Tamaño grande

El Administrador asociado de la agencia espacial (NASA), Thomas Zurbuchen, lo afirma ante un comité del Congreso de los Estados Unidos. &qu...

viernes, 21 de abril de 2017

El 22 de abril se celebra el Día de la Tierra para crear conciencia sobre los problemas que amenazan su supervivencia


La Tierra, un planeta en peligro de extinción

Imagen de la Tierra, con la luna en primer plano -

Vivimos en una rutina constante que, normalmente, no permite pararse ni un momento a pensar sobre el ecosistema que nos rodea. Son muchas las teorías sobre la creación de nuestro planeta, pero lo cierto es que la ciencia ha demostrado que debido a la acción del ser humano nuestro planeta está poco a poco mermándose por las personas que lo pueblan. Por ello, este sábado 22 de abril se celebra el «Día de la Tierra». Un día que promovió el senador estadounidense Gaylord Nelson, y cuyo objetivo es crear conciencia sobre los problemas medioambientales que nos acechan.

La superpoblación, la conservación de la diversidad, así como la contaminación y otras preocupaciones ambientales son una realidad. La globalización y la búsqueda del rédito inmediato están provocando que nuestro planeta sufra «ataques humanos». El deshielo de los polos o el deterioro de la atmósfera son la respuesta de La Tierra ante las acciones de las personas. Este sábado se rinde homenaje a la «madre Tierra», nuestro hogar, donde durante miles de años diferentes culturas se han ido desarrollando y escribiendo una historia de la que hoy disfrutamos.
La educación, el pilar fundamental

La mejor manera de prevenir y concienciar a los futuros pobladores de la Tierra es mediante la educación. Un mínimo gesto puede fundamental para que entre todos podamos conservar nuestro ecosistema. Nelson elegió esta fecha para que las universidades se implicaran de lleno, ya que nació como una convención entre profesores y alumnos para debatir acerca del futuro del planeta.

En 2017, la campaña de concienciación se ha denominado «Alfabetización medioambiental y climática», para que la ciudadanía mundial adquiera compromiso y se implique en el conocimiento de los problemas que puede traer el futuro si no cuidamos nuestra «casa». En nuestro planeta, existen diferentes formas de vida. Y todas cuentan. La ignorancia es el peor enemigo de la conservación de la Tierra y, por ello, es imprescindible que cualquier ciudadano reflexione sobre la capacidad que tiene de cambiar positivamente el mundo.