La Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) planea enviar una nave espacial robótica a Phobos y Deimos, las lunas de Marte, para explorar sus superficies y traer muestras a la Tierra.

Japón traerá muestras de las lunas de Marte en una misión de 9 años



La misión MMX (Martian Moons Exploration) se desarrollará a lo largo de la década de 2020 y se encargaría de dos objetivos principales. El primero sería ayudar a los científicos a determinar los orígenes de Phobos y Deimos, que ha sido objeto de debate durante algún tiempo. Mientras que algunos creen que estas lunas son asteroides cautivos por la gravedad de Maryte, otros han argumentado que fueron creados cuando fragmentos eyectados del Planeta Rojo —debidos a impactos gigantes en la superficie— se unieron.

“MMX aterrizará en Phobos y adquirirá muestras de por lo menos 10 gramos de más de 2 cm por debajo de la superficie. El análisis de muestras devueltas a la Tierra aclarará la naturaleza del asteroide que condujo a la formación de la luna. Las observaciones de Deimos se limitarán a la proyección de imágenes, pero combinadas con los datos del terreno que se obtendrán para Phobos, deberíamos ser capaces de restringir su origen de manera sustancial”, declaró a Universe Today Masaki Fujimoto, profesor del Instituto de Ciencias Espaciales y Astronáuticas (ISAS) de JAXA y el jefe de equipo de la misión MMX.

El segundo objetivo se centra en la caracterización de las condiciones en y alrededor de las lunas de Marte. Esto incluye los procesos de superficie de Phobos y Deimos, la naturaleza del entorno en el que orbitan y la dinámica global y temporal de la atmósfera de Marte, es decir, el polvo, las nubes y el vapor de agua.

“Los cuerpos sin aire como los asteroides están expuestos a procesos de meteorización espacial“, dijo el Fujimoto. “En el caso de Phobos, un evento de impacto en la superficie libera muchas partículas de polvo. A diferencia de un asteroide en el espacio interplanetario, las partículas de polvo no se perderán simplemente, sino que girarán alrededor de Marte y regresarán y golpearán la superficie de Phobos. Esto se considera como la razón por la que Phobos tiene una capa de regolito muy gruesa. Conocer este proceso es conocer mejor los atributos de las muestras que lleguen a la Tierra”.

Otro objetivo importante de esta misión es aprender más sobre pequeños cuerpos procedentes del Sistema Solar exterior. Como planeta rocoso más externo, la órbita de Marte marca la frontera entre los planetas terrestres -que tienen superficies sólidas y atmósferas variables- y los gigantes de gas y hielo del Sistema Solar exterior que tienen atmósferas muy densas.

Debido a esto, estudiar las lunas de Marte, determinar su origen y aprender más sobre el ambiente orbital marciano podría enseñarnos mucho sobre la evolución del Sistema Solar. Esta misión no sólo ofrece oportunidades para estudiar cómo se formaron los planetas como Marte, sino también el proceso por el cual los materiales primordiales fueron transportados entre los sistemas solares interiores y exteriores durante su historia temprana.

“Estos pequeños cuerpos eran las cápsulas de suministro de agua desde el exterior de la Línea Helada hasta la Zona Habitable del sistema solar, donde se encuentra nuestro planeta. La Tierra nació seca y necesitó la entrega de agua para que su habitabilidad se activase. Es probable que una de las entregas (fallidas) condujo a la formación de Fobos, y el análisis de la muestra nos describirá su composición”.

“Éste es obviamente el caso cuando la idea de la captura resulta ser correcta. Incluso en el caso del impacto gigante, se considera que la escala del impacto no es demasiado gigantesca para alterar completamente los materiales, lo que implica que el análisis de la muestra nos diría algo sobre el asteroide impactador“, comentó este científico.

La sonda está programada para lanzarse en septiembre de 2024, aprovechando el hecho de que la Tierra y Marte estarán en el punto más cercano entre sí en sus órbitas en este momento. Llegará alrededor de Marte en 2025, llevará a cabo sus estudios por un período de tres años, y luego regresará a la Tierra en julio de 2029. En su destino, se basará en una serie de instrumentos científicos para realizar exploraciones y obtener muestras.

stos instrumentos incluyen un Espectrómetro de Neutrón y de Rayos Gamma (NGRS), un Espectrómetro Infrarojo cercano (NIRS), una Cámara Multicanal deGran Angular (WAM), una Cámara Telescópica (TL), un Monitor de Polvo Circum-Marciano (CMDM), analizador de espectro de masas (MSA), y un instrumento de detección y medición de la luz (LIDAR).

Entradas populares