Tamaño grande

Crear una máquina del tiempo es posible

Un grupo de investigadores afirma que es posible aprovechar la curvatura del espacio-tiempo para viajar al futuro y al pasado en una caja. P...

domingo, 16 de abril de 2017

Estados Unidos está enseñando su «músculo» al mundo. Actualmente vive una alta tensión diplomática con diversos países


Así son las «zonas calientes» de la administración Trump

Actualmente vive una alta tensión diplomática con diversos países
Donald Trump (d), junto al presidente chino - REUTERS
Afganistán

Después de que durante la campaña electoral Donald Trump aludiera al comienzo de la actual intervención armada norteamericana en Afganistán (invasión ordenada por el presidente Bush en 2001) como «un gran error», el presidente parece haber dado un giro copernicano a su pensamiento. La decisión de permitir al Pentágono el uso de la «madre de todas las bombas» para atacar una base de Daesh en Afganistán indica, según los analistas, que el líder político de la superpotencia se ha puesto las charreteraspara intentar ganar la guerra, por el camino más rápido posible.

Estados Unidos tiene presencia militar en Afganistán desde 2001, lo que constituye el conflicto bélico exterior más largo de toda su ya larga historia. La decisión de Obama de retirar las tropas y dejar a Afganistán a su suerte parece haber sido revertida por Trump.
Siria

La intervención norteamericana en Siria, casi desde el comienzo de la guerra civil hace más de seis años, también fue una de las políticas más criticadas por Trump durante su campaña. Muchos de sus rivales quisieron ven en ello también una condescendencia con Rusia, que apoya plenamente al Gobierno de Damasco.

La decisión de bombardear con 59 misiles Tomahawk una base militar de Damasco -como represalia por el uso de armas químicas en una de sus acciones- ha marcado también un punto de inflexión. No o bstante, el ataque norteamericano fue muy medido, y algunas fuentes indican que desde entonces los bombardeos de la alianza comandada por Washington se han visto reducidos.

La Casa Blanca ha puesto dos «líneas rojas»: no a las armas químicas y no a la continuidad del presidente Bashar al Assad.
Somalia

El Gobierno de Estados Unidos ha desplegado un contingente militar en la capital de Somalia, Mogadiscio, para participar en el entrenamiento y equipamiento de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) en la lucha contra los rebeldes yihadistas. Se trata del primer despliegue militar de Estados Unidos en Somalia -más allá de una pequeña unidad de asesores en antiterrorismo- desde 1993, cuando el Ejército se retiró después de que 18 soldados de las fuerzas especiales estadounidenses murieran en un choque contra una milicia somalí.
Eje Corea Norte/Sur/China

La reciente llegada del magnate republicano a la Casa Blanca ha ido acompañada de un aumento de la tensión en la península coreana. En el marco de su primer encuentro con el presidente chino, Trump dijo a Pekín que una colaboración en el desarme de Pyongyang podría favorecer «un acuerdo comercial beneficioso» entre las dos potencias; pero advirtió que en caso contrario «Estados Unidos actuará solo» en su intención de desarmar al régimen comunista de Pyongyang, poseedor de la bomba atómica. La declaración ha disparado los nervios en la región.
Rusia

La declaración de Putin de que si Estados Unidos tiene la «madre de todas las bombas» Rusia tiene en cambio el «padre de todas ellas» se enmarca en la guerra dialéctica disparada entre Moscú y Washington, desde que Trump lanzase el bombardeo sobre el aeropuerto militar en Siria. El presidente ruso, que parece haber encontrado en el nuevo inquilino de la Casa Blanca -Donald Trump- la horma de sus zapatos, ha llegado incluso a anunciar en público que las relaciones entre las dos potencias «están en su peor momento desde los años de la Guerra Fría»
JAVIER ANSORENA