Tamaño grande

Las moléculas orgánicas nacen al mismo tiempo que las estrellas. Desempeñan un papel fundamental en la creación de la química orgánica neces...

sábado, 17 de junio de 2017

La tecnología se extiende más allá de la electrónica de consumo, definiendo casi todos los aspectos de nuestras vidas y transformando las industrias.

El CES 2017 abre la puerta a la inteligencia artificial y la robótica se asienta como gran reto

El CEO de Mayfield Robotics, Michael Beebe, posa con su robot Kuri - AFP

Si algo ha quedado claro en esta edición del CES de Las vegas es que, más allá de cualquier dispositivo concreto, hay una serie de tecnologías que han llegado para quedarse. Y si alguien piensa que la realidad virtual móvil, el coche conectado o los robots domésticos son cosas que llegaran algún día, pero que no nos afectan en la actualidad, se equivoca de medio a medio.

De hecho, todo está preparado ya para el despliegue, en los próximos cuatro años, de las redes 5G, mucho más veloces que las actuales y que permitirán desde la emisión y recepción de video HD en tiempo real a la conexión simultánea a Internet de miles de millones de dispositivos electrónicos (no sólo smartphones) en todo el mundo. «El ritmo de avance de la tecnología se está acelerando más que nunca -afirmó Brian Krzanich, responsable de Intel, durante su presentación en el CES-. La ley de Moore es el centro de esta aceleración. La tecnología se está extendiendo más allá de la electrónica de consumo, definiendo casi todos los aspectos de nuestras vidas y transformando las industrias».

Estamos ya, de hecho, a las puertas de una realidad hiperconectada en la que las cosas hablan con otras cosas sin que nosotros tengamos siquiera que intervenir. Y todas ellas juntas producirán un auténtico océano de datos circulando por todas partes y cuyo uso promete hacernos la vida más sencilla en un enorme número de aspectos. Para navegar a través de esos datos y llevar a cabo nuestras tareas diarias, tendremos asistentes virtuales en forma de móviles o coches inteligentes, o incluso de pequeños robots domésticos a los que podremos dirigirnos hablando normalmente. Y los primeros de ellos ya están aquí.
Los robots llegan al hogar

Podríamos decir, sin miedo a equivocarnos, que este 2017 será el año de la llegada de los primeros robots a nuestras casas. Numerosas empresas, en efecto, han mostrado sus modelos y empezarán a venderlos de inmediato en todo el mundo. Desde organizar la casa a ayudarnos con el cuidado de los niños, estos robots son mucho más que simples juguetes. Y están dotados, además, de Inteligencia artificial.

La empresa Bosch, por ejemplo, presentó en sociedad a su robot doméstico Kuri, un pequeño androide de 50 centímetros. de altura, capaz de hablar y de ver a través de una cámara y equipado con una auténtica batería de sensores que le permiten moverse libremente por la casa y llevar a cabo sus tareas. Kuri reconoce individualmente a cada miembro de la familia y puede decirnos, por ejemplo, cual de ellos va a llegar tarde por culpa del tráfico. También puede entretener a los niños, poner música o grabar videos de nuestra mascota mientras no estamos en casa y ponerlos cuando lleguemos.

LG, por su parte, mostró a su Hub Robot, pensado para ser el centro desde el que podremos controlar cualquier aspecto de nuestra casa inteligente. Este robot de aspecto simpático no se desplaza, así que tendremos que elegir un buen sitio para colocarlo. También es capaz de reconocer y distinguir entre cada miembro de la familia y puede controlar todos los dispositivos de la casa.

Equipado con la interfaz verbal Alexa, de Amazon, Hub Robot puede comunicarse con nosotros hablando, e incluso haciendo gestos o asintiendo con la cabeza. Podemos pedirle que compruebe el tiempo, el trafico, que ponga música, que baje las luces o que suba un poco la temperatura de la habitación. O incluso que nos recuerde algo en un momento concreto. LG presentó también una serie de mini robots que, desplegados en otras habitaciones de la casa, amplían el rango de acción de Hub Robot.

La firma coreana, además, enseño prototipos de otros dos modelos de robots. El primero, preparado para llevar a cabo de forma autónoma las principales tareas de mantenimiento de un jardín. El segundo, especializado en ayudar a viajeros despistados en el interior de hoteles y aeropuertos, dándoles en cada momento la información o la orientación que necesitan.

Algunas empresas, como Ubtech Robotics, optaron por robots de forma humanoide, como Lynxs, capaz de imitar los movimientos que hacemos y de mantener una conversación fluida gracias al sistema Alexa. Lynx puede organizarnos la agenda, controlar la seguridad de nuestro hogar, hacer llamadas, poner música, leer cuentos a los niños o noticias de cualquier periódico o incluso, si queremos, dar clases de yoga y enseñarnos métodos de relajación. El robot de Panasonic, por el contrario, tiene forma de huevo y está diseñado para estar en un lugar fijo y servir de ayuda a cualquier miembro de la familia. Más complejo es Olly, desarrollado por Emotech y que es capaz, incluso, de desarrollar una personalidad propia a medida que interactúa con los humanos.
Se recrudece la guerra de los televisores

A estas alturas, está más que claro que el televisor ya no es lo que era hasta hace apenas unos años. Las pantallas han crecido y los dispositivos han adelgazado hasta límites increíbles, al mismo tiempo que la calidad de las imágenes aumentaba. Pero en esta edición del CES ha quedado claro que, en la batalla entre las pantallas OLED y LED no hay, ni habrá, cuartel.

Creadora y principal representante de los televisores con pantalla de matriz orgánica (OLED), LG ha vuelto a dejar a todo el mundo con la boca abierta al presentar su nueva OLED TV W7, con un grosor de apenas 2,57 milímetros.... si, han entendido bien, tres veces más fina que un teléfono móvil y apenas un poquito más gruesa que una tarjeta de crédito... Este televisor está pensado para ir directamente pegado a la pared, de la que apenas sobresale. El televisor cuenta con un soporte magnético de fácil instalación que permite colocarlo en pocos minutos y de forma segura. Habrá versiones de 65 y 75 pulgadas.

Toda una sorpresa fue la presentación del primer televisor OLED de Sony, el Bravia A1E, casi tan fino como el de LG pero que se puede colocar de forma tradicional y no pegado a la pared. Con una imagen excepcional en 4K, el televisor destaca también porque toda la pantalla actúa como altavoz, vibrando de forma imperceptible como si fuera la membrana de un «speaker» convencional. El resultado es un sonido realmente espectacular.

Samsung, por su parte, le ha dado una vuelta de tuerca a su tecnología Quantum Dot y asegura que sus nuevos QLED TVofrecen la mejor imagen jamás vista en un televisor. La tecnología desarrollada por el gigante coreano es, en efecto, la única capaz de enfrentarse a la perfección cromática y tratamiento del color negro de las pantallas OLED.
Realidad virtual más accesible

Otra cosa que ha quedado clara en esta edición del CES de Las Vegas es que 2017 será el año de la explosión de la realidad virtual y de la realidad aumentada. Los videos ya no son experiencias pasivas que se proyectan en pantallas planas y que vemos en nuestro salón o en la palma de la mano, sino algo vivo, que contemplamos en 3D, algo con lo que podemos interactuar y que cambiará por completo nuestras vidas, desde el trabajo al entretenimiento. 2017 verá cómo los teléfonos móviles, nuestra pieza tecnológica más versátil, se adaptan a esta nueva realidad y se hacen compatibles con los nuevos sistemas de realidad virtual, como el Daydream de Google.

La realidad aumentada, colocar elementos virtuales sobre escenarios reales, brinda también toda una serie de oportunidades que la industria está deseando aprovechar. Ahí tenemos, por ejemplo, una de las razones por las que se está poniendo de moda la doble cámara trasera en los smartphones. El primer fabricante en hacerlo fue Huawei, con su exitoso P9. Ahora, el Mate 9 estrena la segunda versión de esta doble cámara y su último lanzamiento en CES, el Honor 6X, demuestra que ese lujo no tiene por qué estar solo al alcance de los terminales de gama alta.
Los coches: el tercer espacio habitable

Pasamos la mayor parte del tiempo en casa, en el trabajo.... y en el coche, que se ha convertido en el «tercer espacio habitable» de nuestras vidas. Y ahora, con la conducción autónoma a punto de llegar y gracias a la explosión de los servicios de conectividad, ese espacio habitable será más cómodo y atractivo que nunca. Grandes corporaciones como Intel, HP, Amazon, Google o Bosch, entre muchas otras, trabajan sin descanso con las principales marcas de automoción para conseguir que el coche tenga Inteligencia suficiente como para tomar ciertas decisiones importantes sin necesidad de que intervenga el conductor, como adaptar en cada momento la velocidad a las circunstancias externas y teniendo en cuenta la meteorología.

Aunque hubo un buen número de presentaciones en este sentido, la palma se la llevó este año el Faraday Future FF 91, considerado como el gran competidor de Tesla. El coche, eléctrico, tiene más de mil caballos de potencia y una autonomía de 610 kilómetros. con una sola carga de su batería. Ford, por su parte, cree que sus vehículos autónomos circularán por las carreteras a partir del 2021. Un número creciente de acuerdos entre fabricantes de coches y empresas de tecnología está dando ya los frutos más variados.

Así, la asociación de Amazon con Volkswagen hará que, entre otras cosas, los usuarios de esa marca puedan usar la voz para activar muchos de los sistemas del vehículo, incluida la música, o consultar el estado del tráfico, buscar un aparcamiento e, incluso, comunicar con el domicilio para activar los sistemas domóticos y poner la lavadora, encender o apagar luces y controlar la temperatura. Hyundai, por su parte, te permite arrancar el coche desde casa, solo con la voz, gracias al sistema Google Auxiliar.

BMW y Audi tendrán pantallas frontales de realidad aumentada con toda la información relevante para la conducción. Sensores biométricos que detectan el estado en que se encuentra el conductor, pantallas holográficas, sistemas de reconocimiento individual para evitar el uso de llaves, controles que se activan solo con mirarlos... la variedad de propuestas es realmente impresionante. Puede que algunas de ellas no lleguen nunca a hacerse realidad, pero muchas otras están destinadas a implantarse de forma masiva en los próximos años.
JOSÉ MANUEL NIEVES