Tamaño grande

Tras más de un mes de protestas y manifestaciones sostenidas, la represión del gobierno de Maduro contra la sociedad civil venezolana raya en niveles de horror.

Newsweek en español: Las calles de Venezuela lloran sangre Tras más de un mes de protestas y manifestaciones sostenidas, la represión del go...

viernes, 19 de mayo de 2017

Un científico ruso sostiene que no debería haber ningún conflicto entre religión y ciencia ya que ambas se basan en principios similares.



Foto ilustrativa
Síguenos en Facebook

Vladímir Bogachev, doctor de Ciencias Físicas y Matemáticas y profesor de la Universidad Estatal de Moscú, asegura en un artículo en el portal Afisha Daily que no ve contradicciones insolubles entre la religión y ciencia, dado que en ambas suelen explicar sus postulados basándose en métodos empíricos.

"Las dudas acerca de la existencia de Dios se explican por un desinterés hacia los hechos, las pruebas experimentales y la lógica, y no al revés", afirma el científico.
Un profesor justifica la existencia de Dios con las matemáticas

Al comentar el tradicional conflicto entre fe y religión, Bogachev, sostiene que uno de los principios más importantes de la religión coincide con los del campo científico. Así, opina que los creyentes buscan probar los postulados religiosos por la vía empírica de la observación, ya que uno de los fines de la vida espiritual es alcanzar evidencias a través del conocimiento otorgado por la experiencia vital propia y de la gente que nos rodea.

Según él, esto acerca a la religión a los principios básicos de muchas ciencias experimentales, como la química y física, aunque no tanto a las matemáticas, que se basa en consideraciones más "especulativas".

Bogachev considera érronea la creencia de que la fe es algo que no necesita de confirmación. Al contrario, el científico mantiene que para tener un "profunda base de fe", los creyentes deben tratar de probarla sobre evidencias personales.

Además, el matemático comenta que entre la comunidad científica no está bien visto hacer demonstraciones de religiosidad, y defiende la compatibilidad de la ciencia con la fe, recordando la armonía existente con otras manifestaciones del espíritu humano como la música.