Tamaño grande

Temen que se abra la caja de Pandora y que aparezcan conflictos armados imposibles de atajar en caso de la aparición de armamento autónomo ...

sábado, 13 de mayo de 2017

Decenas de empresas y hospitales en todo el mundo han sido afectados por el masivo ataque cibernético que empezó el pasado viernes.

Nissan y Renault suspenden la producción en varias fábricas tras el ciberataque global

Jean Christophe VERHAEGEN / AFP
Síguenos en Facebook

Varias fábricas de Renault en Francia y al menos una planta de Nissan en el Reino Unido han suspendido su funcionamiento tras el masivo ataque cibernético global que se inició el viernes 12 de mayo y que también ha afectado a esas compañías, que forman una alianza estratégica.

"[La suspensión] forma parte de las medidas de protección tomadas para prevenir la difusión del virus", informa el portal France Info citando al portavoz de la Renault, la mayor compañía automotriz de Francia.

Todavía se desconoce la lista completa de las instalaciones de Renault afectadas, pero se sabe que una de las plantas que suspendió la producción es la que la compañía tiene en Sandouville, en la región de Alta Normandía. Renault se ha convertido en la primera víctima francesa de un ataque que ya se ha extendido por todo el mundo.

Por su parte, Nissan ha confirmado que su instalación en la localidad de Sunderland está entre las víctimas del ataque. "Igual que muchas otras organizaciones, nuestra planta en el Reino Unidos ha sido objetivo del ataque malicioso, que afectó nuestros sistemas la noche de viernes. Nuestros equipos están trabajando para resolver el problema", ha asegurado el portavoz de Nissan citado por el portal Chonicle.Live.
Este viernes, al menos 74 países se vieron afectados por unos 45.000 ataques de un programa informático malicioso que encripta las computadoras y solicita dinero para desbloquearlas.
El virus informático, que en un principio parecía afectar aisladamente hospitales del Reino Unido, se esparció a decenas de países, entre ellos EE.UU., Canadá, China, Italia y Rusia.
Se trata de WannaCry, un programa informático cuyo objetivo es 'secuestrar' los archivos de una computadora para posteriormente pedir su 'rescate' a los usuarios a cambio de una suma de dinero.