Tamaño grande

«Hernán Cortés liberó a las tribus mexicanas de la tiranía del Imperio azteca» Una de las ilustraciones incluidas en «Los Invencible...

domingo, 28 de mayo de 2017

Kim Jong-un, supervisó la prueba de un nuevo sistema de defensa antiaérea y ordenó empezar su producción en masa.

Corea del Norte prueba un nuevo sistema de defensa antiaérea. El líder norcoreano, Kim Jong-un,  asistió al evento y  alabó a los militares del país por mejorar las capacidades del arma nueva.

KCNA
Síguenos en Facebook

El líder norcoreano, Kim Jong-un,  supervisó la prueba de un nuevo sistema de defensa antiaérea y ha ordenado empezar su producción en masa, informa la Agencia Telegráfica Central de Corea del Norte (KCNA) citada por Reuters.

La agencia no ha precisado las características del arma nueva ni la fecha del ensayo, pero ha asegurado que fue organizado por la Academia de Ciencias de la Defensa Nacional, presuntamente responsable de desarrollar misiles balísticos.
"Como si fuera un bosque"

El líder norcoreano ha alabado a los altos militares y ha destacado que "en comparación con el año anterior han mejorado las capacidades de detección, seguimiento y destrucción de los objetivos".

Kim Jong-un también ha mandado producir el nuevo sistema antiaéreo "en las cantidades máximas posibles, para que cubra todo el territorio del país como si fuera un bosque" y "disipe las ilusiones del enemigo sobre su dominación en el aire".

KCNA ha aclarado que el líder norcoreano estuvo acompañado de varios altos funcionarios. Entre ellos la agencia mencionó al exgeneral de la Fuerza Aérea Ri Pyong-chol y al científico de cohetes Kim Jong-sik, considerados dos de sus tres hombres favoritos relacionados con el programa de misiles.
En los últimos meses, la península coreana vive una escalada de tensión debido a la persistencia de Pionyang en seguir adelante con su programa nuclear y a sus reiterados lanzamientos de misiles balísticos.
Corea del Norte efectuó el último lanzamiento el 21 de mayo. El misil balístico de alcance medio Pukguksong-2 superó una distancia de 500 kilómetros y cayó en el mar de Japón.
En respuesta, Estados Unidos envió un tercer grupo de combate encabezado por portaviones a la región del Pacífico para contener a Pionyang.