Barcelona estrena el MareNostrum 4, el tercer supercomputador más rápido de Europa

Los datos que puede mover este supercomputador se escapan de tu mente

Barcelona estrena el MareNostrum 4, el tercer supercomputador más rápido de Europa, que ha supuesto una inversión estatal de 34 millones de euros y ayudará a ejecutar grandes simulaciones complejas y analizar un gran volumen de datos
Aspecto del nuevo MareNostrum-4, el supercomputador que ha multiplicado por 12 su potencia - EFE


El Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) estrena el MareNostrum 4, el tercer supercomputador más rápido de Europa y el decimotercero del mundo, multiplicando su potencia por diez en relación al MareNostrum 3.

Según ha informado el director del BSC durante el acto de presentación, Mateo Valero, el MareNostrum 4 tiene una capacidad de 11,1 pentaflops, es decir, puede realizar 11.100 billones de operaciones por segundo, «esto significa que el Marenostrum 4 hará en un día, lo que el primer Marenostrum, de 2004, hacía en un año», ha ejemplificado el director.

Los superordenadores sirven a los científicos e ingenieros para la investigación básica y aplicada por su capacidad de realizar grandes cálculos, ejecutar grandes simulaciones complejas y analizar un gran volumen de datos, por lo que se utilizan en prácticamente todas las disciplinas, desde la astrofísica, pasando por la biomedicina hasta la industria.


La secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, ha detallado que esta renovación del supercomputador ha supuesto una inversión estatal de 34 millones de euros, y ha asegurado que es «un dinero bien invertido» ya que genera «rendimiento y crea relaciones internacionales».

Este nuevo equipamiento estará formado por cuatro máquinas, aunque actualmente solo hay una en funcionamiento, la fabricada por Lenovo, pero las otras tres empresas adjudicatarias del supercomputador, IBM, Intel y Fujitsu, ya están terminando de construir el resto, según ha informado Valero. «Un comité externo evalúa los proyectos de los investigadores cada cuatro meses, y si resultan seleccionados, pueden utilizar las instalaciones sin ningún coste», ha explicado.

Los investigadores con acceso al supercomputador proceden del BSC, de la Red Española de Supercomputación (RES) o de la institución europea Partnership for Advanced Computing in Europe (PRACE). «Uno de los proyectos en los que estamos trabajando ahora mismo consiste en extraer y analizar información del ADN para curar enfermedades de manera personalizada», ha ejemplificado Mateo Valero, que ha incidido en que trabajan con gente de primer nivel como el oncólogo Josep Tabernero.

Además, investigadores de empresas también tienen acceso al supercomputador, pero tienen que pasar por el comité evaluador y pagan por el servicio, una de ellas es Repsol, que está analizando el fondo marino del Golfo de México para hacer una representación 3D y poder ampliar la efectividad de su búsqueda de petróleo, según ha explicado Valero.

Con ello, y gracias a la inversión de las instituciones europeas, Mateo Valero ha expresado su deseo de que el Marenostrum 5 no tenga que ser financiado íntegramente por el Gobierno, aunque ha especificado que la Generalitat y la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) también han participado en la financiación del BSC.

De hecho, el Secretario de Universitats y Recerca de la Generalitat, Arcadi Navarro, ha anunciado que el año que viene el Govern pretende ampliar el presupuesto en investigación a través de un «programa de apoyo», del cual se beneficiará el BSC. El BSC es un centro que cuenta con 517 trabajadores, de los cuales unos 400 son investigadores y tiene un presupuesto anual de 34,3 millones de euros, provenientes de varias instituciones y del sector privado, de los cuales a partir de ahora, 1,6 se tendrá que destinar a pagar la energía consumida por el supercomputador, según Valero.

Entradas populares

Imagen

Lechuga alienígena

Imagen

En busca de El Dorado