabrillante y basada en el espacio que permitió establecer el entrelazamiento cuántico entre dos fotones situados en las estaciones terrestres de Delingha (en la provincia china de Qinghai o Kokonur) y Lijiang (en la provincia china de Yunnan), a una distancia la una de la otra de 1.203 kilómetros.

Los expertos apuntaron que, comparados con otros métodos de entrelazamiento cuántico utilizados en el pasado, y usando las tecnologías de fibra óptica más comunes hoy en día en telecomunicaciones comerciales, su experimento es entre 12 y 17 veces más eficiente.

Esta tecnología satelital, concluyeron, “abre prometedoras perspectivas para las comunicaciones cuánticas prácticas y experimentos fundamentales de óptica cuántica a distancias anteriormente inaccesibles en el suelo”. EFE

Bart Simpson se sale de la televisión y aparece en el espacio.



Bart Simpson se sale de la televisión y aparece en el espacio. El rostro del ‘gamberro’ más famoso de la tele ha sido aprovechado por un grupo de científicos para denominar un determinado rasgo de deslizamiento masivo, observado en la superficie del planeta enano Ceres.

El estudio, publicado en la revista científicaNature Geoscience, lo ha llevado a cabo el Instituto Tecnológico de Georgia junto a la NASA. Para ello, se utilizaron datos de la nave espacial Dawn de la NASA para identificar tres tipos diferentes de deslizamientos de tierra, o características de flujo, en el gran asteroide.

Estos fenómenos que están ocurriendo en Ceres se parecen a otros similares encontrados en la Tierra y dan nueva evidencia de que el planeta enano retiene una cantidad significativa de hielo y, por tanto, agua.

Las redes sociales se han hecho eco de este fenómeno, puesto también han encontrado un gran parecido con el hijo de Homer Simpson. Algunos usuarios han puesto en marcha su creatividad y han encontrado otras caras familiares.

A raíz de esta divertida coincidencia, los investigadores continuaron con su estudio y se sorprendieron de cuántos derrumbes tiene Ceres en general. Alrededor del 20 al 30 por ciento de los cráteres mayores de 10 kilómetros de ancho tienen algún tipo de deslizamiento de tierra asociado con ellos. Estas características generalizadas formadas por procesos de “hielo de tierra”, posibles gracias a una mezcla de roca y hielo, sólo se han observado antes en la Tierra y en Marte.

El rostro del ‘gamberro’ más famoso de la tele ha sido aprovechado por un grupo de científicos para denominar un determinado rasgo de deslizamiento masivo.

Nueva y gigantesca imagen de 3 gigapíxeles, obtenida por el telescopio VST (VLT Survey Telescope) de ESO


El VST capta tres en una


En esta nueva y gigantesca imagen de 3 gigapíxeles, obtenida por el telescopio VST (VLT Survey Telescope) de ESO, dos de los objetos más famosos del cielo comparten escenario con una vecina menos conocida. A la derecha, se encuentra la débil y brillante nube de gas llamada Sharpless 2-54; en el centro, la emblemática nebulosa del Águila; y, a la izquierda, vemos la nebulosa de Omega. Este trío cósmico constituye sólo una parte de un gran complejo de gas y polvo en el que están surgiendo nuevas estrellas que iluminan su entorno.

Sharpless 2-54 y las nebulosas de Águila y Omega se encuentran a unos 7.000 años luz de distancia —los dos primeros objetos se corresponden con la constelación de Serpens (la serpiente), mientras que el segundo está dentro de Sagitario (el arquero). Esta región de la Vía Láctea alberga una enorme nube de material a partir del cual se fabrican estrellas. Las tres nebulosas indican las regiones de esta nube que se han agrupado y han colapsado, formando nuevas estrellas; la energética luz de estas recién nacidas estelares ha hecho que el gas del entorno emita su propia luz, que adquiere tonos rosados característicos de zonas ricas en hidrógeno.

Dos de los objetos de esta imagen fueron descubiertos de una manera similar. Primero, los astrónomos descubrieron brillantes cúmulos de estrellas tanto en Sharpless 2-54 como en la nebulosa del Águila, identificando más tarde las inmensas nubes de gas, comparativamente más débiles, que envolvían a los cúmulos. En el caso de Sharpless 2-54, fue el astrónomo británico William Herschel quien, en 1784, detectó el brillo de su cúmulo estelar. Ese cúmulo, catalogado como NGC 6604, aparece en esta imagen a la izquierda del objeto. La nube de gas muy tenue asociada siguió siendo desconocida hasta la década de 1950, cuando el astrónomo americano Stewart Sharpless la detectó en las fotografías del Atlas del Cielo National Geographic- Palomar.

En esta nueva y gigantesca imagen de 3 gigapíxeles, obtenida por el telescopio VST (VLT Survey Telescope) de ESO, dos de los objetos más famosos del cielo comparten escenario con una vecina menos conocida. A la derecha se encuentra la débil y brillante nube de gas llamada Sharpless 2-54; en el centro, la emblemática nebulosa del Águila (Messier 16); y a la izquierda vemos la nebulosa de Omega (Mesiier 17). Este trío cósmico constituye sólo una parte de un gran complejo de gas y polvo en el que están surgiendo nuevas estrellas que iluminan su entorno. (Foto: ESO)

La nebulosa del Águila no tuvo que esperar tanto tiempo para que todo su esplendor pudiera ser apreciado. El astrónomo suizo Philippe Loys de Chéseaux fue el primero en descubrir su brillante cúmulo, NGC 6611, en 1745 o 1746. Un par de décadas más tarde, el astrónomo francés Charles Messier, observó este parche del cielo y también documentó la nebulosidad presente, registrando el objeto como “Messier 16”en su influyente catálogo.

En cuanto a la nebulosa Omega, de Chéseaux logró observar su resplandor, más prominente, y en 1745 lo registró debidamente como una nebulosa. Sin embargo, dado que el catálogo del astrónomo suizo nunca alcanzó mayor renombre, el redescubrimiento de Messier de la nebulosa Omega en 1764 la convirtió en “Messier 17”, el objeto número diecisiete del popular compendio del francés.
Las observaciones a partir de las cuales fue creada esta imagen fueron obtenidas con de VST (VLT Survey Telescope, telescopio de rastreo del VLT) de ESO, ubicado en el Observatorio Paranal de ESO, en Chile. La imagen final, a todo color, fue creada haciendo un mosaico con decenas de fotos —de 256 megapíxeles cada una— tomadas con la cámara OmegaCAM de gran formato, instalada en el telescopio. El resultado final, tras un largo procesado, alcanza los 3,3 gigapíxeles, una de las imágenes más grandes jamás publicadas por ESO. (Fuente: ESO)

Incubadora estelar



Esta fotografía tomada por el telescopio espacial Hubble de la NASA/ESA muestra una vorágine de gas brillante y polvo oscuro en una de las galaxias satélite de la Vía Láctea, la Gran Nube de Magallanes.

Esta tormentosa imagen muestra la incubadora estelar N159, que mide unos 150 años luz. Se conoce como la región H II, debido su abundancia de hidrógeno ionizado. En efecto, contiene numerosas estrellas jóvenes y calientes que emiten una intensa luz ultravioleta, que hace que brille el gas de hidrógeno cercano. Los intensos vientos estelares también forman crestas, arcos y filamentos que horadan el material circundante.

En el corazón de esta nube cósmica se encuentra la Nebulosa de la Mariposa, una región de nebulosidad en forma de alas de mariposa que domina la parte izquierda de la imagen. Es probable que esta nebulosa compacta contenga estrellas masivas en las primeras fases de formación. La nebulosa fue registrada por primera vez por Hubble en 1999.

N159 se encuentra a más de 160.000 años luz de distancia. Se encuentra al sur de la Nebulosa de la Tarántula, otro enorme complejo de formación de estrellas dentro de la Gran Nube de Magallanes.


La misión que buscará otras Tierras habitables




El Comité del Programa Científico de la Agencia Espacial Europea (ESA), reunido ayer en el Centro Europeo de Astronomía Espacial, ESAC, cerca de Madrid, ha aprobado la construcción de la misión PLATO, una vez completados tres años de estudios técnicos tras su selección en febrero de 2014. PLATO es el acrónimo de PLAnetary Transits and Oscillations of stars (Tránsitos planetarios y oscilaciones estelares), pero también es el nombre, en inglés, del filósofo heleno Platón que estudió el movimiento de los planetas.

La misión PLATO será la primera capaz de encontrar y caracterizar planetas parecidos a la Tierra, en torno a estrellas similares a nuestro Sol, y con una duración de sus periodos orbitales cercanos al año. Para ello PLATO realizará medidas ultra-precisas del flujo luminoso procedente de varios centenares de miles de estrellas de manera simultánea, siendo capaz de detectar minúsculas variaciones en este flujo, de hasta 30 partes por millón. Con esta precisión, PLATO tendrá la capacidad de, por una parte, detectar la sombra de los planetas que pasen por delante de las estrellas y, por otra, podrá utilizar las técnicas de astrosismología para caracterizar las propiedades de las estrellas de los sistemas planetarios que se descubran. Las observaciones que PLATO realizará desde el espacio durante varios años se complementarán con medidas realizadas desde telescopios en la Tierra del pequeño desplazamiento que los planetas inducen en sus estrellas madre. Combinando todos los datos será posible conocer el tamaño, la densidad y la edad de los planetas, e incluso se podrá obtener información sobre la posible existencia de atmósferas o la presencia de lunas alrededor de los mismos.

Para conseguir estos objetivos PLATO estará equipado con 26 telescopios de pequeño formato, cada uno de ellos con 4 detectores tipo CCD, con un total de 80 millones de píxeles. PLATO observará las mismas estrellas durante largos periodos de tiempo, de hasta 3 años, desde su posición orbital definitiva en el punto conocido como Lagrange L2, situado más allá de la línea Sol-Tierra, y localizado a 1,5 millones de km de la Tierra.
Esta misión supondrá un importante hito en la participación tecnológica española en misiones espaciales europeas, proporcionando los ordenadores de a bordo (Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA) – Universidad de Granada (UGR)), las unidades de suministro de potencia de estos ordenadores (Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC)), la estructura de los planos focales de los telescopios, junto con la verificación óptica de parte de los telescopios (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) – Centro de Astrobiología (CAB)), en colaboración con varias empresas del sector aeroespacial y con financiación del Plan Estatal de I+D+i gestionado por la Agencia Estatal de Investigación (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad).

J. Miguel Mas Hesse, coordinador de la contribución del INTA/CAB, señala que “han sido necesarios muchos años de trabajo desde que PLATO fue propuesta en 2007 para alcanzar el nivel de diseño tecnológico suficiente para que la ESA haya decidido dar la aprobación definitiva para la construcción de PLATO, que esperamos lanzar al espacio a lo largo del año 2026”.

Para David Barrado, responsable de la contribución científica del CAB a la misión, “PLATO cambiará nuestro paradigma, dado que permitirá la detección de verdaderos planetas gemelos del Sistema Solar, incluyendo planetas con condiciones análogas a la Tierra. Podemos esperar que si las condiciones son similares a las de nuestro planeta, la probabilidad de que en ellos haya surgido algún tipo de vida será muy significativa”. (Fuente: CAB)

Remolcador magnético para basura espacial.



En el futuro, un remolcador espacial podría inmovilizar los satélites fuera de servicio, retirándolos de las órbitas clave alrededor de la Tierra mediante fuerzas magnéticas.

Además, el uso de la atracción y la repulsión magnéticas también podría ser un método seguro para que varios satélites mantengan formaciones cerradas en el espacio.
Estos conjuntos de satélites están siendo considerados para futuras misiones astronómicas y de observación de la Tierra, ya que si sus posiciones relativas pudieran mantenerse podrían funcionar como un único telescopio gigante.
Para combatir la basura espacial, cada vez hay más interés en sacar satélites completos del espacio. El mayor reto es inmovilizar y asegurar estos objetos, que normalmente pesan varias toneladas, cuando se mueven descontroladamente y a gran velocidad.

Se están investigando distintas técnicas, incluyendo el uso de brazos robóticos, redes y arpones.

Ahora, el investigador Emilien Fabacher del Institut Supérieur de l'Aéronautique et de l'Espace, que forma parte de la Universidad de Toulouse, Francia, ha añadido un nuevo método a la lista: la inmovilización magnética.

“Cuando queremos sacar de órbita un satélite, es mucho mejor si nos mantenemos a una distancia de seguridad, sin contacto directo, ya que evitaríamos el riesgo de daños tanto en el remolcador como en los satélites remolcados”, explica Emilien.

“La idea que estoy investigando consiste en aplicar fuerzas magnéticas para atraer o repeler el objetivo, para desplazar su órbita o sacarlo de esta completamente”.
Estos satélites remolcados no tendrían por qué contar con un equipamiento específico previo. Antes bien, el remolcador influiría en ellos usando dispositivos de par magnético: electroimanes fiables ya a bordo para que ajusten la orientación según el campo magnético de la Tierra.
“Estos elementos ya se encuentran en numerosos satélites de órbita baja”, añade Emilien.

El potente campo magnético que necesita el satélite ‘cazador’ se generaría usando cables superconductores enfriados hasta temperaturas criogénicas.

Otros satélites similares podrían encargarse de mantener varios satélites objetivo volando en una formación precisa, comenta Finn Ankersen, experto de la ESA en encuentros, acoplamientos y vuelos en formación.
“Este tipo de influencia magnética sin contacto funcionaría a partir de unos 10-15 m, ofreciendo una precisión de posicionamiento de unos 10 cm con una precisión de actitud de 1-2º”.
Para su investigación doctoral, Emilien ha estado estudiando cómo las técnicas de guiado, navegación y control resultantes funcionarían en la práctica, combinado un simulador de encuentros con modelos de interacción magnética, teniendo también en cuenta el estado de cambio continuo de la propia magnetosfera terrestre.

Su investigación ha recibido el apoyo de la Iniciativa de Colaboración/Creación de Redes de la ESA, que respalda el trabajo llevado a cabo por universidades e institutos de investigación en tecnologías avanzadas con posibilidad de aplicación en el espacio. Emilien también visitó el centro técnico de la ESA en los Países Bajos para consultar a expertos de la agencia.

Emilien recuerda que el concepto surgió inicialmente de una discusión con expertos de la ESA y que tuvo la suerte de estar en el lugar adecuado en el momento justo para explorar su viabilidad: “La primera sorpresa fue que, de hecho, fuera posible en teoría; al principio no estábamos seguros, pero resultó que la física ha respondido sin problemas”. (Fuente: ESA)

Las espículas son chorros de plasma de la atmósfera solar lanzados a velocidades de 100 km por segundo

Resuelto el misterio de las espículas del Sol

En el limbo o borde del Sol se observan multitud de espículas, que salen disparadas desde la superficie, según ha captado el satélite IRIS de la NASA. (Foto: NASA IRIS spectrograph)

Las espículas son chorros de plasma de la atmósfera solar lanzados a velocidades de 100 km por segundo. Se producen miles de veces al día y hace más de un siglo que se conocen, pero hasta la fecha no se sabía cómo y por qué se forman.

La solución al misterio llega ahora de la mano de un equipo internacional de investigadores, liderados por el español Juan Martínez-Sykora, del Lockheed Martin’s Solar and Astrophysics Laboratory ((LMSAL, en California, EE UU).

“Básicamente, las espículas se producen por una cadena de eventos”, explica a Sinc Martínez-Sykora, que lo resume así: “Lo que detona el proceso es la ‘liberación’ de la tensión del campo magnético en la parte baja de la atmósfera solar (la cromosfera), una tensión que se genera en las proximidades de la superficie del Sol por los movimientos aleatorios de ebullición”.
“Después –continúa–, la presencia de partículas neutras (sin carga) facilitan que el campo magnético que contiene esa tensión atraviese la superficie solar. Además, la interacción entre partículas cargadas y neutras desempeña también otro papel fundamental, ya que ayuda a liberar la tensión como si de un latigazo se tratase”.
Para descubrir este mecanismo de formación de las espículas, los investigadores utilizaron modelos numéricos muy avanzados, con los que generaron simulaciones que produjeron numerosos de estos chorros de plasma de forma espontánea.
Uno de sus hallazgos más notables es que los datos de las simulaciones coinciden con las observaciones de espículas reales captadas por el satélite espacial Interface Region Imaging Spectograph (IRIS) de la NASA y el Telescopio Solar Sueco del Observatorio del Roque de los Muchachos, situado en la isla canaria de La Palma.
“Las simulaciones contienen la física que creemos necesaria para explicar los fenómenos de la atmósfera solar –apunta Martínez-Sykora–. Es algo parecido a los modelos de predicción del tiempo, pero la gran diferencia es que la física (ecuaciones y matemáticas) que nosotros introducimos aquí es mucho más compleja. De hecho, los procesos que modelamos no se pueden reproducir en laboratorios de la Tierra, de ahí el interés que lleva combinar la observación y los modelos numéricos para entender el Sol”.
Con la unión de simulaciones y observaciones los investigadores lograron determinar las interacciones físicas entre los campos magnéticos y el plasma solar que acaban generando las espículas, un avance que también podría ayudar a los científicos a solucionar otro enigma: ¿Por qué las capas exteriores de la atmósfera del Sol están mucho más calientes (millones de grados centígrados, en la corona) que las interiores (unos cuantos miles de grados centígrados)?

“Debido al gran número de espículas que se producen de forma continuada en el Sol, son un candidato a tener en cuenta para proporcionar calor y viento solar a las capas más exteriores de la atmósfera solar”, señala el astrofísico español, aunque adelanta: “Pero explicar si esto deposita energía en la corona conllevará combinar nuestros resultados con otras investigaciones futuras”.
En el calentamiento de la corona y la producción del viento solar también se cree que intervienen de alguna forma unas ondas magnéticas denominadas ondas de Alfvén, y este estudio también aporta un mecanismo que las puede generar.
“En el caso de las ondas de sonido (como las olas del mar), la fuerza que las restaura es la presión, mientras que la que restaura las ondas de Alfvén es la llamada fuerza de Lorentz, que genera el propio campo magnético”, dice Martínez-Sykora .

“Ahora hemos visto que el mecanismo de formación de las ondas de Alfvén está fuertemente ligado con la creación de las espículas –añade–. Al liberarse la tensión magnética de la que hablamos se sacude el campo magnético de los alrededores produciendo estas ondas, que viajan a lo largo del campo magnético hacia la corona”. (Fuente: SINC)

Estalla la «fiebre del oro» espacial

Estados Unidos autoriza la exploración privada de la minería del cinturón situado entre las órbitas de Marte y Júpiter.Un solo asteroide de 500 metros podría contener el equivalente a todo el platino conseguido en las minas de la Tierra durante toda la Historia
Se desata la fiebre por explotar la riqueza mineral de cada asteroide -

La explotación minera de asteroides ya no es ciencia ficción, sino una realidad que se concreta por momentos y que está desatando ya toda una «fiebre del oro» espacial entre países y empresas de todo el mundo. La idea, en principio, es sencilla. En el cinturón de asteroides, entre las órbitas de Marte y Júpiter, millones de rocas de todos los tamaños (desde los 1.000 km. de diámetro hasta unos pocos metros) forman un anillo alrededor del Sol. Son restos de los lejanos tiempos de la formación del Sistema Solar y constituyen, en conjunto, una reserva prácticamente inagotable de minerales y elementos que en nuestro planeta escasean o empiezan a estar sobreexplotados. El oro, el platino, el hierro o el agua son solo unos pocos ejemplos. Muchas de esas rocas, además, abandonan el cinturón debido a las colisiones que se producen entre ellas, y sus trayectorias las hacen viajar a toda velocidad a través de nuestro sistema planetario. Y un buen número de ellas terminan dirigiéndose, o aproximándose, a la Tierra. Estos serían, en principio, los asteroides más fáciles de alcanzar.
Se descubren 100 asterorides cada año

Su denominación genérica es NEAs (Near Earth Asteroids o Asteroides Cercanos a la Tierra), y son asteroides que, en algún momento de sus órbitas, pasan a menos de de 0,3 Unidades Astronómicas de nosotros, o lo que es lo mismo, a menos de unos 40 millones de km. Su número no deja de crecer a medida que los astrónomos disponen de mejores instrumentos para detectarlos. Hasta junio de 2015 se se conocían 12.745 NEAs con tamaños de entre un metro y 32 km. Se cree que no más de 981 asteroides mayores de un kilómetro pasan alguna vez cerca de la Tierra, y de ellos ya conocemos más del 90%. Pero las mismas estimaciones indican que podrían estar zumbando a nuestro alrededor más de un millón de asteroides con tamaños inferiores a los 50 metros, cifra de la que apenas si conocemos un 1% Los nuevos descubrimientos se producen a razón de 100 asteroides cercanos cada año, pero lo cierto es que la inmensa mayoría de estas pequeñas rocas espaciales permanecen aún en el anonimato.

Se cree que no más de 981 asteorides mayores de un kilómetro pasan alguna vez cerca de la Tierra

Por eso, en abril de 2013 la NASA, haciendo suya una idea lanzada en 2012 por el Instituto Keck de Estudios Espaciales, entidad adscrita al Instituto de Tecnología de California (Caltech) anunció su intención de desarrollar la tecnología necesaria para potenciar la minería espacial, y puso en marcha una misión de prueba que consistirá, nada menos, que en capturar un asteroide y traerlo después hasta la órbita lunar para, una vez allí, enviar astronautas para que aterricen en él. Un paso fundamental para el futuro desarrollo del que será, sin duda, uno de los negocios más lucrativos de la segunda mitad de este siglo.

El paso siguiente de la Administración norteamericana fue la firma, el pasado 25 de noviembre, por parte del presidente Barack Obama, de la llamada «Ley del espacio», cuyo objetivo es incentivar la exploración privada del espacio y uno de cuyos títulos, precisamente, permite la futura apropiación de asteroides y «otros recursos espaciales» tanto a las personas como a las empresas que dispongan de la tecnología necesaria para llegar hasta ellos. El gobierno norteamericano no se interpondrá en estas actividades y garantiza a quien sea capaz de extraer materiales de un asteroide, el derecho a «poseerlo, transportarlo, usarlo y venderlo», renunciando además a cualquier pretensión de soberanía.
Empresas ávidas de un negocio de muchos ceros

Así las cosas, empresas como Planetary Resources o Deep Space Industries están, en estos momentos, poniendo a punto sus ambiciosos planes de minería espacial. Planes que no solo se centran en la explotación directa de recursos, sino en conseguir jugosos contratos de aprovisionamiento y apoyo logístico (agua, combustible, etc...) para las futuras colonias lunares o marcianas. Solo el aprovisionamiento de agua, que los asteroides poseen en abundancia, podría llegar a ser, según Planetary Resources, un «negocio trillonario».
Un solo asteroide de 500 metros podría contener el equivalente a todo el platino conseguido en las minas de la Tierra durante toda la Historia

En cuanto a la obtención de metales, baste con decir que un solo asteroide de 500 metros podría contener el equivalente atodo el platino conseguido en las minas de la Tierra durante toda la Historia. Algunos cálculos llevados a cabo en el sector privado cifran el beneficio potencial de la explotación de un pequeño asteroide de apenas 50 metros en más de 500.000 millones de dólares.
Primera fase: localización

El asteroide llamado «Gran Calabaza» que se aproximó a la Tierra por Halloween-

Para garantizar el éxito de esta nueva industria extraterrestre, empresas e instituciones se dedican desde hace unos años a averiguar cuáles son los mejores objetivos. No se trata de llegar o capturar el primer asteroide que pase cerca, sino de seleccionarlo cuidadosamente y saber de antemano qué materiales lo componen. En función de eso, de su composición, se han establecido tres grandes categorías de asteroides:

Tipo C: Son los más numerosos, cerca del 75% de todos los que se conocen. Su composición sería la misma que la del Sol si le quitáramos el Hidrógeno, el Helio y otros volátiles.

Tipo S: Constituyen un 17% de todos los asteroides conocidos. Contienen grandes depósitos de niquel, hierro y magnesio.

Tipo M: Son los más raros, pero contienen, entre otros materiales, grandes cantidades de hierro y niquel.

Los tres tipos de asteroides poseen, además, cantidades variables de otros elementos, como por ejemplo platino o agua. En total, una riqueza inmensa. Un informe de la NASA, por ejemplo, estima que la riqueza mineral del cinturón de asteroides podría superar los 100.000 millones de dólares ¡para cada uno de los siete mil habitantes de la Tierra!. De un solo asteroide de un km. de diámetro y una masa estimada de de 2.000 millones de toneladas se podrían extraer hasta 30 millones de toleladas de niquel, una y media de cobalto y 7.500 toneladas de platino.

Planetary Resources ya está probando en el espacio una serie de satélites de observación, llamados Arkyd, cuya misión es precisamente la de localizar los asteroides más idóneos para su explotación.
Cómo explotar un asteroide

Por supuesto, no basta con localizar los asteroides adecuados. Después es necesario llegar hasta ellos, construir las instalaciones necesarias y llevar a cabo el proceso de extracción de los minerales. Algo que supne inversiones de miles de millones de dólares, pero que en todo caso sería más barato que hacer lo mismo en la Luna o en Marte. La razón: en los asteroides apenas si hay gravedad, lo que hace innecesario el uso de maquinarias excesivamente pesadas. Y aunque aún nadie sabe a ciencia cierta cómo será exactamente una explotación minera en una de estas rocas, muchos están de acuerdo en sus requerimientos generales.

Por ejemplo, la maquinaria tendrá que alimentarse con energía solar, lo que reduciría considerablemente la cantidad de combustible que sería necesario llevar desde la Tierra. Por la misma razón, todo el equipo de trabajo tendrá que ser lo más ligero posible, y en él deberán incluirse, según muchos expertos, robots que puedan colaborar con los humanos en muchas tareas. Se podría así limitar el número de tripulantes humanos y con ello tamboén la necesidad de transportar desde casa los suministros necesarios para todos ellos. Parece claro también que, debido una vez más a la falta de gravedad, cualquier nave o equipamiento que se pose sobre un asteroide deberá estar firmemente anclado a él, so pena de salir flotando y perderse en el espacio. Esa misma ausencia de peso, por otra parte, se volverá una ventaja a la hora de transportar con muy poco esfuerzo grandes bloques de material.

Para Chris Lewicki, presidente de Planetary Resources, «lo que pretendemos es crear una industria basada en el espacio, que será un motor económico que abrirá la frontera espacial para el resto de la Economía».

JOSÉ MANUEL NIEVES

Un reino de pastores de cabras y jinetes de frontera pasó en cuestión de un siglo a convertirse en el imperio más grande conocido hasta entonces en Occidente. La Macedonia de Filipo II y Alejandro Magno

La Macedonia de Alejandro Magno, los orígenes del temible imperio que nació entre las cabras

La tierra de Filipo II y Alejandro Magno es una gran desconocida en España más allá de la campaña de conquistas que estas huestes llevaron a cabo a través del Imperio persa. El libro «Macedonia: la cuna de Alejandro Magno» pretende remediar este vacío


Un reino de pastores de cabras y jinetes de frontera pasó en cuestión de un siglo a convertirse en el imperio más grande conocido hasta entonces en Occidente. La Macedonia de Filipo II y Alejandro Magno es una gran desconocida  más allá de la campaña de conquistas que estas huestes llevaron a cabo a través del Imperio persa. Para remediar este vacío, el periodista especializado en historia, arqueología y patrimonio Mario Agudo Villanueva ha publicado recientemente «Macedonia: la cuna de Alejandro Magno» (Colección DSTORIA- Antigua) sobre la evolución económica, política y religiosa de «este pequeño pero decisivo reino de la Antigüedad».

–Los atenienses consideraban a los macedonios unos bárbaros, aunque hoy se estime su historia irrenunciablemente helena, ¿por qué de esta contradicción?

–Macedonia no era a nivel cultural y político igual que el resto de Grecia. Todas las polis griegas tenían su propia idiosincrasia, pero es que Macedonia además era un reino. El rey tenía el poder absoluto, tanto político, militar como religioso. Su clima y su paisaje eran distintos, rodeados de montañas y en una planicie aluvial. Lo que les concedía mucha vegetación y riqueza minera y ganadera... Los rituales también eran muy distintos. Sus tradiciones de enterramiento con piras funerarias eran más propias de tiempos heroicos. Además, los jóvenes macedonios tenían que pasar por un ritual de acceso a la edad adulta que consistía en matar un animal por sus propios medios. Tenían valores arcaicos a ojos del resto de Grecia. Desde Atenas no los consideraban griegos y se los cita frecuentemente como bárbaros. Lo más curioso es que hoy es al revés. La historia de Macedonia es algo irrenunciable para los griegos actuales como consecuencia del impacto de la figura de Alejandro.

–Tal vez la primera pregunta es, ¿qué se consideraba griego en aquel periodo?

–Sí usamos a Atenas como la propagadora del ideal griego, pues los macedonios estaban lejos de serlo. Pero es que ellos tenían una Democracia y su propia variante del idioma griego. Cada polis era distinta. Sabemos que el reino de Macedonia tenía la aspiración de ser considerados griegos, pero cabe preguntarse si eso fue real o fue una construcción propagandística posterior para justificar en tiempos de Filipo II su dominio sobre Atenas. La dinastía Argéada, que reinaría hasta la muerte del hijo de Alejandro Magno, presumía de tener un origen tebano (tres tebanos que emigraron hacia el norte), lo que demuestra cierto interés por vincularse con el mundo griego de alguna manera. También hay que tener en cuenta que varios reyes macedonios abrieron su corte a la llegada de intelectuales de polis griegas, como ocurrió con el rey Arquelao allá por el siglo cuarto antes de Cristo con la llegada del escultor Calímaco o el gran Eurípides. Eso sí demuestra claramente que mantenían interés por acercarse a la cultura griega

.

–Tradicionalmente se presenta a Macedonia como una sociedad muy belicosa, poco interesada por la cultura.

–Los macedonios eran bastante aguerridos, entre otras cosas porque tenían vecinos terribles: los tracios en el norte y los ilirios por el oeste. Su posición estratégica, estando en la ruta terrestre entre Europa y Asia, y teniendo grandes cantidades de la madera fundamental para la flota ateniense; los situaba en un terreno bélico de primer orden y les involucró en muchos conflictos. De hecho, fue en las guerras del Peloponeso donde empezaron a despuntar un poquito. Pero eso no significa que no tuvieran también cierta vida cultural, con una orfebrería avanzada, exquisitos relieves, tallados de marfil… El problema es que cómo las fuentes son atenienses pues siempre se presentan deformados los macedonios y los tracios; porque en otro tiempo fueron sus enemigos.

–El filósofo Aristóteles era macedonio y rompe con esta idea de un pueblo de cabreros.

–Aristóteles es el caso más conocido. Nació en Estagira, un territorio que estaba cambiando de manos cada pocos años, pero que en tiempos de Aristóteles y su padre, el médico Nicómaco, quedó férreamente en manos macedonias. A Aristóteles le pesó ser macedonio a ojos de los atenienses y preceptor de Alejandro Magno. De hecho cuando Alejandro murió el filósofo se fue de Atenas.

–¿Cuándo y cómo se convirtió este reino de cabreros en una potencia militar?

–Hubo una serie de pasos previos. Alejandro I, un rey macedonio en tiempos de las Guerras Médicas, se movió con cierta astucia y apareció en los textos como un filoheleno (esto demuestra, de nuevo, que no eran considerados griegos). Macedonia entró con él en el primer plano de la historia de Grecia. Por su parte, el rey Arquelao reformó el Ejército y acogió a intelectuales griegos. Pero el salto definitivo es sin duda con Filipo II, el padre de Alejandro, cuando se gestó la hegemonía sobre Grecia. Alejandro no se puede entender sin la figura de su padre y es muy probable que no hubiera podido llegar tan lejos sin él.

–¿En qué consistieron los cambios encabezados por Filipo II?

–Filipo II heredó un reino en descomposición asediado por todos sus vecinos y lleno de peligros. Con astucia, habilidad diplomática y tácticas militares reunificó el reino, amplió sus fronteras y preparó la campaña asiática. Logró en la batalla de Queronea vencer a Tebas y Atenas, siendo el dominador del escenario político griego. Cuando Filipo fue asesinado por un tema de intrigas amorosas, había ya tropas macedonias en Asia. Filipo marcó el camino a Alejandro.

–¿Qué tenía diferente el ejército macedonio respecto al resto de griegos?

–En sus orígenes el ejército macedonio era en su mayoría caballería, con buenos jinetes y excelentes caballos. Su infantería no era poderosa y no tuvo un ejército en garantías hasta las reformas militares de Arquelao y de Filipo II. Filipo había sido rehén en Tebas y se había dado cuenta de que había otras formas de guerrear más allá de la caballería. Añadió a la buena caballería una poderosa infantería equipada con sarisas, que eran unas largas picas de 3 a 7 metros de longitud. El mayor peso de la pica se compensó con una reducción en el peso del escudo macedonio, que algunos autores apuntan que se inspiró en el tradicional escudo tracio. Asimismo, Filipo entrenó mucho a sus soldados y mejoró sus tácticas. Creó así la imbatible falange macedonia.

Otro de los éxitos macedonios es que fueron incorporando a otras fuerzas auxiliares a su ejército, como la caballería tesalia; y luego unidades procedentes del Imperio persa, ya en tiempos de Alejandro Magno.

–¿Da usted crédito a la idea de que Alejandro estuvo detrás del asesinato de su padre?

–A Filipo II le mató un amante llamado Pausanias por despecho, según las crónicas. No podemos saber lo que ocurrió realmente por la falta de materiales y testimonios. Alejandro salió beneficiado, pero eso era lógico. En el libro cuento que Filipo II nuncas dudó de que su hijo le sucedería y cuando salió a hacer sus campañas fuera de Macedonia le dejó de regente, lo cual fue alabado por los emisarios extranjeros, a los que el joven les dejó alumbrados. En su cabeza era la única posibilidad de sucesión, pues era el más preparado y capaz.

–Filipo II fue asesinado y a la muerte de Alejandro también sus herederos y su madre fueron perseguidos, ¿por qué tenía la monarquía macedonia esta tendencia a las intrigas violentas?

–Hay ciertas turbulentas en la historia de Macedonia, con varios reyes en poco tiempo. Estaban en una zona muy peligrosa y era fácil que murieran en combate. No obstante, a partir de Filipo II si hubo cierta continuidad. Y en general desde que reinó la dinastía Argéada hubo más estabilidad, incluso más que en la democracia ateniense. Los macedonios consideraban a esta dinastía los padres fundadores de la patria, sin los cuales no hubiera existido el reino como tal. La dinastía era sólida dentro de las turbulencias.

–¿Cree usted que con Filipo II la campaña asiática hubiera llegado a buen puerto o carecía del talento de su hijo?

–Aquí entramos en el terreno de la historia ficción. Filipo II era un gran estratega, un buen político, un hábil diplomático y el diseñador del inicio de la campaña. El día de su muerte había destacamentos a punto de cruzar a Asia. Nunca sabremos qué hubiera ocurrido. Alejandro tenía un carácter diferente en algunas cosas a su padre, con el que tenía una relación de hostilidad y admiración a partes iguales. Eran diferentes y a la vez iguales.
Retrato de Filipo II de Macedonia en una medalla de la victoria

–¿Alejandro tenía alguna idea de cómo gestionar el imperio creado o solo era un conquistador?

–Es un debate siempre abierto. Yo creo que Alejandro sí tenía una idea para gestionar este imperio. Fue adoptando las estructuras administrativas del imperio persa, las satrapías, y fue asumiendo decisiones sobre los territorios. Él se preocupaba por la gestión de estos territorios más allá de la campaña de conquista, aunque fuera para su explotación o para dejar a sus heridos. No es que tuviera una preocupación cosmopolita de expandir el helenismo, sino desde una perspectiva macedonia tenía preocupaciones muy inminentes.

–Hay quien dice que Alejandro terminó obsesionado con Asia y alejándose de Macedonia.

–Sí, hay una tendencia a presentar a Alejandro como la víctima de un hechizo persa, fascinado por esta cultura, pero en verdad tenemos la certeza de que se comportó como un macedonio hasta su muerte. Cuando falleció su amigo Hefestión mandó construir una pira funeraria como ordenaba el rito habitual de los macedonios. Además, se hacía acompañar de adivinos y él dirigía los sacrificios en persona. Para su pueblo, el poder del rey se lo daban los territorios que hubiera conquistado y cómo se comportaba, no el título en sí. Y aunque hay una evolución en su personalidad durante la campaña, lo cierto es que reinó como un macedonio toda su vida.

La Mitología afirma que unas guerreras se quemaban un pecho para mejorar su puntería y que únicamente mantenían relaciones sexuales una vez al año

La gran mentira de las amazonas: las arqueras letales que odiaban a los hombres


La Mitología afirma que estas guerreras se quemaban un pecho para mejorar su puntería y que únicamente mantenían relaciones sexuales una vez al año. Sin embargo, los historiadores debaten todavía hoy su existencia real

Aprovechando el estreno de la película «Wonder Woman» (cuya protagonista es una princesa de esta tribu) algunos expertos han afirmado que, en realidad, estas combatientes jamás existieron.

Según la mitología (azuzada por historiadores como Heródoto o Plutarco) las amazonas eran un pueblo de mujeres guerreras expertas en el uso del arco y más que diestras a la hora de cabalgar. La leyenda, con todo, ha tenido un doble rasero con ellas. Y es que, afirma también de ellas que se quemaban el seno derecho para que este no les molestara a la hora de apuntar y disparar; que odiaban a los hombres (únicamente mantenían relaciones sexuales con ellos una vez al año para perpetuar su linaje); y que ahogaban en muchos casos a sus vástagos si estos eran varones.

Sin embargo, a día de hoy su existencia se encuentra entre la realidad y la leyenda. Un debate que ha vuelto a reabrirse después de que se haya estrenado en los cines el popular largometraje «Wonder Woman» (la princesa amazona más famosa de los cómics).

La llegada a la gran pantalla de esta película ha sido aprovechada por algunos historiadores como John Man. El también antropólogo ha publicado recientemente una obra en la que -según sus palabras- demuestra que el mito sobre estas combatientes es «una auténtica basura y una verdadera tontería». Al menos, así lo afirmó la semana pasada en una entrevista concedida al diario «Daily Mail».

En palabras de Man, la leyenda de las amazonas fue fabricada por los griegos con el objetivo de «apuntalar su idea de sí mismos». La explicación que aporta el historiador y antropólogo es sencilla: aunque estas «inexistentes» guerreras eran letales, sus atributos más laureados eran los que habitualmente se asociaban al género masculino.

Con todo, otros expertos como el arqueólogo Carlos Alonso del Real fueron más benévolos en vida con dichas guerreras. Este autor español (uno de los grandes estudiosos del tema en nuestro país) no dudó en vida de la historicidad de dichas mujeres y estudió de forma exhaustiva cuál era la realidad y cuál la leyenda sobre ellas. En todo caso, la pregunta sigue viva... ¿Realidad o mito?
El mito

Tal y como afirma Liliana Pégolo (del Instituto de Historia Antigua de la Universidad de Buenos Aires) en su dossier «Del mito de las amazonas a las mujeres santas»: «la narración fabulosa de las amazonas entra en la historia cultural griega durante la primera mitad del siglo VI a.C.». A partir de ese momento se las empieza a definir (según determina el autor José Antonio Solís en su obra «Mujeres de capa y espada») como «un grupo de mujeres guerreras, supuestamente hijas de Ares, siendo su madre en la mayoría de los casos, Harmonia». De esta guisa, aquella tribu tendría la sangre del mismísimo dios de la guerra y de la diosa de la armonía y la concordia.

Con todo, esta es una de las teorías mitológicas que, entre otros, defendió Apolonio de Rodas (siglo III a.C.). Este autor era partidario de que Harmonia era la amante de Ares, y no su hija (como hasta ese momento se creía). Así lo afirma en el Canto II de las Argonáuticas (su obra más destacada): «Que no eran en vano [las amazonas] de la raza de Ares y la Ninfa Harmonia, aquella que al dios Ares le alumbró unas hijas amantes de las guerras tras haberse acostado con él en la espesura del bosque de Acmón».

Independientemente de los líos de faldas, de las amazonas ya se había hablado anteriormente. Ejemplo de ello es que Homero (siglo VIII a.C.) las define en la Íliada como una tribu de guerreras «varoniles»

.
El combate de las amazonas- Rubens

En todo caso, tanto para Solís, como para otros autores como Elsa Felder (quien desvela los pormenores de dichas guerreras en «Vida y pasión de grandes mujeres»), estas letales combatientes se organizaban en un estricto sistema matriarcal en el que la máxima autoridad era la reina. Una gobernante, por cierto, cuya forma de acceder al trono es desconocida a día de hoy. Ya fuera por herencia o por valentía en el combate, esta regente gobernaba una región que (según la mayoría de los historiadores clásicos) era exclusivamente femenina.

Pero, ¿dónde residían estas mujeres tan peculiares? La lista de sus posibles asentamientos es innumerable atendiendo a las fuentes, pero la mayoría de autores coinciden en ubicarlas en los alrededores del Cáucaso.

«Los griegos les atribuían existencia histórica y colocaban su reino, ora en las pendientes del Cáucaso, ora en Tracia, o en la Escitia meridional, en las llanuras de la orilla izquierda del Danubio», destaca la autora en su obra. Apolonio de Rodas, por su parte, sitúa la región en la que vivían las amazonas en la costa de Ponto Euxino (Mar Negro), junto a la desembocadura del río Termodonte (al norte de la actual Turquía): «Más allá de la desembocadura del Termodonte expande sus aguas en un golfo tranquilo a los pies del cabo Temiscirio, tras haber atravesado una amplia llanura. Allí se encuentra la llanura de Deante, y cerca de ella las tres ciudades de las Amazonas».
Guerreras a caballo

Solís y Felder coinciden en que -según la tradición- las amazonas fueron las primeras en montar a caballo. Y no solo eso, sino que mantenían una relación especialmente buena con los jamelgos y se entrenaban durante horas para ser unas verdaderas maestras en el arte de la equitación.

En palabras del primer autor, de hecho, cabalgaban de una forma tan perfecta que «podían bailar encima del caballo, levantarse cuando iban a galope, saltar de un caballo a otro y saltar sin silla a través del fuego». Tal era su nivel de compenetración con sus monturas, que el nombre de muchas de estas guerreras estaba formado por el prefijo griego «Hipo-» («caballo»). Ejemplo de ello fue -entre otras tantas- la reina Hipólita.
Representación de una amazona (siglo V a.C.)- Wikimedia

Si su primera virtud era el saber montar a caballo, la segunda era su capacidad para el combate. Ya fuera a pie o en montura (preferían lo segundo) guerreaban utilizando un amplio arsenal de hachas de batalla, espadas y escudos de media luna. Con todo, su arma favorita era el arco.

De hecho, su puntería era extremadamente buena por una razón que explica (entre otros autores) el médico griego Hipócrates, y que replica Felder: «Se aseguraba que a las niñas les cercenaban el seno derecho para que al ejercitarse en el tiro con arco y flecha, en el que eran las amazonas extraordinarias, pudieran sujetar con comodidad dicho arco sobre el pecho». Al parecer, de esta leyenda podría provenir su nombre ya que, en griego, el término «amazoi» significa «sin pecho». Con todo, esta es sólo una de las teorías. Otras afirman que su origen es el vocablo iraní «hamazam» (cuya traducción viene a ser «guerreras»).

Si su primera virtud era el saber montar a caballo, la segunda era su capacidad para el combatePor otro lado, también se afirma que las amazonas fueron de las primeras en usar el hierro; que eran sumamente bellas (Pégolo las define como «mujeres hermosas y sexualmente apetecibles que subliman sus deseos sexuales»); y que se vestían con una túnica muy ceñida y corta que abierta habitualmente a un lado para que sus enemigos viesen su figura. «Su objetivo no era enseñar a los extranjeros que vestían un atuendo fantástico, sino indicarles explícitamente que eran mujeres y estaban guerreando contra hombres» afirma, en este caso, Solís.

En cuanto a su culto, rendían pleitesía a Artemisa (diosa de la caza). Así lo cree y lo deja patente la historiadora Sarah B. Pomeroy en «Diosas, rameras, esposas y esclavas», un libro en el que explica que esta deidad era «una cazadora diestra en el uso del arco» que prefería «emplear su tiempo en la montaña y en los bosques, junto a los animales, lejos de la compañía de hombres y de los dioses».
Hombres 'odiosos'

Guerreras letales, geniales arqueras, y excelentes a la hora de cabalgar en batalla. Las amazonas han pasado a la historia por esta retahíla de características. Sin embargo, también se han hecho famosas por su extremo odio hacia los hombres. Su misandría queda reflejada en que -atendiendo a la mayoría de las fuentes- residían en comunidades en las que los hombres tenían prohibido el acceso.

Con todo, y como suele suceder con la mayoría estas leyendas con siglos y siglos de antigüedad, algunos autores también son partidarios de que algunos hombres vivían con ellas. Aunque eso sí, como sirvientes y llevando a cabo únicamente las tareas más bajas de la sociedad.

En todo caso, en lo que sí coinciden una gran parte de los autores es en que las guerreras amazonas solían guardar celibato durante casi toda su vida. Tan solo yacían con hombres una vez al año, cuando visitaban a los varones de las tribus vecinas (la más famosa es la de los Gargarios). Y lo hacían únicamente con el objetivo de perpetuar su tribu.

Es precisamente en este punto donde la historia (verdadera o no) de las amazonas se pone macabra. Y es que, una de las teorías sobre la tribu señala que no tenían piedad si daban a luz a un varón. Así lo afirma el historiador Javier Ocampo López en su obra «Mitos y leyendas latinoamericanas»: «Después de los partos, las amazonas mataban a los varones». Con todo, otra versión afirma que no los asesinaban, sino que únicamente les arrancaban los ojos antes de devolverles con sus padres. La interpretación más amable determina que se limitaban a dejarles salir de sus dominios para que huyeran


Talestris, reina de las amazonas, visitando a Alejandro Magno- Wikimedia

Esta última es apoyada, por ejemplo, por la catedrática en historia antigua Ana Iriarte Goñi en su libro «De amazonas a ciudadanos», quien es partidaria de que «tras dar a luz a los retoños así concebidos, las amazonas se quedaban con las niñas y entregaban los niños al grupo de padres, quienes los admitían individualmente con la duda razonable de que el niño recibido sea su descendiente».

Con las hembras eran más benévolas. Si daban a luz a una niña la entrenaban en la caza y en el arte de la guerra para que fuera una futura guerrera amazona. Y lo hacían, por cierto, mediante la leche del pecho izquierdo.

En todo caso el valor de las amazonas, así como su odio hacia los hombres, dejó una huella imborrable en la historia. Una marca que quedó patente, por ejemplo, en el discurso fúnebre del orador ático Lisias (siglo V a.C.): «Existieron en tiempos las Amazonas, hijas de Ares […] Y eran consideradas más bien como varones por su valor que como hembras por su sexo; pues, con respecto a los varones, parecía mayor la superioridad de sus espíritus que la inferioridad de su apariencia. Dominaban muchas razas y tenían de hecho avasallados a sus vecinos».
Pentesilea y Hipólita

Al igual que las mismas amazonas, las gestas militares de estas combatientes se debaten entre el mito y la leyenda. Virgilio (siglo I a.C.) afirma en su «Eneida» que, durante la guerra de Troya, estas mujeres acudieron en ayuda de Príamo para defender la ciudad. En su texto, el poeta explica el combate que mantuvo (presuntamente) la reina de esta tribu, Pentesilea, contra el héroe Aquiles.

«La fogosa Pentesilea conduce las huestes de las amazonas, con sus broqueles en forma de media luna, y brilla por su ardor en medio de la muchedumbre, atando el dorado ceñidor bajo el descubierto pecho, y guerrera virgen, osa competir en denuedo con los hombres. La lucha no fue precisamente bien para nuestra protagonista, pues murió después de que su enemigo le clavara una lanza en el pecho. Se cuenta que, cuando el varón levantó el casco de la guerrera, quedó prendada totalmente de su belleza.

Pero la historia de Pentesilea no fue la única de una destacada amazona. Otra de ellas fue Hipólita. Según narra la mitología (y partiendo de la base de que existen múltiples versiones sobre el devenir de esta mujer atendiendo a las fuentes) la guerrera fue una de las más destacadas de su tribu. Sin embargo, tuvo la mala suerte de toparse con Hércules quien, como parte de sus populares «trabajos», recibió el encargo de robarle a la regente su ceñidor. Una prenda similar a un cinturón de castidad que había recibido del mismísimo Ares.

La muerte de Pentesilea

En palabras de Felder (quien se basa, a su vez, en los textos de historiadores y poetas clásicos como Heródoto) Hércules se presentó ante la misma Hipólita dispuesto a arrebatarle el cinturón de castidad. Pero no le hizo falta, pues la misma monarca se lo ofreció voluntariamente junto con su virginidad. «Por desdicha de la pareja, era tradición entre las amazonas que, antes de acostarse con un hombre, lucharan con él para probar si la fortaleza del elegido le hacía digno de gestar sus futuras hijas», determina la autora. Según la mitología, cuando comenzaron el combate, Hera (que los estaba espiando y que odiaba a Hércules) hizo creer a todas las amazonas que el héroe trataba de matar a la mujer.

Atendiendo a la fuente existen hasta cuatro finales diferentes para esta historia. Sin embargo, el más famoso es el que afirma que Hércules hizo uso de su descomunal fuerza para acabar con todas las amazonas. Por desgracia, terminó también con la vida de Hipólita. «Su hermana Antíope fue obligada a rendirse y formó parte del botín de guerra de Hércules, junto con el famoso ceñidor», completa la experta.

Mención destacada requieren también las guerreras definidas por el historiador griego Diodoro de Sicilia (siglo I a.C.). Este autor dejó explicado en sus textos que existía una raza de amazonas guerreras con unas costumbres similares a las ya mencionadas, pero residentes en África (o las Canarias, atendiendo a las interpretaciones posteriores).

El autor no habla solo de las combatientes, sino que también hace mención a su reina: Mirina. Así lo dejó escrito: «Acometieron grandes empresas, pues les invadía el deseo de atacar muchas partes del mundo habitado [...]. Marcharon primero contra los atlantes. Mirina, que reinaba entre las amazonas, constituyó un ejército de 30.000 infantes y de 3.000 jinetes». Su victoria fue total. Sin embargo, estas combatientes fueron vencidas a la postre también por Hércules.

Francisco Pizarro: ¿era hijo de su abuelo?

Cuando Gonzalo Pizarro reconoció en su testamento a sus nueve hijos, entre legítimos e ilegítimos, lo cierto es que Francisco tenía 45 años y desde hace 20 años residía en América
Retrato clásico de Francisco Pizarro

Francisca González Alonso se negó a apellidar Pizarro a su hijo Francisco durante su bautizo. Bien sabía esta madre soltera que para criar a su hijo recién nacido no iba a contar con la ayuda del padre, un joven soldado de Trujillo, ni la de su familia de hidalgos. Y es que la sociedad extremeña de la época podía ser despiadada con las madres solteras y los niños bastardos, incluso con este, que iba a terminar siendo el conquistador del Perú.

La familia de Francisca era apodada «los Roperos», porque además de labrar sus tierras y cuidar sus animales se dedicaban al arreglo y venta de ropas. Sin embargo, a la muerte del padre de la joven la empresa familiar debió irse a pique y Francisca hubo de entrar a trabajar como criada en el convento de San Francisco El Real, situado en la Puerta de Coria de Trujillo. Trabajando ya como criada, Francisca mantuvo un encuentro sexual con el soldado, también de la localidad, Gonzalo Pizarro que le cambiaría la vida.

Las circunstancias de la relación

Gonzalo procedía de la rama trujillana de los Pizarro, familia cuyo prestigio era creciente en Extremadura por su participación en la Reconquista. Como explica la historiadora María del Carmen Martín Rubio en su libro «Francisco Pizarro, el hombre desconocido», el escudo familiar reflejaba a dos osos intentando alcanzar las piñas de un pino sobre un suelo de pizarro, y de ahí el apellido. Desde joven el hidalgo se mostró inclinado por la vida militar de sus ancestros y pronto se sumó a los ejércitos de los Reyes Católicos durante la guerra que mantuvieron contra las fuerzas del Rey de Portugal, aliadas con la candidata al trono castellano Juana La Beltraneja. Y precisamente Gonzalo y Francisca se encontraron durante las fiestas en Trujillo para agasajar a Isabel «La Católica» y celebrar la huida de Juana La Beltraneja del alcázar de la ciudad.


El historiador José Antonio del Busto emplaza entre el 20 de junio y el 4 de julio de 1478 el encuentro sexual del que nacería Francisco. Si bien se desconocen las circunstancias, se sospecha que fue a consecuencia de un galanteo breve o una relación fugaz, no así de una relación amorosa que se prolongara en el tiempo. Gonzalo frecuentaba el convento porque una tía suya era monja allí, de tal manera que había visto a la criada en otras ocasiones. El ambiente festivo fue la excusa para acercarse a ella y mantener relaciones sexuales en esos días. En cualquier caso, la actitud de total indiferencia del padre hacia la embarazada ha planteado incluso que pudiera ser una relación no consentida en el fragor de las celebraciones; una violación de la que no quisiera acordarse el soldado.
Llegada de Pizarro a Perú

Repudiada por Gonzalo, Francisca quedó señalada en todo Trujillo. Al conocerse su estado de gestación las monjas la cesaron en su trabajo en el convento y tuvo que regresar al hogar materno. El pequeño Francisco se crió en la casa de Juan Cascos –segundo marido de su abuela– y creció en un ambiente rural del que, con intención de desprestigiar al conquistador, llevó a algunos cronistas a decir de forma poco precisa que se dedicó a cuidar cerdos en su mocedad. Finalmente, la madre abandonaría Trujillo junto a su hijo y se casaría en una localidad a pocos kilómetros de Sevilla con Martín de Alcántara. Allí nació su segundo hijo, Francisco Martín de Alcántara, catorce años mayor que Francisco y con el que mantendría toda su vida, incluso en las Indias, una estrecha relación.

El bastardo de Trujillo tuvo una infancia humilde y una educación escasa (no aprendió a escribir ni leer), de tal modo que su vida parecía orientada a trabajar en el campo. No obstante, en la mente de aquel joven ilegítimo nunca se borró la estampa paterna del hidalgo bravo que servía, por entonces, al Gran Capitán en Italia. Antes de viajar por primera vez al Nuevo Mundo, Francisco también sirvió a las órdenes de Gonzalo Fernández de Córdoba en Nápoles y Sicilia. Se desconoce si el futuro conquistador combatió en algún momento junto a su padre en este escenario, pues ambos participaron en 1495 en distintas fases de esta primera campaña italiana. Así y todo, el viaje del natural de Trujillo a América en 1499 puso un océano de por medio entre padre e hijo y evitó que pudieran coincidir en más ocasiones.
Y si el padre fuera el abuelo...

Gonzalo se casó el 29 de julio de 1503 con una prima suya llamada Isabel de Vargas, de cuyo matrimonio nacieron tres hijos. Su vida familiar fue escasa, dada su intensa carrera militar, y abundantes fueron los hijos ilegítimos. En su testamento reconoció hasta a seis de estos hijos bastardos, entre ellos dos que procreó con una molinera de la Zarza. No así al conquistador Francisco Pizarro, al que por alguna razón desconocida nunca reconoció ni quiso conocer.

¿No quería reconocer a Francisco porque le avergonzaba las circunstancias de su gestación? ¿Creía que Francisca era de origen judío? ¿Mostró al menos interés por conocer al muchacho?

Cuando Gonzalo Pizarro reconoció en su testamento a sus nueve hijos, entre legítimos e ilegítimos, lo cierto es que Francisco tenía ya 45 años y desde hace 20 años residía en América. Es decir, no se sabía nada de él. Esa pudo ser la razón por la que no le reconoció, además del bajo estatus de su madre, puesto que otras de sus amantes con mejor situación social si recibieron ayuda por su parte. Pero lo que resulta más improbable, en opinión de la historiadora María del Carmen Martín Rubio, es que Francisca tuviera orígenes judíos, dado que en la Probanza de Nobleza que se le realizó a Francisco Pizarro con motivo de su ingreso en la Orden de Santiago quedó acreditado que ambas ramas de su familia pertenecían a cristianos viejos de la ciudad.
Casa-Museo de Pizarro, en Trujillo

En este sentido, la teoría más arriesgada es la que plantea el historiador Roberto Barletta Villarán, quien sostiene que el niño pudo nacer como consecuencia de una relación secreta del padre de Gonzalo, es decir, el abuelo del niño, con Francisca La Ropera. Hernando Alonso Pizarro, regidor de la ciudad, mantuvo según esta hipótesis una aventura a sus 40 años con la joven, de la que habría nacido el futuro conquistador. El principal indicio es que, en contraste con la desidia de Gonzalo hacia el niño, el abuelo ordenó que Francisco fuera a su casa en una ocasión, donde le abrazó secretamente y luchó para darle el apellido familiar.

jueves, 22 de junio de 2017

El exceso de la actividad incontrolada en áreas específicas del cerebro puede conducir a los problemas cognitivos que caracterizan estas condiciones.


Demasiada actividad cerebral afecta a la memoria

El exceso de la actividad incontrolada en áreas específicas del cerebro puede conducir a los problemas cognitivos que caracterizan estas condiciones. Así lo sugiere una investigación de la Universidad de Nottingham publicado en el British Journal of Pharmacology.

Hasta ahora se admitía que las alteraciones de memoria y de la atención durante el envejecimiento o en patologías como la enfermedad de Alzheimer y la esquizofrenia tenían como base una actividad neuronal reducida o daños en regiones del cerebro como la corteza prefrontal o el hipocampo. Sin embargo, hay pruebas recientes que demuestran que en realidad el exceso de actividad puede ser tan perjudicial para la memoria y la atención como la actividad reducida, resaltan los investigadores.

La investigación aporta otra perspectiva para entender la causa de deterioros cognitivos que van desde problemas de memoria y atención a patologías como la esquizofrenia o el alzhéimer. El trabajo ha revisado estudios recientes en modelos animales que muestran que algunas importantes funciones cognitivas, incluyendo la memoria y la atención, pueden verse afectada si la actividad neuronal en regiones del cerebro, incluyendo la corteza prefrontal y el hipocampo, no está bajo el control inhibitorio adecuado.

Un hallazgo clave de esta investigación es que el aumento de la actividad de una región del cerebro, debido una inhibición defectuosa, puede ser más perjudicial para la función cognitiva que la actividad reducida o una lesión. La actividad insuficientemente restringida dentro de una región del cerebro puede alterar no sólo la función de la propia región, sino también la función de otras regiones a las que está conectada.

Por ejemplo, “nuestros estudios revelaron que la neurotransmisión inhibitoria defectuosa en el hipocampo no sólo altera aspectos de la memoria típicamente apoyados en esta región cerebral, sino que también altera la función atencional, que es altamente dependiente de la corteza prefrontal, una región que tienes importantes conexiones con el hipocampo”, subrayan los investigadores de Nottingham.

“Esperamos que nuestros hallazgos y una comprensión más profunda de los mecanismos cerebrales subyacentes al deterioro de la memoria y la atención ayude a desarrollar nuevos tratamientos para estos problemas. Nuestra revisión abre la puerta a tratamientos farmacológicos potenciales para reequilibrar la actividad neuronal aberrante y restaurar la memoria y la atención, que pretendemos probar en futuras investigaciones”, señala Tobias Bast, uno de los investigadores.

Dos estudios recientes del doctor Bast y su equipo han combinado la reducción experimental de la transmisión inhibitoria del neurotransmisor GABA en regiones específicas del cerebro con test memoria y atención en ratas. Estos estudios se centraron en la corteza prefrontal y el hipocampo (una región del cerebro en el lóbulo temporal), dos regiones importantes para la memoria y la atención. Los resultados mostraron que la neurotransmisión inhibitoria defectuosa y la actividad anormalmente aumentada en la corteza prefrontal o el hipocampo deteriora la memoria y la atención.

Las Claves. 

Las neuronas se comunican mediante mensajeros químicos, llamados neurotransmisores. El ácido gamma-aminobutírico (GABA) es el neurotransmisor inhibidor más común, una especie de freno que restringe la actividad neuronal, impidiendo que las neuronas se vuelvan demasiado activas o respondan a estímulos irrelevantes. Llevado al extremo, la falta de inhibición por medio de este neurotransmisor puede causar convulsiones epilépticas. Pero alteraciones más sutiles en esta transmisión inhibitoria, que no llegan al punto crítico para causar convulsiones, se han relacionado recientemente con una gama de trastornos caracterizados por deterioro cognitivo, incluyendo esquizofrenia o el inicio de la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, hasta hace poco no estaba claro si tales alteraciones sutiles en la función inhibitoria del neurotransmisor GABA afectan importantes funciones cognitivas, como la memoria y la atención, ni cómo lo hacían.

Planeta X podría convertirse pronto en realidad.

El Planeta X existe de verdad

Se trataría del noveno planeta de nuestro sistema estelar y ha sido apodado como «Planeta Nueve». Aún no se ha observado directamente, pero su presencia se ha inferido al estudiar las órbitas de sus vecinos, más allá de Plutón



Al final, el famoso Planeta X podría convertirse pronto en realidad. El conocido astrónomo Michael Brown, descubridor de Eris y Sedna, acaba de aportar, junto a su colega Konstantin Batygin, las mejores evidencias que existen hasta ahora de la existencia de un nuevo y distante planeta gigante en los confines del Sistema Solar. Su trabajo, que está revolucionando a la comunidad científica internacional, acaba de publicarse en The Astronomical Journal.

Todo parece indicar que estamos más cerca que nunca de descubrir el noveno planeta del Sistema Solar. Y no se trata esta vez de pequeños mundos helados más allá de la órbita de Plutón, como el que anunció la Institución Carnegie el pasado mes de noviembre, ni tampoco de un simple objeto transneptuniano, sino de un auténtico gigante de tamaño comparable a Neptuno y que, de confirmarse definitivamente su existencia, entraría por la puerta grande en el selecto club planetario del que la Tierra forma parte y del que, en 2006, fue expulsado el propio Plutón. En otras palabras, podría tratarse del famoso y escurridizo Planeta X, ese que los astrónomos persiguen desde hace más de un siglo y que la cultura popular ha terminado por convertir en leyenda.

Los autores del trabajo, un equipo de investigadores de Instituto de Tecnología de California, le han bautizado como «Planeta Nueve». Tiene entre cinco y diez veces la masa de la Tierra, gira alrededor del Sol una vez cada 15.000 años y, aunque aún no lo han observado directamente, Michael Brown y Konstantin Batygin han deducido su existencia a partir de las órbitas de toda una serie de planetas enanos y otros objetos extremos de nuestro Sistema descubiertos recientemente. Se sabe desde hace tiempo que las extrañas «maniobras orbitales» de estos pequeños mundos podrían explicarse gracias a la perturbación gravitatoria de un hipotético planeta gigante nunca visto hasta ahora. Brown y Batygin creen que el nuevo planeta pudo ser «expulsado» lejos del Sol y al espacio profundo hace miles de millones de años, como consecuencia de un «empujón gravitatorio» de Júpiter o Saturno.

Escepticismo

Los investigadores saben que su trabajo será sometido a toda clase de revisiones por astrónomos de todo el mundo. No es la primera vez, en efecto, que se anuncia el hallazgo del misterioso Planeta X, cuya búsqueda está plagada de errores, exageraciones e, incluso, pura y simple charlatanería. Por eso, Brown y Batygin se han preparado conta la inevitable ola de escepticismo con una larga serie de datos, análisis orbitales de otros objetos distantes y sesudas simulaciones informáticas. «Si dices que tienes evidencias del planeta X -afirma Brown- prácticamente cualquier astrónomo dirá: ´¿Otra vez? Estos chicos, claramente, están locos. ¿por qué esta vez debería ser diferente a las demás?´. Esta vez es diferente porque esta vez tenemos razón».

Los dos astrónomos dedujeron la presencia del«Planeta Nueve» por la singular agrupación de seis objetos previamente conocidos y cuyas órbitas se encuentran más allá de Neptuno. Según sus datos, solo hay un 0,007% de probabilidades (una entre 15.000) de que esa agrupación se deba a una simple coincidencia. Mucho más probable es que un planeta con la masa de diez tierras esté guiando a los seis objetos en sus extrañas y peculiares órbitas elípticas, muy inclinadas con respecto al plano del

Sistema Solar.

Del mismo modo, también la órbita del nuevo planeta está inclinada, y también estirada hasta distancias tan grandes que obligarán a revisar algunas de las ideas más establecidas sobre la dinámica planetaria dentro de nuestro sistema.

Locura

La mayor aproximación del Planeta Nueve al Sol lo sitúa hasta siete veces más lejos que Neptuno, a 200 Unidades Astronómicas (UA) de distancia. (Una Unidad Astronómica es la distancia que hay entre la Tierra y el Sol, 150 millones de km). Pero en su periplo orbital, el recién descubierto Planeta X podría llegar a alejarse periódicamente del Sol entre 600 y 1.200 Unidades Astronómicas. Es decir, mucho más allá del cinturón de Kuiper, la región de los pequeños mundos helados más allá de Neptuno, que empieza a «solo» unas 30 UA.

Hace años, la investigación de Brown y Batygin no iba encaminada a descubrir un nuevo planeta, sino todo lo contrario, a demostrar que el Planeta Nueve no existía. Pero el trabajo de otros dos astrónomos, que descubrieron una inusual agrupación de pequeños mundos helados en una remota región del Sistema Solar, les hizo cambiar de idea. En 2014, además, un estudio publicado en Nature por Scott Sheppard Y Chad Trujillo, de la Institución Carnegie, apuntaba a la existencia potencial de un planeta gigante desconocido, uno cuya gravedad, precisamente, estuviera afectando a las órbitas de todos esos cuerpos más pequeños. Al principio Brown pensó que era una locura, y trató de demostrarlo con una serie de ecuaciones y simulaciones informáticas que, al final, terminaron por demostrar que la del planeta gigante oculto era la mejor de las explicaciones posibles.

Según sostienen Brown y Batygyn, si el Planeta X está ahí fuera, los astrónomos deberían encontrar muy pronto más objetos en «órbitas reveladoras», influenciadas por el gigante oculto. Aunque Brown sabe muy bien que nadie creerá de verdad en el descubrimiento hasta que el Planeta X, en todo su esplendor, sea detectado por fin con un telescopio. «Hasta que no haya una detección directa -afirma el astrónomo- estamos ante una hipótesis». El equipo de investigadores utilizará ahora sus cálculos para «cazar» al escurridizo planeta con uno de los grandes telescopios instalados en Hawaii. Y no cabe duda de que, con los datos de su trabajo en la mano, muchos otros astrónomos intentarán hacer lo mismo.

Matar a Plutón

De hecho, grandes telescopios de dos continentes están tratando ya de poner la vista encima al Planeta X, que sería, por tamaño, el quinto mayor del Sistema Solar, después de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Pero a tanta distancia, no se trata de una tarea sencilla, ya que el Planeta Nueve, o X, refleja tan poca luz solar que pone a prueba la capacidad de los mejores intrumentos de observación disponibles.

Resulta irónico que sea precisamente Michael Brown el descubridor del noveno planeta del Sistema Solar. De hecho, fue él quien, en 2005, descubrió Eris, un pequeño y distante mundo helado del mismo tamaño de Plutón y que demostró que el hasta entonces noveno planeta de nuestro sistema era más que uno entre muchos mundos similares del cinturón de Kuiper. Fue precisamente su descubrimiento el que provocó que, apenas un año más tarde, en 2006, la Unión Astronómica Internacional reclasificara a Plutón, privándole de su título planetario y degradándolo a planeta enano. El propio Brown contó este proceso en su libro «Cómo maté a Plutón». Unos años antes, en 2003, Brown también protagonizó el descubrimiento de Sedna, otro pequeño y lejano mundo, aunque menor que Eris y Plutón.

«Matar a Plutón fue divertido -afirma el investigador-. Y encontrar a Sedna fue científicamente interesante. Pero esto está una cabeza por encima de todo lo demás«JOSÉ MANUEL NIEVES

El cerebro se aferra a la información más valiosa y olvida los detalles irrelevantes para mejorar la toma de decisiones

Olvidar puede hacerte más inteligente
Los investigadores creen que el olvido es un componente de nuestro sistema de memoria tan importante como el recuerdo -

¿Cómo se llamaba esa persona que me presentaron la semana pasada? ¿Qué hice con esas hojas que saqué hace unos días de la impresora? ¿A qué anécdota del pasado verano se refieren mis amigos? ¡No me acuerdo! Tener buena memoria significa ser capaz de recordar más información de manera clara durante largos períodos de tiempo. Incluso los neurólogos han estado de acuerdo en que la incapacidad de rescatar de la mente hechos del pasado no era más que un fracaso del cerebro.

Pero quizás el cerebro escribe recto con renglones torcidos. Investigadores de la Universidad de Toronto en Canadá creen que el objetivo de la memoria no es transmitir la información más precisa a lo largo del tiempo, sino orientar y optimizar la toma de decisiones inteligentes aferrándose solo a la información valiosa. «Es importante que el cerebro olvide los detalles irrelevantes y en su lugar se centre en las cosas que le van a ayudar a tomar decisiones en el mundo real», explica Blake Richards, uno de los autores del estudio que publica la revista especializada Neuron.

Los investigadores creen que el olvido es un componente de nuestro sistema de memoria tan importante como el recuerdo. Además, los mecanismos que lo promueven «son distintos de los implicados en el almacenamiento de información», añade el también autor del estudio Paul Frankland.

Uno de estos mecanismos es el debilitamiento o eliminación de las conexiones sinápticas entre neuronas en las que se codifican recuerdos. Otro, según han comprobado los investigadores en el laboratorio, es la generación de nuevas neuronas a partir de células madre. A medida que las nuevas neuronas se integran en el hipocampo (un área clave para la formación de los recuerdos), las nuevas conexiones remodelan los circuitos del hipocampo y sobreescriben las memorias almacenadas en esos circuitos, haciéndolas más difíciles de acceder. Esto puede explicar por qué los niños, cuyos hipocampos están produciendo nuevas y nuevas neuronas, se olvidan de tanta información.

Puede parecer contrario a la intuición que el cerebro se dedique a gastar tanta energía en la creación de nuevas neuronas en detrimento de la memoria. Pero Richards, cuya investigación aplica teorías de Inteligencia Artificial (IA) a la comprensión del cerebro, señala que la interacción entre el recuerdo y el olvido en el cerebro humano nos permite tomar decisiones basadas en la memoria más inteligentes.

Lo hace de dos maneras. En primer lugar, el olvido nos permite adaptarnos a las nuevas situaciones mediante el abandono de información obsoleta y potencialmente engañosa que ya no puede ayudarnos a movernos por entornos cambiantes. «Si usted está tratando de navegar por el mundo y su cerebro está en constante cuidado de múltiples memorias en conflicto, hace que sea más difícil para usted poder tomar una decisión informada», dice Richards.

La segunda forma de olvido que facilita la toma de decisiones hace que generalicemos los eventos pasados a otros nuevos. En la inteligencia artificial este principio se llama regularización y funciona mediante la creación de modelos informáticos simples que dan prioridad a la información básica, pero eliminan los detalles específicos, lo que permite una aplicación más amplia.
Simple y práctico

Los recuerdos en el cerebro funcionan de una manera similar. Cuando recordamos sólo la esencia de un encuentro en comparación con todos los detalles, este olvido controlado de detalles insignificantes crea recuerdos simples que son más eficaces en la predicción de nuevas experiencias.

En última instancia, estos mecanismos son desencadenados por el ambiente en el que estamos. Un entorno en constante cambio puede requerir que recordemos menos. Por ejemplo, un cajero que se encuentran con mucha gente nueva todos los días sólo recordará los nombres de sus clientes durante un corto período de tiempo, mientras que un diseñador que se cite con sus clientes regularmente conservará esa información más tiempo.

«Una de las cosas que distingue a un entorno en el que va a querer recordar las cosas frente a un entorno en el que desea olvidarlas es cómo de consistente es ese ambiente y qué probabilidad hay de que esas cosas vuelvan a su vida», apunta Blake Richards.

Del mismo modo, las investigaciones muestran que los recuerdos episódicos de las cosas que nos suceden son olvidados con mayor rapidez que el conocimiento general al que accedemos a diario, apoyando el viejo dicho de que «si no lo usas, lo pierdes». Así que si usted de los que nunca se acuerdan de nada, no se fustigue sin necesidad, es posible que su cerebro sea especialmente selectivo.