Venezuela: La Iglesia católica no se ha salvado de la arremetida de "los colectivos chavistas".

El cardenal de Caracas exige a Maduro desmantelar sus «colectivos» armados

Ya van 7 muertes en las protestas. La oposición continúa con las marchas hasta recuperar el orden constitucional roto
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro - EFE

El Cardenal de Caracas, Jorge Urosa Savino, exigió al régimen de Nicolás Maduro que desactive a las bandas armadas conocidas como los «colectivos» que atacan a los manifestantes en las protestas, que han dejado 7 personas muertas y decenas de heridos en una semana.

Las víctimas de la represión han sido identificadas como Brayan Principal, de 14 años, Gruseny Antonio Calderon, de 32 años, Miguel Angel Colmenares, de 31 años. Los tres primeros murieron en Barquisimeto, del estado Lara, y Jairo Ortiz, de 19 años, ocurrió en Carrizales y Daniel Queliz, de 21 años, asesinado en Valencia.

Tras el ataque que sufrió el arzobispo de Caracas este Miércoles Santo durante la eucaristía en la Basílica Santa Teresa, el cardenal dio una rueda de prensa en la que denunció la «represión desmedida» del régimen contra las protestas de la oposición.


El cardenal Urosa se refirió a los colectivos: «Esas bandas civiles armadas son ilegales e incurren en delitos, y el gobierno no puede seguir amparando a esos grupos que no tienen ninguna autoridad».

Urosa ha manifestado que esos grupos «actúan con mucha impunidad» y «siempre en apoyo a actividades o acciones del gobierno. Eso debe cesar y esa gente debe ser llevada a los tribunales y sentenciada», subrayó.

La tensión política se trasladó a los templos, a pesar de que Maduro ha decretado feriada toda la Semana Santa. Los feligreses han combinado su fe religiosa con las protestas convocadas por la oposición y el parlamento para exigir elecciones generales, la liberación de presos políticos y el respeto a la constitución. Llevan el rosario y el crucifijo pero también van envueltos con la bandera nacional.

En las misas gritaron este miércoles: «¡Libertad, Libertad y Libertad!» al terminar la homilía del Cardenal Urosa cuando irrumpió el colectivo chavista antes de comenzar la procesión del Nazareno de San Pablo.

Los gritos y empujones, de lado y lado, entre chavistas y opositores al interior de la Basílica Santa Teresa aumentó la tensión del acto religioso. El Arzobispo Urosa tuvo que salir escoltado por policías. Su plegaria de «resolver nuestros conflictos de manera pacífica y democrática», fue escuchada porque no se reportaron lesionados a pesar de los golpes y puños que se repartieron ese día.

El Nazareno de San Pablo es una emblemática imagen de Cristo cargando la cruz, tallada en madera, que data del siglo XVII. Cada Miércoles Santo es llevado en hombros por las calles del centro de Caracas.

Venezuela arde por los cuatro costados con las protestas. En San Cristóbal, capital del estado fronterizo de Táchira, los templos amanecieron hoy con pintadas en rojo que decían «Muerte a los curas», denunció la diócesis regional.

Este jueves las marchas y concentraciones se celebraron en cada uno de los 335 municipios del país, bien en las plazas o centros comerciales, para dispersar y atomizar los focos de los cuerpos de seguridad, dijo el vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara.

Todos se preparan para la denominada «megamarcha» del próximo miércoles del 19 de abril, que en Caracas podría reunir a más de un millón de manifestantes.

Entradas populares