Tamaño grande

. Solar Eclipse in Depoe Bay, Oregon, U.S. August 21, 2017. Location coordinates for this image are 44º48’35” N 124º3’43” W. REUTERS/Mike ...

sábado, 20 de mayo de 2017

Pulgasari: versión comunista de Godzilla

Pulgasari: el primo socialista de Godzilla con que el régimen norcoreano quedó en ridículo

Kim Jong-il, padre del actual dictador de Corea del Norte, supervisó en todo momento el proyecto e incluso quiso que figurase en los créditos de la misma como productor ejecutivo. El director de la cinta se pasó años secuestrado en el país
CÉSAR CERVERA - C_Cervera_M

En los bajos fondos del cine, aquellos que dieron luz a maravillas del cine cutre como «Troll 2», «Los payasos asesinos del espacio exterior» y «Bárbaros», destaca una joya llamada Pulgasari. El film ambientado en Corea cuenta la historia de un rey malvado que se dedicaba a matar, encarcelar y torturar a sus súbditos hasta que el pueblo obrero y vengativo –he aquí la proclama política– decide castigarlo.

La trama central de la película consiste en que uno de los presos del rey, en la soledad de su celda, modela una especie de muñeco con arroz similar a una lagartija para regalar a su hija, con el deseo de un mañana mejor para su familia y el pueblo. Tras el fallecimiento del artesano en la cárcel, su hija guardó el muñeco como recuerdo de su padre hasta que un día cayó una gota de sangre de la chica sobre el muñeco de arroz de modo que le dio vida y empezó a comer todo el metal que encontraba, haciéndose cada vez más grande. Pulgasari, empezó a defender los ideales del pueblo enfrentándose contra las tropas del rey hasta terminar por liderar una batalla final del pueblo contra el imperio.
Korea News Service via AP Images

En resumen, la película es una especie de versión de «Godzilla» a lo norcoreano, de hecho, tanto Teruyoshi Nakano como personal de la productora japonesa Tōhō participaron en la creación de los efectos especiales de la película. Dirigida por el director surcoreano Shin Sang-ok, el cual estuvo retenido en Corea del Norte obligado a rodar películas con cierto aire propagandista hasta que en 1986 consiguió saltar la valla hacia el sur. Es una de las pocas que el gobierno norcoreano permitió la proyección en Corea del Sur fruto de un intercambio cultural entre las dos Coreas, y en otros países como Japón y Estados Unidos. A pesar del valor propagandístico de la película, para la posteridad Pulgasari es recordado por su aire cutre y sus efectos especiales malos.

Kim Jong-il, padre del actual dictador de Corea del Norte, supervisó en todo momento el proyecto e incluso quiso que figurase en los créditos de la misma como productor ejecutivo. Gracias a su intervención el rodaje contó con la participación de hasta 10.000 soldados de su ejército como extras de las multitudinarias batallas que ocurren a lo largo de la película. La intención del régimen era exaltar la importancia de la mano de obra y esfuerzo obrero, así como desprestigiar la Monarquía como sistema político.