Tamaño grande

El lado más aterrador de los personajes de tu infancia Wil Hughes Seguramente, tras ver esta galería, tu percepción sobre queridos rec...

viernes, 9 de junio de 2017

Un robot dotado con inteligencia artificial, el AI-MATHS, se "presentó" a los exámenes de selectividad que esta semana celebran 9,4 millones de estudiantes chinos y sólo obtuvo una nota del 70 por ciento





Un robot dotado con inteligencia artificial, el AI-MATHS, se "presentó" a los exámenes de selectividad que esta semana celebran 9,4 millones de estudiantes chinos y sólo obtuvo una nota del 70 por ciento, insuficiente para acceder a las mejores universidades del país, informó hoy la prensa local.

El robot, con aspecto de nevera y color negro, en realidad sólo resolvió la sección de matemáticas del "gaokao", el examen de selectividad chino, famoso por su extrema dificultad y que este año celebra 40 años desde su restitución tras la década de paréntesis vivida en la Revolución Cultural (1966-76).

El AI-MATHS, construido por la Universidad Tsinghua de Pekín y la firma de computación en la nube Zhunxingyunxue, realizó la prueba en la ciudad de Chengdu bajo la estricta supervisión de inspectores del Gobierno, como en los exámenes de los alumnos humanos, y aunque no realizó una prueba perfecta sí mostró gran rapidez.

En 20 minutos completó una prueba que incluía preguntas tan "sencillas" como la siguiente: "Si el número complejo (1-i) (a+i) corresponde al segundo cuadrante en el plano complejo, ¿cuál es el valor del número real (a)?" (ésta la contestó correctamente).

AI-MATHS falló, en cambio, en problemas con enunciados más sencillos con un uso del lenguaje más coloquial, como uno en el que se decía que "el número de profesores era el doble que el de estudiantes masculinos", un concepto que la inteligencia artificial no entendió.

La prueba sirvió para medir los límites de la inteligencia artificial ante la humana, un campo en el que las firmas tecnológicas chinas están muy interesadas por el fuerte desarrollo que se vive en el país en el campo de la robótica.

A finales de mayo, un libro de poemas escritos íntegramente por un programa de inteligencia artificial de Microsoft fue lanzado al mercado por la editorial pequinesa Cheers Publishing, abriendo un debate en China sobre si esa obra puede o no ser considerada literatura propiamente dicha.