Tamaño grande

La declaración de Anonymous está basada en una serie de recientes descubrimientos de la agencia espacial estadounidense. La galaxia NGC 1097...

lunes, 8 de mayo de 2017

Cirujanos plásticos de un hospital de Xi'an, capital de la provincia noroccidental china de Shaanxi, han trasplantado con éxito una oreja regenerada del brazo de un paciente a la cabeza.

Cirujanos chinos trasplantan oreja regenerada de brazo a cabeza


Cirujanos plásticos de un hospital de Xi'an, capital de la provincia noroccidental china de Shaanxi, han trasplantado con éxito una oreja regenerada del brazo de un paciente a la cabeza.

El paciente, cuyo apellido es Ji, sufrió graves lesiones en el lado derecho de la cara y perdió la oreja derecha en un accidente de tráfico hace más de un año.

Como era imposible regenerar otra oreja sobre la cicatriz, Guo Shuzhong, un cirujano plástico del primer hospital afiliado de la Universidad Jiaotong de Xi'an, decidió "plantar" una oreja en el antebrazo de Ji y después se la trasplantó a la cabeza.

La cirugía plástica se dividió en tres etapas. En la primera se colocó un expansor de piel en el antebrazo derecho de Ji, en la segunda los médicos extrajeron cartílago de una costilla de Ji y le dieron forma para hacer la nueva oreja. El cartílago fue entonces introducido bajo la piel expandida del brazo del paciente, lo que permitió que la nueva oreja creciese.

Guo y sus colegas realizaron la tercera etapa de la cirugía plástica el miércoles, cuando trasplantaron con éxito la oreja a la cabeza de Ji usando técnicas microquirúrgicas. La operación duró siete horas.

Después de la cirugía, la oreja tenía color rosado a la luz de la lámpara de la sala de operaciones. Guo y sus colegas escucharon el sonido del flujo sanguíneo usando un detector de vasos sanguíneos Doppler, lo que les indicó que la cirugía había sido exitosa.

Guo dijo que la cirugía fue muy difícil porque tuvieron que trasplantar la oreja regenerada a un lugar apropiado en la cabeza en el que pudiese recibir un flujo sanguíneo adecuado para asegurar el funcionamiento normal después de la intervención.

El paciente se encuentra estable y será dado de alta del hospital dentro de unas dos semanas, cuando la oreja nueva pueda funcionar normalmente.

Guo y sus colegas también utilizaron la tecnología de impresión en 3D para hacer que la oreja regenerada fuese más realista. Este equipo médico crea orejas regeneradas para alrededor de 500 niños cada año.