Tamaño grande

«Hernán Cortés liberó a las tribus mexicanas de la tiranía del Imperio azteca» Una de las ilustraciones incluidas en «Los Invencible...

sábado, 17 de junio de 2017

Los servicios de seguridad británicos creen que ciberdelincuentes de Corea del Norte han sido responsables del ciberataque del pasado mayo contra los equipos informáticos de diversos hospitales de Inglaterra, conocido como WannaCry.

Una investigación sobre el incidente apunta a que un grupo conocido como «Lazarus», que estuvo detrás de este ataque y el robo de datos en un banco indio
Un nuevo informe insiste relaciona de nuevo el ciberataque WannaCry con Corea del Norte - ARCHIVOEFE -

Los servicios de seguridad británicos creen que ciberdelincuentes de Corea del Norte han sido responsables del ciberataque del pasado mayo contra los equipos informáticos de diversos hospitales de Inglaterra, conocido como WannaCry.

Según informa la cadena BBC, el Centro Nacional de Seguridad Cibernética (NCSC, por sus siglas en inglés) ha realizado una investigación sobre el incidente, que apunta a que un grupo conocido como «Lazarus» estuvo detrás de este ataque, que obligó a suspender operaciones y la atención de pacientes del Servicio Nacional de Salud (NHS), añade la emisora, que confirma las inf0rmaciones publicadas por este diario hace un mes.

Se estima que este mismo grupo atacó en 2014 a la empresa Sony Pictures cuando planeaba el lanzamiento de la película «The Interview», sátira sobre el régimen norcoreano. El pasado mayo, un virus conocido como Wanna Decryptor y WannaCry atacó los sistemas informáticos de varios hospitales del NHS, provocado un caos en la atención puesto que los médicos no podían acceder al historial médico de los pacientes.

Si bien «Lazarus» opera desde Corea del Norte, no está claro si el liderazgo de ese país ordenó el ataque, dice la BBC. El NCSC forma parte del centro de escuchas británico GCHQ, uno de los servicios secretos del Reino Unido. Además del NHS en el Reino Unido, el ciberataque de mayo fue global pues dejó más de 200.000 afectados en al menos 150 países y sus daños se extendieron también a empresas privadas.

En el Reino Unido, el NHS resultó castigado ya que, además de cancelarse intervenciones quirúrgicas, debieron retrasarse citas y desviar ambulancias, aunque los historiales de los pacientes, según el ministerio de interior, no se vieron comprometidos.