Tamaño grande

Ante el rápido avance de las tecnologías, estos empleos serán los primeros en caer en el olvido en un futuro próximo.

Las primeras 7 profesiones que caerán en el olvido por culpa de la inteligencia artificial Imagen Ilustrativa pixabay / geralt Síguenos en F...

viernes, 3 de marzo de 2017

Según un estudio publicado en la revista "Nature", la Tierra no empezó siendo el planeta dinámico que es hoy, sino que en sus inicios estuvo rodeada de una sola capa sólida, aunque "deformable".

La Tierra pudo tener en sus inicios una superficie sólida y continua


Tomada de Pixabay/Referencia

La Tierra tuvo, cuando se formó hace 4.500 millones de años, una superficie sólida y continua, como una cáscara, en lugar de las actuales placas tectónicas, concluye un estudio publicado este lunes por la revista "Nature".

La investigación, realizada por científicos de las universidades de Maryland (EE.UU.) y Curtin (Australia), parece corroborar la teoría de que el planeta comenzó teniendo una superficie compacta, frente a otra también vigente que sostiene que existieron placas desde el principio.

Actualmente, la litosfera terrestre está dividida en grandes placas y en otras menores, en los bordes de las cuales se concentra actividad sísmica, volcánica y tectónica, lo que genera la formación de grandes cadenas y cuencas.

Según el equipo dirigido por Michael Brown, la Tierra no empezó siendo el planeta dinámico que es hoy, con placas que se mueven y se superponen por encima y por debajo del nivel del mar, sino que en sus inicios estuvo rodeada de una sola capa sólida, aunque "deformable".

Posteriormente, esta "cáscara" empezó a arrugarse y agrietarse, lo que dio lugar a las placas tectónicas modernas, explican estos autores.

Para llegar a sus conclusiones, los geólogos estudiaron rocas del área de corteza granítica conocida como East Pilbara Terrane, en el estado de Australia Occidental, que alberga algunas de las rocas más antiguas del mundo, de unos 3.500 millones de años.

Los investigadores seleccionaron específicamente granitos de una composición química que normalmente se asocia con arcos volcánicos, que a su vez suelen delatar actividad tectónica, y también examinaron rocas de basalto de la formación Coucal.

Para determinar cómo se habían formado estos basaltos, los expertos realizaron cálculos termodinámicos para establecer el equilibrio de fases, que es una descripción precisa de cómo un material se comporta en diferentes condiciones de presión y temperatura.

Usando los basaltos de Coucal y los granitos de Pilbara como punto de partida, Brown y sus colegas "construyeron una serie de modelos experimentales para reflejar lo que habría ocurrido en una Tierra antigua sin placas tectónicas", explica "Nature".

Sus resultados sugieren que los granitos de Pilbara se formaron a partir de los basaltos de Coucal y que esa transformación pudo tener lugar "en un contexto de presión y temperatura consistente con la existencia de una capa terrestre estancada", es decir, una única capa o cáscara que habría recubierto todo el planeta.

"Concluimos que fue un proceso de varios estadios lo que dio lugar a los primeros continentes de la Tierra, empezando con un escenario de 'capa estancada' antes de que surgieran las placas tectónicas", sostienen.