«Día del Asteroide» para proteger la Tierra

La ONU ha escogido el 30 de junio, recordando el impacto del asteroide de Tunguska, como un nuevo Día Internacional, con el objetivo de auementar el nivel de conciencia sobre el grave peligro que supone el impacto de rocas espaciales

Los expertos consideran que el impacto de un asteroide de un kilómetro de longitud podría destruir la civilización - NASA

La Organización de Naciones Unidas (ONU) ha proclamado hoy el 30 de junio como «Día Internacional del Asteroide». La decisión se ha tomado durante la sesión 71ª de la Asamblea General de Naciones Unidas, celebrada este 6 de diciembre, según ha informado este organismo en un comunicado.

Tal como ha anunciado la ONU, este Día Internacional del Asteroide «aumentará el nivel de conciencia del peligro de impacto de asteroides y el nivel de trabajo global en este área».

La fecha escogida, el 30 de junio, recuerda el evento Tunguska, momento en que un asteroide estalló en la atmósfera en el año 1908 y provocó una potente explosión que devastó amplias zonas de bosque en Siberia (Rusia)
Devastación causada en Siberia por un asteroide, caído el 30 de junio de 1905- Archivo
«Solo tenemos una Tierra, así que mejor hagamos todo lo que podamos para protegerla»Tim Peake, astronauta de la ESA


Este hecho derribó unos 60 millones de árboles y afectó a 2.200 kilómetros cuadrados de territorio, por lo que se considera que habría sido catastrófico si hubiera afectado a una zona poblada, tal como informa la Agencia Espacial Europea en un comunicado.

La ONU ha invitado a todos los estados miembros, organizaciones de Naciones Unidas y otras, así como a la sociedad civil, incluyendo a personas y ONGs, a observar el Día Internacional del Asteroide por primera vez en 2017.
Unir a la humanidad

«Estamos extremadamente orgullosos del reconocimiento de la ONU, ya que, como fundadores de "Asteroid Day", quisimos también incrementar el nivel de conciencia de la amenaza de los asteroides y de la oportunidad de unir a la humanidad en torno a un único objetivo: proteger nuestro planeta del impacto de asteroides», ha dicho la organización «Asteroid Day» en un comunicado, firmado por los cofundadores Brian May, Danica Remy, Grig Richters y Rusty Schweickart.

«Los impactos de asteroides son el único desastre natural que podemos evitar si, como tripulantes de una nave espacial llamada Tierra, trabajamos juntos por una solución global», han añadido.
«La pregunta no es si un asteroide golpeará la Tierra, sino cuándo»Alexander Gerst, astronauta de la ESA

Aparte de declarar un día internacional, esta organización tiene como objetivos básicos usar la tecnología disponible para detectar y seguir la órbita de asteroides próximos a la Tierra (NEOs), y «acelerar cien veces el descubrimiento y seguimiento de asteroides hasta llegar a los 100.00 anuales en los próximos diez años».

Por el momento, el sondeo de NEOs ha logrado detectar un total de 15.000 objetos próximos a la Tierra. Se estima que el 90 por ciento de los asteroides de un kilómetro o más han sido ya detectados.

Durante el pasado Día del Asteroide, aún no oficial, hubo más de 500 eventos educacionales en 72 países con más de 150.000 participantes.
Respuesta de Naciones Unidas

A principios de 2016 el comité de Objetos Próximos a la Tierra de la Asociación de Exploradores Espaciales (ASE), formada por astronautas de todas las naciones, presentó una recomendación formal en el Comité de Naciones Unidas para Usos Pacíficos del Espacio (COPUOS). A raíz de eso, la Asamblea General de Naciones Unidas tomó esta decisión de aprobar un Día Internacional del Asteroide.

Aparte de esto, COPUOS ya ha promovido políticas para evitar y mitigar la amenaza de los asteroides, a través de dos organismos de alerta y planificación, el «International Asteroid Warning Network» (IAWN) y el «Space Mission Planning Advisory Group» (SMPAG).

Al margen de esto, el Director General de la Agencia Espacial Europea (ESA), Jan Woerner, ha declarado que «este reconocimiento internacional muestra como el asunto de los asteroides se está haciendo cada vez más una empresa global». Sin embargo, y a pesar de sus esfuerzos, la reciente reunión interministerial de la ESA rechazó proseguir sus esfuerzos en una misión conjunta con la NASA para desviar asteroides peligrosos para la Tierra: la llamada AIDA.

El astronauta británico Tim Peake, que estuvo a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS), ha declarado: «Deseo todo lo mejor para el Día del Asteroide. Solo tenemos una Tierra, así que hagamos todo lo que podamos para protegerla». Por su parte, el astronauta de la ESA Alexander Gerst se ha preguntado: «¿Golpeará un asteroide la Tierra? La pregunta no es si lo hará o no, sino cuándo».
El fin de la civilización

Recientemente, John Holdren, director de la Oficina de Política de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca, dijo en una conferencia que «tenemos que ser más listos que los dinosaurios». Para lograrlo, junto a AIDA, la NASA está preparando la «Asteroid Redirect Mission» (ARM), una iniciativa cuya finalidad será comprobar si es viable desviar un asteroide de su ruta de colisión contra la Tierra.
Concepto de la «Asteroid Redirect Mission» (ARM), para desviar asteroides de su ruta de colisión contra la Tierra- NASA

Aparte de esto, la NASA y otras agencias tienen una red bastante eficaz de seguimiento de objetos potencialmente dañinos, y ya han catalogado cerca de 15.000 NEOs. Pero de momento no hay ningún recurso de eficacia probada para desviar a un asteroide de su ruta de colisión. Y es ahí donde puede tener importancia la «Asteroid Redirect Mission».

En teoría, una roca de 20 metros (como el de Chelyabinsk) impacta contra la Tierra cada 100 años, y una de 40 (como el de Tunguska) cada 1.000.

Pero según los expertos, la civilización solo está amenazada si el asteroide que impacta contra el planeta mide al menos un kilómetro de longitud. Según la NASA, ya han encontrado el 90 por ciento de esas inmensas rocas, y ninguna de ellas parece ser una amenaza en el futuro próximo. Sin embargo, las órbitas de asteroides y cometas son variables y se ven influidas por muchas fuerzas, por lo que la capacidad de predicción de los científicos es limitada y está sujeta a amplios márgenes de error. Además, es posible que nuevos cuerpos procedentes de la periferia del Sistema Solar accedieran a la zona central. En todo caso, para evitar una colisión, es fundamental detectar con un amplio tiempo de antelación al objeto amenazante, pues solo así se puede desviar la roca a tiempo.

Entradas populares