Nueva grieta en Groenlandia

Después de examinar las imágenes satelitales tomadas a Groenlandia durante varios años, Stef Lhermitte, científico de la Universidad Tecnológica de Delf (Holanda), identificó una nueva grieta en una de sus serranías más importantes, el glaciar Petermann.

Estudios afirman que el deshielo está sucediendo más rápido de lo esperado. / Eider Palmou - Flickr

Este descubrimiento no sólo pone en evidencia el rápido deshielo que está sufriendo la isla, sino que prende las alarmas frente a un futuro aumento del nivel del mar que podría perjudicar al mundo entero.

El glaciar Petermann, localizado en el Ártico, es una de las capas de hielo más importantes de la región. Entre el 2010 y el 2012 había empezado a perder pedazos de hielo tan grandes como Manhattan y tan profundas como el Gran Cañón, por lo que los científicos temen que con la nueva grieta identificada las consecuencias puedan ser peores.

De hecho, la nueva grieta en el Petermann está ubicada justo en el centro de la plataforma, en lugar de a un lado, donde generalmente comienzan, lo que ha llevado a los investigadores a concluir que puede estar relacionada con aberturas más antiguas. Algunos científicos, al ver las imágenes presentadas por Lhermitte, afirmaron que, si el glaciar se rompe, el resultado será una nueva isla flotante y en deshielo que puede alcanzar entre los 80 y 112 kilómetros cuadrados.

Pero la alarma por el deshielo de Groenlandia no termina ahí. Justo el mismo día que Lhermitte trinó su descubrimiento, un estudio publicado por la Unión Geofísica Estadounidense concluyó que parte del hielo interior de la isla también se está derritiendo rápidamente.

Para llegar a esta conclusión, el equipo de investigadores usó un método conocida como gravimetría, que permite obtener una imagen de alta calidad de la tierra por debajo. En este caso, los científicos analizaron una plataforma de hielo de Groenlandia que se suele mover rápidamente y es conocida como Jakobshavn Isbrae. Las mediciones de la gravedad les permitieron alcanzar la altura local de la subsuperficie con mayor exactitud que la previamente conocida.

Así, encontraron que el canal debajo del hielo no tiene una forma simétrica, sino que en la parte norte la depresión es más profunda que en la parte sur y que esta depresión es entre 300 y 400 metros más profunda de lo que se pensaba anteriormente. Lo que indica que el deshielo está ocurriendo a una velocidad mucho mayor de lo que se pensaba.

“El hielo de Groenlandia es una gran analogía para el clima de la Tierra. Tiene inercia, lo que significa que actúa lentamente, pero una vez que se pone en marcha es difícil de parar. Cuando la capa de hielo de Groenlandia comienza a ceder, puede tomarle un tiempo derretirse pero es imposible de detener”, afirmó el periódico The Guardian para dimensionar la magnitud del asunto.

La analogía que hace este diario inglés tiene mucho de cierta, pues se ha estimado previamente que alrededor de 270 gigatoneladas de agua se están derritiendo anualmente en Groenlandia. Una cifra que no se puede ignorar. Sobre todo cuando se sabe que 150 millones de personas viven a menos de un metro del nivel del mar a nivel mundial.

Entradas populares