Tamaño grande

Cassini graba las tormentas gigantes de la superficie de Saturno

Cassini graba las tormentas gigantes de la superficie de Saturno La sonda Cassini  realizó con éxito el primer vuelo entre los anillos de Sa...

domingo, 16 de abril de 2017

Las fuerzas de seguridad iraquíes lanzaron este domingo un nuevo asalto sobre el barrio viejo de la ciudad de Mosul

Fuerzas iraquíes inician un nuevo asalto contra el Daesh en la ciudad vieja de Mosul

Según las últimas informaciones, la Policía iraquí ha conseguido avanzar 200 metros hacia la mezquita de Al Nuri
Imagen de la ciudad de Mosul - AFPEUROPA PRESS

Las fuerzas de seguridad iraquíes  lanzaron este domingo un nuevo asalto sobre el barrio viejo de la ciudad de Mosul en un nuevo intento de reactivar la operación para liberar el que hasta octubre era el principal bastión de Estado Islámico en el país.

Según las últimas informaciones, la Policía iraquí  conseguió avanzar 200 metros hacia la mezquita de Al Nuri, un lugar de gran importancia simbólica al tratarse del sitio donde el líder de Estado Islámico, Abú Bakr al Bagdadi, proclamó el califato de la organización sobre Siria e Irak.

El de hoy es el primer avance de envergadura desde hace cuatro semanas, cuando las fuerzas iraquíes se vieron obligadas a detener su avance debido a las numerosas bajas civiles que estaban provocando los bombardeos de apoyo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

«Ahora mismo la ciudad vieja de Mosul está bajo asedio total», ha declarado el portavoz del Mando Conjunto de Operaciones de Mosul, el general de brigada Yahia Rasul, quien ha indicado que todas las vías de comunicación entre el centro y los 17 barrios con los que conecta en oeste de la ciudad, dominado por los yihadistas, están completamente cortadas, según declaraciones recogidas por el portal de noticias Iraqui News.

Rasul confirmó que las fuerzas iraquíes están ya muy cerca del minarete inclinado de la mezquita, aunque hay una dura resistencia yihadista que están recurriendo a motocicletas bomba, más manejables en los estrechos callejones del centro de la ciudad, para mantener a raya a las tropas.