Tamaño grande

«Hernán Cortés liberó a las tribus mexicanas de la tiranía del Imperio azteca» Una de las ilustraciones incluidas en «Los Invencible...

martes, 6 de junio de 2017

Según un estudio en la Universidad de Harvard, las violentas tormentas durante los meses de verano aumentan el riesgo por radiación ultravioleta en las llanuras del centro del país.

Un agujero en la capa de ozono aparecerá sobre EE.UU.

David Mcnew / AFP
Síguenos en Facebook

La capa de ozono sobre el centro de EE.UU. se encuentra en riesgo de erosión durante los meses de verano boreal, exponiendo a la flora y fauna de la región a los dañinos efectos de la radiación ultravioleta. Sobre esto advierte un estudio de la Universidad de Harvard publicado por la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU.

De acuerdo con esta investigación, las violentas tormentas que se registran habitualmente sobre la región de las grandes llanuras inyectan vapor de agua en la estratósfera. Esto, en conjunto con las variaciones de temperatura, puede desencadenar sobre el centro de EE.UU. las mismas reacciones químicas que ocasionan las pérdidas de ozono sobre las regiones polares.

Para realizar esta comparación, primero se recopilaron observaciones obtenidas en aéreas de la estratósfera ártica desde el inicio de la década de 2000. Tras analizar esos datos, los investigadores obtuvieron un mapa de las condiciones químicas que propiciaban la erosión en la capa de ozono, y posteriormente estudiaron el efecto de la temperatura y el vapor de agua sobre esas condiciones.

Finalmente, los científicos utilizaron avanzados radares para demostrar que un promedio de 4.000 tormentas penetran cada año la estratósfera entre los meses de junio y setiembre, causando las mismas condiciones químicas de pérdida de ozono sobre Texas, Oklahoma, Kansas, Nebraska, Iowa, Misuri y otros estados de las planicies centrales estadounidenses.

"Estos desarrollos no habían sido predichos anteriormente y representan un cambio importante en la evaluación del riesgo de la radiación ultravioleta", comentó la labor de sus colegas el científico mexicano Mario José Molina, ganador del Premio Nobel de Química en 1995 por su rol en el descubrimiento del agujero en la capa de ozono sobre la Antártida.