Tamaño grande

Gran parte de la información sobre este caza de quinta generación aún se mantiene clasificada. Evgeny Biyatov / Reuters Síguenos en Facebook...

lunes, 10 de julio de 2017

El antiguo secretario de Estado Ashton Carter estima que los estadounidenses no tienen motivos para creer que un misil de Pioyang pueda alcanzar sus costas.


"EE.UU. está bien preparado para un posible ataque de Corea del Norte"


Reuters
Síguenos en Facebook

EE.UU. está listo para repeler un posible ataque de Corea del Norte y los estadounidenses no han de temer que un misil balístico lanzado por Pionyang llegue a las costas del país, ha afirmado el secretario de Defensa, Ashton Carter, este domingo en una entrevista en la cadena CNN.

"Estamos muy bien preparados. Venimos haciéndolo desde 1953", aseguró Carter en referencia a la Guerra de Corea. "Estamos mejorando continuamente nuestras capacidades militares", aunque admitió que "las capacidades de Corea del Sur también han mejorado".

"Hemos estado implementado sucesivamente los sistemas de defensa antimisiles tanto de corto como de largo alcance, en previsión de lo que, como creíamos, haría Corea del Norte", recordó Carter. EE.UU. lo hizo, en sus palabras, para "estar constantemente un paso por delante" de Pionyang.

Al ser preguntado si EE.UU. está bien protegido ante un posible ataque con misiles de Corea del Norte, el exministro de Defensa fue contundente: "Por supuesto".
Este 4 de julio Corea del Norte probó con éxito su supuesto primer misil balístico intercontinental, el Hwasong-14, un proyectil que, según los analistas, podría alcanzar el territorio de Alaska y amenazar a EE.UU.

El secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, condenó enérgicamente el lanzamiento del Hwasong-14, asegurando que Washington "nunca aceptará a una Corea del Norte con armas nucleares".

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, anunció que su país "no discutirá la cuestión de las armas nucleares y de los misiles balísticos en la mesa de negociación ni renunciará al fortalecimiento de sus fuerzas nucleares hasta que EE.UU. no ponga fin a su política hostil hacia Pionyang".