El ministro austríaco de Exteriores, Sebastian Kurz, instó hoy a la UE a que ponga fin a las negociaciones de adhesión de Turquía

Angela Merkel apela a responsabilidad de Erdogan tras ganar el referendo





Berlín.- El Gobierno alemán apeló hoy a la responsabilidad del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, tras el triunfo ajustado ayer en el referendo a favor de la introducción de un régimen presidencialista en el país, al tiempo que alertó de la profunda división de la sociedad turca.

"El ajustado resultado de la votación demuestra cuán profundamente dividida está la sociedad turca. Eso supone una gran responsabilidad para la jefatura del Estado turco y para el presidente Erdogan personalmente", subrayaron en un comunicado conjunto la canciller alemana, Angela Merkel, y su ministro de Asuntos Exteriores, Sigmar Gabriel, informó Efe.

El Ejecutivo alemán espera que "tras una dura campaña electoral, el Gobierno turco busque ahora el diálogo respetuoso con todas las fuerzas políticas y sociales del país", agrega el texto.

El pueblo turco había sido convocado para pronunciarse sobre una reforma constitucional, recuerda el comunicado.

En ese sentido, el Gobierno alemán "tiene en cuenta el resultado provisional de la votación" y "respeta el derecho" de los ciudadanos turcos "a decidir sobre su propio régimen constitucional".

Al mismo tiempo, el comunicado recuerda que la Comisión de Venecia del Consejo de Europa expresó "serias dudas tanto respecto al procedimiento como a los contenidos de esta reforma constitucional".

"Como miembro del Consejo de Europa, de la OSCE y como candidato a la adhesión a la UE, que supone un compromiso con los Criterios de Copenhague sobre democracia y protección de los derechos fundamentales, el Gobierno turco debe tomar en consideración estas dudas", advierte el texto.

En este sentido, el Gobierno alemán subraya la necesidad de mantener "cuanto antes conversaciones políticas" al respecto, tanto a nivel bilateral como entre las instituciones europeas y Turquía.

Asimismo, el Ejecutivo alemán da las gracias a la misión de observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) por su trabajo antes y durante el referendo, al tiempo que llama a no anticiparse a la evaluación final de sus expertos, que se dará a conocer a lo largo del día de hoy.

El comunicado subraya que el Ejecutivo alemán "concede una especial importancia a esta evaluación" y recuerda que el director de la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la OSCE, Michael Link, expresó ya la semana pasada sus dudas acerca de las garantías de unas condiciones justas para el referéndum.

RECHAZO A TURQUÍA

El ministro austríaco de Exteriores, Sebastian Kurz, instó hoy a la UE a que ponga fin a las negociaciones de adhesión de Turquía al considerar que la reforma constitucional aprobada el domingo en referendo aleja al país euroasiático de los principios comunitarios.

El resultado de la votación de ayer, en el que ganó el "Sí" a la reforma constitucional que prevé entregar todo el poder ejecutivo al presidente, Recep Tayyip Erdogan, es "una clara señal contra la Unión Europea (UE)", dijo Kurz a la radio pública austríaca ORF.

Aunque reconoció que casi la mitad de la población dijo "No", consideró que la ajustada victoria (51,4 %) de la polémica reforma constitucional significa que Turquía continuará alejándose de los principios del Estado de derecho y de la democracia.

Por eso, el jefe de la diplomacia austríaca dijo esperar "una clara reacción" de la UE y un cambio en la postura de aquellos socios que defienden la continuación del proceso de adhesión de Ankara.

"Hay que ser de una vez honestos en cuanto a la relación entre la UE y Turquía. El tiempo de andar con rodeos tiene que terminar", afirmó el ministro, para quien las negociaciones en curso, que están de hecho prácticamente congeladas, son una "ficción".

"Turquía no puede convertirse en miembro" de la UE, sentenció.

En lugar de negociar un ingreso, Kurz abogó por pactar un "acuerdo de vecindad" con Ankara, que establezca "reglas claras" en los aspectos en los que es necesaria la cooperación.

Al mismo tiempo, Kurz vaticinó que tras el resultado de ayer, el trabajo de las ONG y de los adversarios políticos a Erdogan en Turquía "será de todo menos fácil", y expresó su "apoyo y solidaridad" a los ciudadanos que votaron en contra de la reforma.


EL INICIO DEL FIN

La "victoria pírrica" del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en el referéndum celebrado ayer para instaurar un sistema presidencialista, es "el inicio del fin" de una era, según el exdirector del diario opositor turco Cumhuriyet Can Dündar, perseguido por la Justicia turca y exiliado en Alemania.

"Después de toda la presión, de la represión, después de esta campaña electoral injusta contra los partidarios del 'no', el encarcelamiento de tantos periodistas críticos con el régimen y un paisaje mediático que prácticamente sólo ha hecho campaña por el 'sí', la mayoría sigue siendo tan pequeña, que para mí es el inicio del fin de la era Erdogan", dijo hoy en una entrevista a Die Welt.

A pesar de que el triunfo del "sí" a la instauración de un régimen presidencialista otorgará mayores competencias a Erdogan, también ha quedado demostrado, subrayó, que la mitad del pueblo turco está en su contra y que los turcos "desde luego oponen resistencia".

"La oposición, con su campaña por el 'no' ha demostrado que es capaz de luchar unida también en condiciones difíciles y de arrebatar votos a Erdogan. Si sigue así, puede ganar en las elecciones presidenciales de 2019", afirmó optimista.

Recordó que desde que Erdogan se convirtió en 1994 en alcalde de Estambul, jamás perdió unas elecciones en esa ciudad, hasta hoy, cuando sus habitantes votaron por el "no".

Lo mismo ha ocurrido en Ankara, que antes votaba claramente al del Partido Justicia y Desarrollo (AKP), de Erdogan, y en Esmirna que "de todos modos votó en su contra", señaló Dündar, quien subrayó que "los resultados en las grandes ciudades son muy importantes en Turquía".

En ese sentido, señaló que "muchos que alguna vez votaron por él, están hartos del tutelaje, del declive de la economía, de las eternas disputas con Occidente".

Según Dündar, Europa debería respetar el resultado del referéndum, pero tener en cuenta también "cuán dividido está el país".

"Turquía no es solamente Erdogan. Los alemanes y europeos debería continuar hablando con la oposición turca. En todo caso, no deben aislar a nuestro país. Eso sería lo peor. Precisamente ahora necesitamos una estrecha relación con nuestros amigos europeos. Necesitamos aún más solidaridad", dijo.

La victoria con un 51,4 % de los partidarios de la reforma constitucional fue todavía más clara en Alemania, donde alrededor de 1,4 millones de turcos con derecho a voto estaban convocados a las urnas.

Así, el 63,2 % de los turcos residentes en Alemania que acudieron a las urnas votaron a favor de la introducción del un régimen presidencialista, frente al 36,8 % que se manifestó en contra de la reforma constitucional, según datos de la agencia de noticias semipública Anadolu.

La participación en Alemania fue de apenas el 50 %.

Entradas populares