Tamaño grande

Jim Yong Kim dijo que esto se sentirá más en países emergentes. La inteligencia artificial hará desaparecer entre 50 y 65% de los empleos Bu...

jueves, 15 de junio de 2017

La primera impresora 3D de comida ya es toda una realidad.




La primera impresora 3D de comida ya es toda una realidad. Lo es tras la apuesta de la NASA (la agencia espacial de EE.UU) en el proyecto de Anjan Contractor, un ingeniero mecánico de la empresa Systems and Materials Research Corporation, que ha recibido un financiamiento de 125.000 dólares para impulsar este tipo de tecnología y así proporcionar comida a los participantes de misiones espaciales a largo plaza. Después de ver la impresora 3D de personas y el primer coche impreso en 3D, ya nada nos sorprende.

A pesar de que esa es la intención de la NASA, su creador Anjan Contractor, espera que esta innovación pueda proporcionar comida a todo el mundo, y solucionar así el problema de la desnutrición en los países subdesarrollados.

Tras probar la efectividad de su impresora, la denominada Contractor, Anjan comenzará su proyecto en las próximas fechas con el objetivo de imprimir una pizza. La impresora creará una primera capa de pasta y posteriormente gracias a una mezcla de tomate en polvo, agua y aceite, imprimirá los “ingredientes” que serán una base de proteínas.

La impresora 3D utiliza cartuchos en polvo reemplazables para hacer la comida. Por medio de la combinación de esos cartuchos se podría obtener una amplia gama de alimentos. Los cartuchos tendrán una vida útil de 30 años, más de lo suficiente para permitir los viajes espaciales de larga distancia.

Sin duda, además de la innovación del proyecto, cabe resaltar las múltiples posibilidades que se abren con respecto a esta tecnología, pues la impresora 3D utilizará un software con código abierto, lo que permitirá a los más “manitas” fabricarse uno, mejorar el existente y ampliar la carta de alimentos posibles.

¿Y tú, de qué sabor la quieres?



Martín Castro