Tamaño grande

Protesta en Caracas / AFP PHOTO / FEDERICO PARRA Bajo fuerte tensión, Venezuela inició a las 6 de la mañana este miércoles una huelga de 48...

viernes, 9 de junio de 2017

"Activación del androide completada-".

    Resultado de imagen para androides del futuro
Un rayo de luz que entraba por la escotilla empotrada en una de las paredes del recinto, iluminaba claramente una superficie igual a su diámetro, y el resto de la habitación muy tenuemente, pero lo suficiente, para permitir observar y clasificar los objetos presentes.

En el pequeño recinto una figura femenina exhibiendo un simétrico cuerpo, impulsaba con un fuerte movimiento de cabeza hacia atrás, una abundante cabellera de fibra artificial de color negro, con la intención de concentrarlo para tomarlo en sus manos y recogerlo hacia la nuca. La bella mujer dirigía unos enormes ojos color violeta, hacia todos lados, con la intención de observar y grabar cada detalle del pequeño habitáculo. Su conciencia cibernética soportaba la sensación, de que el entorno no era peligroso para su integridad.

Procesando el momento en tiempo real, comenzó un breve recorrido por el lugar, impulsada por un afán de curiosearlo todo.

Se acercó a la escotilla de salida, empotrada en el centro de una de las paredes metálicas y trató de abrirla, pero en vano, ya que estaba asegurada por un mecanismo electrónico que lo impedía. Era una puerta hermética, que para poder ser abierta, se hacía necesario conocer la clave de cuatro dígitos asignada . Esta se introducía a través de un teclado digital dentro y afuera del recinto.

Miró nuevamente a su alrededor y reparó de nuevo en el haz de luz que iluminaba la habitación y no pudo resistirse al impulso, que la llevó a dar un vistazo a fondo a través de la ventana, que permitía su intrusión. La vista era muy limitada, se podían advertir algunas estructuras frontales cuadradas, con ojos de pescado, similares a la que en ese momento le permitían observar el mundo, más allá de las cuatro paredes pintadas de color blanco.

Se quedó de pie, en medio de la habitación, con toda la capacidad del sistema cognitivo alerta.
Emitió un suspiro o algo parecido. Este acto tan sencillo la tranquilizaba. Sensación que analizaba como algo agradable después de lo desagradable. El acto le permitía airear un poco su sistema puesto a prueba en estos momentos. Lo destacaría en su memoria, como cuando se subraya una palabra, para tenerlo a mano en el momento en que sintiera la necesidad de ello. La palabra desasosiego y su significado se asentó cómodamente en su "consciencia".

Después de un rato de deambular por la estrecha estancia, su fino sistema auditivo, captó unos ruidos causados por los movimientos al otro lado de la puerta escotilla.

Esta cuando la jalaron dejó entrar una especie de presión de aire, estimulando su sistema sensorial de pies a cabeza e interpretado en su "memoria" como descompresión.

Ante sus grandes ojos aparecieron dos trajes blancos, con un contenido que descifró como humanos, según la información que se hacía más clara cuando se acercaron a un metro de distancia.
Uno de ellos pronuncio en voz alta algunas palabras dirigidas a un pequeño aparato en su mano derecha, que el robot no tomó para si, ya que todavía no tenía conciencia de su "yo":

-"Activación del androide completada-".

Luis Tejada Yepes