Tamaño grande

Jim Yong Kim dijo que esto se sentirá más en países emergentes. La inteligencia artificial hará desaparecer entre 50 y 65% de los empleos Bu...

viernes, 2 de junio de 2017

Dron de tamaño y forma de libélula ya es capaz de levantar el vuelo

Sus aplicaciones incluyen la polinización, el transporte de mercancías y el espionaje

Este dron en forma de libélula ya es capaz de levantar el vuelo

Es posiblemente el dron más pequeño del mundo y visto desde lejos a uno le costaría distinguirlo de una libélula. Así es DragonflEye, el prototipo de dron insecto de Draper, su empresa creadora, que además asegura que pronto estará listo para volar. Los padres de la criatura acaban de sacar un video donde se ve a esta pequeña libélula robótica agitar las alas y sostenerse algunos segundos al aire.

Cierto que la tecnología todavía no está perfeccionada, pero es que DragonflEye no funciona como un dron al uso. La pequeña libélula lleva una “mochila” que hace las funciones de cerebro y procesa la trayectoria que se le haya programado. Pero también se pretende que este pequeño dron sea capaz de desviarse de su programación y actuar de forma más parecida a un insecto vivo. Esto lo consigue con materiales sensibles a la luz que hacen al insecto capaz de reaccionar a sus cambios de longitud de onda, según cuenta TechCrunch.

Concluidos los componentes del DragonflEye, en este segundo año del proyecto los técnicos de Draper están centrándose en mejorar el vuelo del insecto. Para ello, se ha decidido que la mejor estrategia es determinar unas áreas de actividad, alrededor de las cuáles volará el DragonflEye.

Los drones insecto podrían tener aplicaciones en un sinfín de ámbitos. El principal sería replicar las actividades de los insectos vivos, como la polinización, aunque esta vez bajo el control del ser humano. Por razones evidentes también sería una excelente herramienta de espionaje y de transporte de objetos pequeños. También se cree que podría tener aplicaciones biomédicas.