Tamaño grande

Jupiter

Nuevas observaciones de la misión Juno fueron desveladas este jueves por científicos de la NASA. El análisis se basa en las fotografías ob...

viernes, 3 de marzo de 2017

Donald Trump anunció que impondría aranceles del 45 % a las importaciones chinas y condenaría a Pekín como manipulador de divisas: ¿Llevará a cabo sus planes?

¿Cómo respondería China si Trump cumple sus promesas electorales?


Imagen Ilustrativa Jason LeeReuters
Síguenos en Facebook

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, criticó durante su campaña electoral a China por la presunta manipulación del tipo de cambio de su moneda —el yuan— y prometió imponer aranceles del 45 % a los productos y luchar contra las violaciones de derechos intelectuales que realizan los fabricantes de ese país asiático.

El columnista del portal Vesti Finance, Konstantín Bushúev, opina que las acciones del mandatario pueden comenzar una guerra comercial entre las dos potencias y provocar una recesión económica global. Por su parte, el ministro de Comercio de China, Gao Hucheng, ya advirtió que Pekín reaccionará si Washington introduce nuevas tasas comerciales.

Bushúev estima que la respuesta china podría afectar a las exportaciones de EE.UU. al país asiático, sobre todo en cuanto a sus productos agropecuarios. En ese caso disminuirá dramáticamente el suministro del soja y cereales y sufrirían las consecuencias compañías como Boeing, Dow Chemicals, Caterpillar, Johnson & Johnson, o Apple, entre otras.

Este especialista detalla que el golpe también afectaría al mercado de servicios y se limitarían los flujos de estudiantes y turistas chinos a EE.UU., que son cada vez mayores. Respeto a la propiedad intelectual, con más impuestos las empresas chinas se verían obligadas a disminuir sus gastos, incluida la compra de patentes estadounidenses y el pago de regalías.

Bushúev vaticina que otro "dolor de cabeza" sería la guerra de divisas. En los últimos años, los chinos han devaluado su moneda de forma moderada —de 6 a 7 yuanes por dólar— pero, en el caso de que EE.UU. comenzara acciones hostiles, el Banco Popular de China permitiría que el yuan perdiera valor de manera más activa.

Asimismo, ese organismo financiero retiraría parte de sus reservas en divisas extranjeras, sobre todo en el dólar estadounidense. En diciembre, Pekín poseía un billón de dólares en bonos del Tesoro de EE.UU. —un 28 % de la cantidad que se encuentra en manos de inversores no estadounidenses— y, si comenzara una venta masiva, aumentaría el costo de los préstamos para los residentes norteamericanos.

Konstantín Bushúev admite que todavía no se puede determinar cómo se desarrollarán los acontecimientos y ofrece algunas opciones, como que Donald Trump cierre acuerdos bilaterales con China. Además, en el caso de que el inquilino de la Casa Blanca tomara medidas contra el gigante asiático, el Congreso de EE.UU. podría suspenderlas. En el peor de los casos, la respuesta china no tardaría en producirse.