Tamaño grande

El Administrador asociado de la agencia espacial (NASA), Thomas Zurbuchen, lo afirma ante un comité del Congreso de los Estados Unidos. &qu...

miércoles, 14 de junio de 2017

La Fuerza Aérea israelí "domina Oriente Medio"

La IAF ha jugado un papel fundamental para mantener un nivel de superioridad militar ante sus posibles adversarios en la región.

Un F-15 de la Fuerza Aérea de Israel en práctica de vuelo, 25 de junio de 2009.
Amir Cohen / Reuters
Síguenos en Facebook

El analista militar Robert Farley, en un artículo publicado en 'The National Interest', sostiene que desde la década de 1960 la Fuerza Aérea de Israel (IAF, por sus siglas en inglés) "ha desempeñado un papel central en la defensa del país", dándole a sus fuerzas de defensa un nivel de superioridad en las operaciones militares, demostrando capacidad estratégica "atacando objetivos a distancias considerables".

Como ejemplo de esa superioridad aérea, el analista expone el caso de la guerra de los Seis Días de 1967, en la que Israel destruyó en gran parte a las fuerzas aéreas de sus vecinos en las primeras horas del conflicto.

Igualmente, el experto señala que el nivel de superioridad de la IAF ante sus rivales potenciales en Oriente Medio se debe al excelente entrenamiento de sus pilotos, la debilidad de sus enemigos y un enfoque flexible para el diseño y la adquisición de aeronaves de combate.

"A lo largo de los años, los israelíes han probado varias estrategias para equipar a su Fuerza Aérea con aviones de combate, incluyendo la compra de aeronaves a países como Francia y Estados Unidos, sumado a los esfuerzos de construcción sus propios cazas […] Con la combinación de esas dos estrategias lograron una gran efecto", añade Farley.
Adquisición de tecnologías extranjeras y desarrollo de las propias

El analista militar detalla que gracias a la estrategia de importación de tecnologías como los cazas de combate Mirage de Francia iniciada a mediados de 1950, Israel pudo mantener un parque aeronáutico diversificado. No obstante, tras el embargo impuesto por Francia en 1967, la nación se enfrentó al dilema de cómo satisfacer las necesidades de aeronaves y componentes.

U.S. Embassy Tel Aviv / CC BY-SA 2.0

Farley afirma que "bajo estas condiciones los israelíes adoptaron la estrategia de robar lo que necesitaban. Para complementar sus equipos, los adquirieron los planos técnicos del Mirage a través del espionaje", y a su vez ―añade el especialista― "este hecho resultó en el desarrollo por parte de la Industria Aeroespacial de Israel de dos cazas de combate, el Nesher y el Kfir".

El analista militar detalla que ambas versiones disfrutaron de cierto "éxito de exportación" e impulsaron el desarrollo del sector espacial de Israel y la aparición del caza polivalente IAI Lavi. Sin embargo, a pesar de las perspectivas de exportación del Lavi, pronto se hizo evidente que EE.UU. no permitiría a Israel la exportación de un caza que incluía importantes componentes estadounidenses y que competiría directamente contra el F-16 estadounidense, por lo que el proyecto fue clausurado en agosto de 1987, agrega el experto.

Aviones de combate israelíes F-35 sobrevolando Jerusalén durante la celebración del 69 aniversario de su independencia, 2 de mayo de 2017 / AFP


La estrategia para mantener su dominio aéreo en Oriente Medio

Tras la cancelación de su programa, Farley apunta que últimamente Israel ha preferido modificar ampliamente su parque de cazas adquiridos a Estados Unidos. El F-15I Thunder y el F-16I Storm han recibido importantes actualizaciones. A esto se suma la adquisición de cazas furtivos de quinta generación F-35 con avanzadas modificaciones de 'software' ajustadas a las necesidades del Fuerza Aérea israelí.

El experto concluye que la actual estrategia de la industria aeroespacial del país depende de su relación con Estados Unidos. Sin embargo, hace aproximadamente un mes Israel presentó lo que muchos denominaron como un auténtico avión 'Frankenstein' construido a partir de la parte frontal de un caza F-15B biplaza y de la trasera de un F-15 monoplaza, lo que demuestra su alto nivel de independencia técnica.