Tamaño grande

La tenista estadounidense Serena Williams, embarazada de más de seis meses, ha posado desnuda para la última edición de la revista Vanity Fa...

sábado, 10 de junio de 2017

Una nueva potencia saca pecho en la carrera espacial: china. Un solo vehículo creado por el hombre circula por nuestro satélite

China centra su poderío espacial en la Luna
El vehículo lunar «Yutu» y la sonda de aterrizaje Chang'e-3 - Administración Espacial Nacional China
Bahía Arco Iris
El vehículo lunar «Yutu»

Solamente un país fue capaz de poner al hombre en la Luna: Estados Unidos. Tres países consiguieron poner algún artefacto sobre la superficie de nuestro satélite: la antigua Unión Soviética, Estados Unidos y finalmente China. Otros potencias como Japón, Europa, India o Hong Kong, han enviado naves a la Luna para orbitarla o simplemente sobrevolarla, con más o menos éxito.

China tiene su programa espacial enfilado hacia la Luna. Desde el 14 de Diciembre de 2013, en la misión «Chang'e-3» (nombre en honor a la diosa china de la Luna), el vehículo robótico «Yutu» (conejo de jade) deambula sobre la superficie lunar analizando su geología e intentando localizar recursos naturales. Este es el único ingenio humano que de momento se mueve por la Luna. Estaba destinado a durar tres meses, pero ya van ocho. Es el último todoterreno no tripulado enviado a la Luna desde 1973 tras el «Lunojod 2» soviético y el último que ha realizado un aterrizaje suave en la superficie lunar desde la misión «Luna 24» lanzada por la Unión Soviética en 1976. La nave «Chang'e-3» aterrizó en la Luna en la Bahía de los Arcoíris.

«Yutu» se posó en un lugar muy empedrado y ha sufrido daños considerables por ello. Pero el principal reto al que se enfrenta, es el cambio de temperaturas entre el día y la noche de la Luna, que puede superar los 300ºC. La Luna al no tener atmósfera, no conserva el calor como la Tierra, por ello los cambios de temperaturas son extremos.

Lucha contra el contraste térmico
Durante el día se pueden alcanzar los 123ºC y la noche es refrescante, bajando el termómetro hasta los -153ºC. Además y curiosamente, este descenso no ocurre de forma progresiva, sino radical. Un ser humano que abra los brazos en la Luna y tenga uno de ellos al Sol, tendrá 123ºC de calor, mientras que el brazo que permanezca en la sombra tendrá -153ºC.

Esto le ocurre a satélites y planetas que no tienen atmósfera, como Mercurio. Allí los cambios son más drásticos, con diferencias de temperaturas de más de 500ºC entre el día y la noche. La Tierra, junto a Marte, aunque con mucha diferencia, es un invernadero que conserva el calor y la subida o bajada de temperatura se hace de forma gradual (muchos menos en Marte). La temperatura más baja registrada en la Luna, por la sonda «Lunar Reconnaissance Orbiter», es de -247ºC en el interior de algunos cráteres del polo sur lunar, donde nunca ven el Sol.

El vehículo chino, debe permanecer «dormido» durante la larga noche lunar que dura aproximadamente 13,5 días, después amanece, y la luz dura otros 13,5 días. Este es uno de los motivospor lo que es tan compleja la conquista de otros mundos, completamente diferentes al nuestro.
Objetivo: enviar «taikonautas»

La exploración espacial de China, se centra en la Luna. Ha anunciado que afínales de 2014 lanzará una sonda orbitadora «Chang´e-4» que girará alrededor de la Luna y regresará a la Tierra. Será una prueba previa a una aventura mucho más ambiciosa, ya que en 2017, China comenzará con la misión espacial «Chang´e-5», que recogerá muestras de nuestro satélite para traerlos a la Tierra.

En realidad, este tipo de misiones ya se han hecho hace algunas decenas de años, de hecho, los últimos astronautas que pisaron la Luna y que recogieron las últimas muestras lo hicieron en 1972, con el Apolo 17. Pero el plan chino pretende, no ya solo enviar naves no tripuladas a la Luna, sino mandar al satélite y en un futuro no lejano a los llamados taikonautas, el equivalente chino de los astronautas y cosmonautas (este último término utilizado por los rusos). Mientras esperamos que el primer chino llegue a la Luna, el país está preparando su propia Estación Espacial, que quiere esté terminada para el año 2020.
Encuentro con un asteroide

Otras misiones exitosas de China a la Luna, ha sido la «Chang´e 1» en octubre de 2007, que realizó fotografías tridimensionales de la superficie lunar y que impactó contra ella de forma controlada en 2009. La misión «Chang´e 2», en octubre de 2010, consistió en un vuelo orbital no tripulado y después fue redirigida al asteroide «4179 Toutatis», de casi 5 km de diámetro.

El encuentro con el asteroide, tuvo lugar a una velocidad de 10,73 km/s y a una distancia mínima de 3,2 kilómetros. La sonda «Chang´e 2» hizo magníficas fotografías de un asteroide que es potencialmente peligroso para la Tierra. Así lo confirmó su paso en 2004 por las proximidades de la Tierra, a tan solo 2,3 veces la distancia que nos separa de la Luna. Su órbita llega a la de Marte y hay probabilidades altas en un futuro de un posible impacto con nuestro planeta, si Marte o la Tierra no lo desvían con su gravedad a otras órbitas o lo eyectan fuera del Sistema Solar.

En la Luna solo tenemos este todoterreno, en Marte hay varios, pero los intereses son diferentes. En la Luna es económico, en Marte es por la necesidad, ahora, de encontrar vida o elementos que indiquen que la hubo.

Miguel Gilarte Fernández es el Director del Observatorio Astronómico de Almadén de la Plata (Sevilla) y Presidente de la Asociación Astronómica de España.

El Observatorio Astronómico de Almadén de la Plata es el mayor centro de divulgación de la astronomía en España. Está abierto para todo el público, que podrá mirar por sus telescopios y utilizarlos, además de desarrollarse gran cantidad de actividades. Zona de turismo estelar.
MIGUEL GILARTE FERNÁNDEZ