Tamaño grande

Gran parte de la información sobre este caza de quinta generación aún se mantiene clasificada. Evgeny Biyatov / Reuters Síguenos en Facebook...

miércoles, 21 de junio de 2017

El dedo del pie de madera, hallado cerca de Luxor, atestigua las habilidades de un artesano con conocimientos de anatomía

Una prótesis egipcia de hace 3.000 años era incluso ajustable

La prótesis estudiada por egiptólogos de la Universidad de Basilea - UNIVERSIDAD DE BASILEA

Egiptólogos de la Universidad de Basilea han estudiado con una moderna microscopía, tecnología de rayos X y tomografía computerizada una prótesis de hace casi 3.000 años hallada cerca de Luxor y han demostrado que este dedo del pie de madera era incluso ajustable.

El artilugio, probablemente uno de los dispositivos protésicos más antiguos de la historia, fue descubierto en un entierro femenino de la necrópolis de Sheikh'Abd el-Qurna cerca de Luxor.

Los investigadores han estudiado los materiales utilizados y han identificado cómo se realizó la prótesis y cómo se utilizaba. Han sido capaces de demostrar que el dedo del pie de madera fue reajustado varias veces al pie de Tabaketenmut, hija de un Sumo Sacerdote egipcio que vivió entre el 950 y el 710 a.C. La prótesis ayudaba a caminar a su propietaria, que había perdido un dedo como consecuencia de una diabetes que le causó gangrena isquémica.


El dedo del pie artificial, del primer milenio antes de Cristo, atestigua las habilidades de un artesano que conocía bien la fisonomía humana. El conocimiento técnico se puede ver particularmente bien en la movilidad de la prótesis y la estructura robusta de la correa. El hecho de que la prótesis se hiciera de una manera tan laboriosa y meticulosa indica que la propietaria valoraba una apariencia natural, estética y comodidad y que podía contar con especialistas altamente calificados para proporcionárselo.

El estudio ha sido realizado por un equipo internacional en el que han participado expertos del Museo Egipcio de El Cairo -donde fue llevado el dispositivo protésico después de haber sido encontrado- y el Instituto de Medicina Evolutiva de la Universidad de Zurich, informa la Universidad de Basilea en un comunicado.

Esta prótesis de la edad de hierro temprana fue encontrada en una tumba de pozo saqueada que fue cortada en el lecho de roca de una capilla mayor y más antigua de enterramiento en la colina del cementerio de Sheikh Abd el-Qurna, al oeste de Luxor.
Obras de excavación en el cementerio de Sheikh Abd el-Qurna- UNIVERSIDAD DE BASILEA

Esta capilla pertenece a un grupo de tumbas monumentales de corte rocoso de finales del siglo 15 a.C. que fueron construidos para una pequeña clase alta que estaba cerca de la familia real. Desde finales de 2015, la Universidad de Basilea ha estado estudiando este antiguo cementerio egipcio de élite, su larga historia de uso y sus alrededores.

Para este proyecto, financiado por la Fundación Nacional de Ciencias de Suiza, se utilizaron métodos microanalíticos, científicamente orientados, así como tecnología de precisión para la topografía y la fotografía. Los investigadores están estudiando la materialidad de los restos arqueológicos y adquiriendo una visión de las historias de vida de las estructuras y objetos del edificio. Estas biografías materiales pueden proporcionar información sobre las prácticas de fabricación, usos, habilidades personales, hábitos y preferencias de las personas que estaban en contacto con estos objetos.

Las tumbas más antiguas conocidas de Sheikh Abd el-Qurna datan del segundo milenio antes de Cristo. El cementerio vio su apogeo en el siglo 15 a.C. Sin embargo, muchas de estas estructuras de corte de roca fueron reutilizadas y en partes remodeladas varias veces para entierros durante el primer milenio antes de Cristo. Mucho más tarde, sirvieron como viviendas principalmente para la gente local, un proceso que comenzó con los primeros ermitaños cristianos y sólo terminó a principios del siglo XX.

Junto con los expertos en geodesia y geología de la ETH Zurich, el equipo de arqueólogos de Basilea está evaluando científicamente las estructuras naturales y artificiales de la zona de excavación y sus alrededores.

Los especialistas están desarrollando actualmente modelos geométricos precisos de elevación digital, paisaje y arquitectura para esta área. A continuación se combinarán con un mapa tridimensional arqueológico y geológico que ilustrará la morfología del terreno así como las estructuras subterráneas investigadas. Sobre esta base, los investigadores quieren reconstruir y simular el desarrollo del cementerio y sus fases de uso.