Extraterrestres «No son nuestros amigos»

Stephen Hawking avisa sobre los peligros de contactar con una civilización alienígena que pudiera venir a exterminarnos

Resultado de imagen para Alerta extraterrestre: «No son nuestros amigos»

Nadie duda de que en un Universo de magnitudes desproporcionadas exista vida más allá de La Tierra. Pero hay una pregunta que aún no se ha podido responder de modo uniforme: ¿Cómo será esa forma de vida? El prestigioso y a la vez polémico físico inglés Stephen Hawking puso el dedo en la llaga hace un año al levantar la voz de alarma sobre las constantes señales de nuestra existencia que estamos mandando al espacio en busca del contacto extraterrestre. La teoría de Hawking se basa en la lógica matemática que siempre ha regido su cerebro: "Los extraterrestres que reciban nuestra señal o no dispondrán de la tecnología suficiente para respondernos, o bien tendrán una muy superior que les permitirá venir hasta la Tierra". ¿Y si resulta hostil esa civilización alienígena a la que hemos llamado nosotros mismos? Afirma el físico que mejor que enviar señales lo que deberíamos hacer es escondernos. Y es que Hawking alerta de que puede producirse el mismo efecto que cuando los españoles llegaron a América en 1492: Una civilización más desarrollada que se lleva los recursos de otra que lo está menos y que, incluso, puede enfrentarse a su desaparición. El pasado mes de mayo Hawking volvió a la carga en una entrevista publicada por 'The Guardian' en la que, además de asegurar que ir al cielo después de la muerte no es más que un cuento de hadas, insistía en que «la noción de vida extraterrestre es real, pero peligrosa».

Esta teoría 'espacio-apocalíptica' no ha dejado de ganarse críticas entra la comunidad científica a lo largo de los últimos meses. "Si los alienígenas quisieran conquistar nuestro planeta podrían haberlo hecho ya en los últimos 4.500 millones años", afirma Paul Davies, científico del proyecto SETI –Institución encargada de la búsqueda de vida extraterrestre y que en estos momentos está paralizada por falta de fondos-. "Cualquier cosa que nosotros tengamos aquí, ellos podrían encontrarla en el lugar donde viven. Y en el caso de que en la Tierra haya algún recurso que no exista en su planeta natal, seguramente habría una forma más fácil de conseguirlo que la de venir aquí a invadirnos", piensa Seth Shostak, también investigador del SETI. Por su parte, David Morrison, director del centro de investigación espacial Ames de la NASA es de la misma opinión, aunque con reservas: "si una civilización ha podido perdurar a lo largo de cientos o miles de años es casi seguro que habrá conseguido resolver los problemas que tenemos nosotros. O por lo menos así lo espero".
Indicios

Por el momento, sea bueno o no, la humanidad ha enviado ya una buena serie de indicios sobre su presencia en la Tierra. Las dos sondas Voyager, una de las cuales ya navega fuera de nuestro sistema solar, llevan consigo un disco de oro con sonidos e imágenes de nuestro planeta. Además, el SETI ha enviado numerosas señales a la espera de que alguna de ellas sea contestada. Y eso sin contar los numerosos satélites y mecanismos artificiales que han quedado vagando por el espacio tras cumplir su vida útil.

Los temores de Stephen Hawking ante la vida extraterreste se han visto reflejados en el libro de reciente publicación 'Primer contacto', obra de Marc Kaufman, director nacional de 'The Washington Post'. Según escribe Kaufman, "en el SETI se supone que cualquier civilización con la que tuviéramos la suerte de contactar sería inofensiva. No hay evidencia de que esto sea cierto o falso, es solo lo que ellos creen".

Mientras tanto el físico británico aprovecha las páginas de 'Primer contacto' para lanzar una nueva justificación de su teoría: "solo tenemos que mirarnos a nosotros mismos para ver cómo la vida inteligente puede convertirse en algo que no te quisieras encontrar".
ANDER AZPIROZ

Entradas populares

Imagen

En busca de El Dorado