Las ondas gravitacionales detectadas se producen gracias a una colisión de dos agujeros negros a una distancia de 3.000 millones de años luz de la Tierra.

Detectan otra prueba de una teoría planteada por Einstein hace más de un siglo

Descripción gráfica de la colisión de dos agujeros negros, cuya actividad ha sido captada por el del Observatorio de Interferometría Laser de Ondas Gravitacionales (Ligo).
Reuters
Síguenos en Facebook

Científicos del Observatorio de Ondas Gravitacionales con Interferómetro Láser (Ligo, por sus siglas en inglés), han informado que por tercera vez en su historia, el ser humano ha detectado una prueba de la existencia de ondas gravitacionales, tal y como lo predijo Albert Einstein hace poco más de un siglo.

Los primeros descubrimientos de este fenómeno se dieron en septiembre y diciembre de 2015, y fueron catalogados como uno de los mayores avances científicos del siglo. El tercero fue detectado el pasado 4 de enero, pero los resultados del estudio han sido publicados este 1 de junio en la revista científica 'Physical Review Letters'.

En esta ocasión, este fenómeno cósmico se originó gracias a una colisión de dos agujeros negros ubicados a una distancia de 3.000 millones de años luz de la Tierra y que cuentan con una masa combinada que es unas 50 veces superior a la del Sol.

Estas mediciones permitirán a los astrofísicos conocer mejor las propiedades de los agujeros negros, incluyendo su espín, y ayudará a entender la manera en cómo se formaron estos sistemas.

Entradas populares

Imagen

El Cáncer De Estómago