Tamaño grande

Tras más de un mes de protestas y manifestaciones sostenidas, la represión del gobierno de Maduro contra la sociedad civil venezolana raya en niveles de horror.

Newsweek en español: Las calles de Venezuela lloran sangre Tras más de un mes de protestas y manifestaciones sostenidas, la represión del go...

jueves, 27 de abril de 2017

Pekín tiene un plan para intentar reducir la tensión creciente que se está viviendo en la península coreana.


China propone un plan para reducir la tensión en la península coreana


La tensa situación de la región ha empeorado aún más tras los ejercicios militares de EE.UU. y Corea del Sur. En respuesta, Pionyang ha amenazado con "un ataque sorprendente y preventivo".

Shao Yuanming, subjefe del Estado Mayor Conjunto de la Comisión Militar Central de China, durante la Conferencia de Seguridad Internacional de Moscú.
Ilya PitalevSputnik
Síguenos en Facebook

Pekín tiene un plan para intentar reducir la tensión creciente que se está viviendo en la península coreana. El Gobierno chino ha propuesto a Corea del Norte suspender sus actividades de desarrollo de armas nucleares, al mismo tiempo que ha pedido a EE.UU. y Seúl hacer un gesto y cesar los ejercicios militares a gran escala que están llevando a cabo últimamente. Así lo ha afirmado el subjefe del Estado Mayor Conjunto de la Comisión Militar Central de China, Shao Yuanming, en su intervención en la Conferencia de Seguridad Internacional de Moscú.

"China ha presentado una propuesta de suspensión simultánea de los esfuerzos de Corea del Norte para desarrollar armas nucleares y misiles y también de los ejercicios militares de Corea del Sur y EE.UU.", ha detallado Shao Yuanming, citado por RIA Novosti.

Asimismo, la parte china "ha planteado la idea de una promoción simultánea de desnuclearización de la península coreana y de creación de un mecanismo de paz allí", ha añadido el subjefe del Estado Mayor.

Desde hace unas semanas, la península coreana vive una escalada de tensión debido a las últimas acciones emprendidas por la Administración estadounidense y la persistencia de Pionyang en seguir adelante con su programa nuclear.
La siempre difícil situación de la región ha empeorado aún más tras unas maniobras militares a gran escala realizadas por EE.UU. y Corea del Sur, en respuesta a las cuales Pionyang hizo unas declaraciones en las que sostenía que no tiene miedo a una guerra contra Washington y que no tenía dudas de que saldría victorioso de ella, al mismo tiempo que amenazaba con "un ataque sorprendente y preventivo".