Tamaño grande

En peligro la bóveda del fin del mundo.

La 'bóveda del fin de mundo', sin electrónica ni personal para evitar su destrucción El calentamiento global ha provocado que el hie...

viernes, 28 de abril de 2017

En Occidente suelen pensar que los líderes de Corea del Norte son unos "locos", pero todas las medidas tomadas por Kim Jong-un son "acciones lógicas para sobrevivir", explica un experto.



KCNAReuters
Síguenos en Facebook

El comportamiento de Corea del Norte "puede parecer irracional para los forasteros", pero el gobierno de Kim Jong-un está tomando "acciones lógicas para sobrevivir", sostiene Andréi Lankov, experto en Corea del Norte y profesor de la Universidad de Kookmin en Seúl, en un artículo para 'Foreign Policy'.

Según Lankov, en Occidente suelen pensar que los líderes de Corea del Norte son unos "locos" que amenazan a EE.UU. con una guerra nuclear, ejecutan brutalmente a sus propios generales y derrochan una enorme cantidad de dinero en armas nucleares mientras se apegan a un modelo económico fallido.
Locos no: racionalistas duros

Sin embargo, como "una guía para entender" a Corea del Norte, ese enfoque es "simplemente erróneo", y como una guía para la elaboración de políticas hacia Pionyang, "puede ser catastrófico", asevera el experto.

El analista detalla que el sistema de Corea del Norte "puede parecer extraño para nosotros desde el exterior", pero los Kim son unos "supervivientes políticos" y "racionalistas duros", cuyas acciones siempre han tenido un propósito claro: mantener a la familia en el poder. Verlos como locos "no solo es incorrecto, sino también peligroso", advierte el autor del artículo.

Damir SagoljReuters

Los últimos 25 años no han sido fáciles para el Gobierno norcoreano: ha tenido que sobrevivir a la hambruna masiva, a la pérdida de todos los aliados internacionales y a una China cada vez "más renuente", así como a la confrontación con la "superpotencia mundial". En realidad, el hecho de que los Kim lo hayan superado todo debe ser tratado como un signo de su "compromiso racional e implacable", apunta el experto.
Tres amenazas clave

Lankov enumera tres principales amenazas a las que tiene que hacer frente Kim Jong-un, y que explican toda su política.

Un ataque exterior

En este sentido, "la lección más firme" para la familia Kim es "la triste suerte" del líder libio Muammar Gaddafi. Hace una década, los diplomáticos y periodistas estadounidenses, entonces llenos de entusiasmo por el acuerdo del desarme nuclear libio, solían decir que los líderes norcoreanos deberían "aprender las lecciones" de Libia. Y "no hay duda de que lo hicieron", si bien "han sacado conclusiones muy diferentes", escribe Lankov.

Por ese motivo, los líderes norcoreanos están decididos a mantener su desarrollo nuclear y consideran que las armas nucleares son la principal garantía de su seguridad, sostiene el profesor, quien afirma que Kim Jong-un ve el programa nuclear como puramente defensivo, si bien lo combina con una estrategia de "parecer a sus oponentes irracional, volátil y dispuesto a ignorar los costos".

Un golpe militar interno

Kim Jong-un es joven y tiene buenas razones para sospechar que sus generales "tienen sentimientos negativos" hacía él, dada su "embarazosa edad e inexperiencia", señala el experto, quien explica que es por eso que su gobierno ha estado marcado por las "purgas sin precedentesen el Ejército y la Policía".

Ilya PitalevSputnik

Puede ser excesivo, y "es definitivamente brutal", pero "no hay nada irracional en esto", asegura Lankov.

Un levantamiento popular

El analista recuerda que el mayor problema de Corea del Norte es su estancada economía: la brecha de ingresos per cápita entre Corea del Norte y Corea del Sur es "mayor que entre otros dos países que comparten una frontera terrestre", si bien últimamente se ha registrado un "renacimiento económico".

Reuters

Kim Jong-un se basa en la idea de que una combinación de crecimiento económico con una severa vigilancia "mantendrá a su población dócil", lo que en última instancia podría ser una suposición falsa, pero "es razonable", indica Lankov.
Políticas arriesgadas, pero no irracionales

El experto admite que la mayoría de las políticas del Gobierno norcoreano son "inherentemente arriesgadas": la carrera de armamentos nucleares "puede provocar ataques preventivos" de EE.UU.; el "tratamiento duro" de los generales podría hacerlos aún más inclinados a iniciar una conspiración, y las reformas económicas pueden dejar fuerzas sociales "fuera del control" de Kim.

Pero "arriesgado no es irracional", resalta el analista para recordar que hasta ahora, estas políticas han funcionado y puede que sigan haciéndolo, lo que significaría que el mundo "tendrá que vivir con el régimen de la familia Kim durante mucho tiempo".