Tamaño grande

NASA's Scientific Visualization Studio Síguenos en Facebook Este 21 de agosto el continente norteamericano experimentará por primer...

miércoles, 1 de marzo de 2017

Una técnica que usa un láser de gran potencia para revelar tejido blando oculto junto a huesos descubre características de dinosaurio emplumado de China






El contorno reconstruido del cuerpo del dinosaurio ave, Anchiornis, se hizo utilizando imágenes de fluorescencia estimulada por láser. Michael Pittman et al/Handout via REUTERS

Una técnica que usa un láser de gran potencia para revelar tejido blando oculto junto a huesos en fósiles le ha dado a los científicos una mejor comprensión de una de las grandes transiciones evolutivas de la historia de la vida: pequeños dinosaurios con plumas empezando a volar como pájaros.

Científicos dijeron el martes que usaron el método en fósiles del dinosaurio Anchiornis, con plumas y del tamaño de una gallina, que vivió en China hace unos 160 millones de años, y hallaron que poseía piernas delgadas, brazos similares a las alas de algunos de los pájaros modernos y una cola larga y fina.

Ha existido un debate sobre si clasificar o no a esta criatura del Período Jurásico como un pájaro, considerando sus características aviarias. De cualquier manera, tenía varias características óseas y tejido blando hallados en aves y vivió cerca del tiempo en que los pájaros se separaron de sus ancestros, las aves primitivas.

El Archaeopteryx, que vivió en Alemania hace unos 150 millones de años, es considerado el ave más antigua conocida.

Los científicos, que publicaron el estudio en Nature Communications, emplearon una técnica llamada fluorescencia estimulada por láser, que dirige un láser de gran potencia hacia el fósil en una habitación oscura para descubrir tejido blando como piel y la forma de los músculos bajo su resplandor.

El estudio produjo el primer esbozo altamente detallado del cuerpo de un dinosaurio emplumado, “un verdadero hito en nuestra comprensión de los orígenes aviarios”, dijo el paleontólogo Michael Pittman, de la Universidad de Hong Kong, quien ayudó a realizar el estudio.

La investigación reveló que el dinosaurio tenía un área superficial de tejido blando frente al codo, llamado propatagio, que se ubica al borde de las alas de las aves y es clave para volar. Pero no está claro si el Anchiornis podía elevarse.

El Anchiornis estaba cubierto de plumas y se parecía a los pájaros modernos. Tenía escamas en las patas, como las de las gallinas, pero no contaba con el esternón óseo y tampoco con una cola corta hallada en aves modernas. Tenía pequeños y afilados dientes como los de los primeros pájaros, y se habría alimentado de pequeños animales como lagartijas. Reuters