Tamaño grande

«Hernán Cortés liberó a las tribus mexicanas de la tiranía del Imperio azteca» Una de las ilustraciones incluidas en «Los Invencible...

sábado, 17 de junio de 2017

Por primera vez en la historia, un equipo de científicos chinos ha conseguido transmitir pares de partículas de luz vinculadas por la propiedad cuántica del entrelazamiento entre un satélite y la Tierra.

Esta tecnología que sirve para garantizar la comunicación secreta de gobiernos, ejércitos, empresas o ciudadanos.



Por primera vez en la historia, un equipo de científicos chinos ha conseguido transmitir pares de partículas de luz vinculadas por la propiedad cuántica del entrelazamiento entre un satélite y la Tierra. Este logro otorga a China una clara ventaja en el uso de la tecnología cuántica, que en el futuro puede servir para construir una red de comunicaciones globales imposibles de ser hackeadas.

El entrelazamiento cuántico es una forma de vincular partículas, en este caso fotones (partículas de luz), que algunos científicos comparan con el caso de los gemelos que son seperados al nacer. No importa la distancia que los separe, forman un sistema indivisible y siempre hay algo que los mantiene unidos, por lo que si algo le pasa a uno se refleja inmediatamente en el otro.

Por eso, el entrelazamiento de estos fotones permite el envío de información de manera segura, ya que es imposible interceptar uno de ellos sin que el ataque altere el otro fotón, una tecnología que sirve para garantizar la comunicación secreta de gobiernos, ejércitos, empresas o ciudadanos.

En el pasado ya se han realizado con éxito transmisiones de información con partículas entrelazadas a través de cables de fibra óptica o del aire de la atmósfera entre puntos separados por unos cien kilómetros, una distancia a partir de la cual la calidad de la señal se degrada en tierra por la pérdida de fotones durante el trayecto. Sin embargo, esta pérdida de información apenas se produce en el espacio, lo que permite extender las comunicaciones cuánticas entre puntos separados por miles de kilómetros.

De acuerdo con los resultados publicados este jueves por la revista Science, el equipo chino fue capaz de enviar pares de fotones entrelazados desde el satélite de telecomunicaciones cuántico Micius a dos ciudades chinas separadas entre sí por 1.203 kilómetros. Al llegar a estos puntos se confirmó que los pares seguían entrelazados y que no habían perdido información por el camino.

"Es un primer paso, un paso importante hacia la creación de una red cuántica global", aseguró el líder del grupo de trabajo de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hefei, Jian-Wei Pan. "Todos los métodos anteriores se limitan a unos 100 kilómetros, por lo que solo pueden funcionar dentro de una ciudad. Si (con estas pruebas) una futura red cuántica puede ser establecida, la seguridad está garantizada por las leyes de la física, que son incondicionalmente seguras. Será beneficioso para todos los seres humanos", agregó.