A 402 kilómetros sobre la superficie del planeta, hay mil frascos llenos de moscas de la fruta orbitando en la Estación Espacial Internacional, el primer laboratorio en el espacio exterior.



La nave Space X fue enviada al espacio a las 5:55 hora del este (ET). / NASA

Junto a otros implementos necesarios para adelantar una serie de investigaciones científicas, las moscas viajaron en la tarde del pasado viernes desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida. Iban empacadas en 50 cajas, unidas entre sí por dos bandejas de cartón y amarradas “como un regalo”, según describió en un blog de la NASA Cristina Cheung, una de las investigadores involucradas en el estudio.

A bordo de la nave Space X Dragon, las moscas se dirigieron a la Estación Espacial como parte de una investigación sobre los efectos adversos de la microgravedad en el corazón de los animales. La idea es establecer un modelo replicable en humanos, que permita determinar los mecanismos celulares y genéticos que causan problemas cardíacos en los vuelos espaciales.

“La información que podamos obtener en este experimento será crucial para entender y prepararnos mejor para viajes espaciales de larga duración, así como para desarrollar tratamientos aquí en la Tierra”, escribió Cheung.

Las 5.000 moscas adultas necesarias para el experimento se dividieron en dos grupos, que serán monitoreados por equipos de investigadores tanto en la Tierra como en el espacio.

Entradas populares

Imagen

El Cáncer De Estómago