Tamaño grande

Tras más de un mes de protestas y manifestaciones sostenidas, la represión del gobierno de Maduro contra la sociedad civil venezolana raya en niveles de horror.

Newsweek en español: Las calles de Venezuela lloran sangre Tras más de un mes de protestas y manifestaciones sostenidas, la represión del go...

martes, 9 de mayo de 2017

Trump parece haberse acercado ahora a la línea dura hacia Cuba de otros miembros de su partido, como el senador republicano Marco Rubio


Donald Trump, descendiendo del Air Force One - REUTERSEFE

La política hacia Cuba del presidente de EEUU, Donald Trump, tendrá «importantes diferencias» con respecto a la de su predecesor, Barack Obama, al poner un «mayor énfasis» en los derechos humanos, según ha informado un alto funcionario del Departamento de Estado.

El Gobierno de Trump está todavía inmerso en la «revisión integral» de la política estadounidense hacia Cuba que inició tras su llegada al poder en enero, recordó el secretario adjunto de Estado de EE.UU. para Latinoamérica en funciones, Francisco Palmieri.

«A medida que avanzamos en esa revisión sospecho que emergerán importantes diferencias en cómo este Gobierno planea afrontar la situación en Cuba (respecto a la Administración anterior)», añadió Palmieri durante la Conferencia de las Américas que se celebra anualmente en el Departamento de Estado.

«Una de las áreas que va a ser una gran prioridad será asegurarnos de que Cuba hace avances más sustantivos hacia un mayor respeto de los derechos humanos en el país. Esa es, ciertamente, una área donde veremos un mayor énfasis cuando la revisión se complete», concluyó el funcionario.

La revisión se refiere al proceso de normalización de relaciones bilaterales iniciado por Obama a finales de 2014, incluida la decisión de retirar a Cuba de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo que elabora el Departamento de Estado y que conllevaba la imposición de sanciones.

A comienzos de febrero, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, adelantó que el Gobierno de Trump dará prioridad a los derechos humanos en la «revisión completa» que está haciendo de la política estadounidense hacia Cuba.

Desde entonces ha habido pocas noticias sobre avances en esa revisión, y no se ha informado de ningún contacto entre el Gobierno de Trump y el del presidente cubano, Raúl Castro.

Durante el proceso de elecciones primarias en 2015 y 2016 en Estados Unidos, Trump fue el único aspirante republicano a la presidencia que apoyó la política de apertura hacia Cuba. Pero, en su búsqueda de votos en Florida en las elecciones generales, Trump prometió que «revocaría» las medidas ejecutivas del presidente Obama «a no ser que el régimen de los Castro» restaurara «las libertades en la isla».

El mandatario parece haberse acercado ahora a la línea dura hacia Cuba de otros miembros de su partido, como el senador republicano Marco Rubio, quien ha animado a Trump a «recalcular las concesiones que se han hecho a la dictadura cubana», durante otro discurso en la Conferencia de las Américas.