Tamaño grande

La isla que estos días amenaza Kim Jong-un se mantuvo bajo bandera española hasta junio de 1898. Ese mes, sus defensores se rindieron a los ...

domingo, 16 de abril de 2017

Pionyang comenta el lanzamiento del misil fallido.

Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Norte señalan que el lanzamiento "sirve para aumentar las capacidades de las fuerzas de disuasión nuclear de nuestro país".

Kim Hong-JiReuters
Síguenos en Facebook

Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Norte han comentado los informes sobre el último lanzamiento de un misil. El lanzamiento no fue anunciado "oficialmente",  señaló el adjunto del Primer Departamento de Europa del Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Norte, Kim Jong-ho, citado por RIA Novosti.

"E incluso si lo hemos llevado a cabo, es un proceso ordinario que sirve para aumentar las capacidades de las fuerzas de disuasión nuclear de nuestro país, y no hay nada sorprendente en esto",  agregó.

"Las medidas para mejorar las fuerzas nucleares son medidas para la autodefensa de nuestro país y constituyen esfuerzos para garantizar la paz y la seguridad en la Península coreana", ha enfatizado el diplomático, que también ha resaltado que tales medidas "son un derecho legítimo de un Estado soberano".

El Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur y, posteriormente, el Pentágono informaron este sábado que el lanzamiento no se había realizado con éxito. Desde el Mando Pacífico de EE.UU. señalaron que los militares "detectaron y monitorizaron lo que, según estimamos, fue el lanzamiento de un misil por parte de Corea del Norte, a las 21:21 GMT. Según el cuerpo, el misil explotó inmediatamente después del lanzamiento.

El lanzamiento se produjo unas horas antes de la llegada del vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, a Seúl en visita oficial en el marco de su gira de 10 días por Asia.

Se trata del segundo lanzamiento de un misil desde esta área que se produce recientemente. El pasado 5 de abril Corea del Norte lanzó desde Sinpo el misil balístico de medio alcance Pukkuksong-2 (KN-15). El vuelo duró 9 minutos y cubrió 60 kilómetros, a una velocidad máxima de 189 km/h.
La prueba se produce durante la escalada de tensión en la península coreana debido a las acciones emprendidas por la Administración de Donald Trump y la persistencia de Pionyang en lo que concierne a su programa nuclear.