Diseñan útero artificial

El sistema busca reproducir el ambiente de una matriz a través de una bolsa plástica llena de líquido, cual una placenta. Con éste avance han preservado la vida de ovejas prematuras durante 4 semanas, un avance que podría servir en humanos.

Tomado de Nature.com

Investigadores del Hospital Pediátrico de Filadelfia (EE.UU.) diseñaron un sistema para preservar los fetos prematuros. Una especie de útero artificial que, a través de una bolsa plástica con líquido amniótico, la cual reproduce el ambiente de una matriz y actua cual una placenta, puede mantener con vida al embrión. La revista científica Nature Communicatios reveló este martes el avance, el cual ya ha sido probado en ovejas que desarrollaron con éxito sus pulmones y demás órganos.

La matriz artificial fue pensada para bebés, así lo aseguró Alan Flake, director del estudio, y sus colegas del instituto médico de Pennsylvania. Todo con el fin de reducir los nacimientos prematuros debido a que son la causa de muerte más común en los bebés alrededor del mundo. Según el pediatra estadounidense, los pequeños que nacen de 22 a 24 semanas, en lugar de las 40 semanas completas, tienen solo un 10 % de posibilidades de sobrevivir.

Sin embargo, aquellos que viven tienden a desarrollar problemas de visión o de escucha, e incluso parálisis cerebral; particularmente los niños que nacen antes de las 28 semanas. De hecho, según los autores del estudio, “las fallas respiratorias son el problema más desafiante para la ciencia médica, a causa de que el intercambio de aire en los recién nacidos se complica por la inmadurez de sus pulmones”, concluyó Flake.

El aparato, desarrollado durante los últimos tres años, se encuentra en fase experimental tras ser efectivo en ovejas prematuras equivalentes a bebés de 23 semanas. Por aquel tiempo, los investigadores diseñaron un sistema que preserve la vida del feto hasta que éstos alcancen el desarrollo y el crecimiento normal de un bebé, mermando el riesgo de que no sobrevivan.

Entradas populares

Imagen

En busca de El Dorado