El régimen norcoreano ya podría tener el arma que llevaba décadas buscando: un misil intercontinental capaz de golpear a Estados Unidos con una cabeza nuclear.

Días antes de la cumbre del G20 en Alemania, donde se abordará su programa nuclear, Kim Jong-un lanza el que, según algunos expertos, es su proyectil más potente


Resultado de imagen para El régimen norcoreano ya podría tener el arma que llevaba décadas buscando: un misil intercontinental capaz de golpear a Estados Unidos con una cabeza nuclear.

El régimen norcoreano ya podría tener el arma que llevaba décadas buscando: un misil intercontinental capaz de golpear a Estados Unidos con una cabeza nuclear. Mostrando imágenes del proyectil, bautizado como Hwasong-14, así lo ha anunciado este martes la televisión estatal norcoreana (KCNA), que ha informado de que Kim Jong-un presenció el lanzamiento. A tenor de esta información oficial, el cohete alcanzó una altura de 2.802 kilómetros, saliendo al espacio y regresando después a la atmósfera con éxito. La acción calienta la cumbre del G20 de este fin de semana en Alemania yoincide además con el Día Nacional de Estados Unidos. El joven dictador Kim Jong-un le ha mandado al presidente Trump un serio mensaje en forma de enorme petardo para los fuegos artificiales de este 4 de julio.

El Ejército surcoreano detectó el lanzamiento del proyectil hacia el Mar del Este desde los alrededores de Banghyon, en la provincia de Pyongan del Norte, a las 9:40 de la mañana (2:40 de la madrugada, hora peninsular española). A tenor de los cálculos de su Estado Mayor, «voló más de 930 kilómetros». Por su parte, el Ejército estadounidense lo siguió durante 37 minutos hasta que finalmente cayó al Mar del Este, probablemente en la zona económica exclusiva de Japón.

A la espera de tener más datos, la primera hipótesis es que se trata de un «misil terrestre intermedio» que «no entrañó una amenaza para Norteamérica», aseguró el Alto Mando del Pacífico en un comunicado. Pero el experto David Wright, codirector de la Unión de Científicos Concienciados, cree que podría alcanzar Alaska. Basándose en el tiempo de vuelo (37 minutos) y la distancia alcanzada (950 kilómetros), Wright calcula que un misil de ese rango «necesitaría haber sido disparado en una trayectoria muy elevada» y «haber subido a una altura de más de 2.800 kilómetros». Lo que significa que, si las estimaciones son correctas, «ese mismo misil podría alcanzar una distancia máxima de 6.700 kilómetros en una trayectoria normal», escribió en su blog All nuclear things. A su juicio, «eso no sería suficiente para llegar a los 48 estados más bajos (de EE.UU.) o a las mayores islas de Hawái, pero le permitiría alcanzar toda Alaska».

Por su parte, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, anunció que su Ejército está analizando si se trata de un misil intercontinental, informa la agencia Reuters. Rusia cree que los parámetros de vuelo «se corresponden con las características de un cohete balístico de alcance medio y no una intercontinental».

Si finalmente se confirmara que es intercontinental, sería el misil más potente disparado por Corea del Norte hasta la fecha y la demostración de los avances de su programa militar. El pasado 14 de mayo, justo después las elecciones en Corea del Sur y coincidiendo con la cumbre en Pekín de la Nueva Ruta de la Seda, Pyongyang lanzó un cohete que ascendió a más de 2.100 kilómetros de altura hasta salir al espacio y luego volvió a entrar sin desintegrarse en la atmósfera de la Tierra, donde recorrió en su descenso 787 kilómetros. A tenor de los expertos, este nuevo tipo de proyectil podría recorrer al menos 4.000 kilómetros si fuera disparado en horizontal, lo que pondría a tiro la base estadounidense de Guam en el Pacífico.

Bautizado por el régimen como Hwasong-12, ese misil parece ser uno de los mostrados sobre rampas móviles en el gran desfile militar que tuvo lugar en Pyongyang el pasado 15 de abril, cuando se celebró el 105 aniversario de Kim Il-sung, padre de la patria y abuelo de su actual caudillo. De momento, no se sabe si el cohete lanzado este martes es una versión modificada del Hwasong-12, pero el régimen norcoreano ya ha anunciado que en las próximas horas hará un importante anuncio. Todo apunta a que asegurará que este nuevo misil tiene capacidad para golpear a EE.UU. con una cabeza nuclear.

Esta nueva provocación tiene lugar días después de que Donald Trumprecibiera en la Casa Blanca al nuevo presidente surcoreano, Moon Jae-in, y apoyara su plan para reabrir el diálogo con Kim Jong-un si se dan las circunstancias correctas. Además, sirve como aperitivo a la cumbre del G20que se celebra este viernes y sábado en la ciudad alemana de Hamburgo, donde Trump se reunirá con Moon y con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, para acordar una respuesta a Corea del Norte. Con el habitual afán propagandístico de sus bravuconadas, Kim Jong-un felicita a su manera a EE.UU. por su Día Nacional y le manda una traca muy especial para este 4 de julio.
Trump responde vía Twitter

Donald Trump, por su parte, ha reaccionado preguntándose en Twitter si el líder norcoreano, Kim Jong-un, no tiene nada mejor que hacer y advirtiéndole que la paciencia de Seúl y Tokio se está acabando.


Seguir

Donald J. Trump
✔@realDonaldTrump



North Korea has just launched another missile. Does this guy have anything better to do with his life? Hard to believe that South Korea.....
21:19 - 3 Jul 2017

31.84731.847 Retweets
83.07383.073 me gusta
Información y privacidad de Twitter Ads

Trump, que ha pasado un fin de semana jugando al golf por trigésimo quinta vez desde que llegó a la Presidencia, recurrió a Twitter para asegurar: «Corea del Norte acaba de lanzar otro misil ¿Este tipo no tiene nada mejor que hacer con su vida?».

A continuación el presidente estadounidense añadió: «Es difícil creer que Corea del Sur y Japón vayan a aguantar esto mucho más tiempo. Quizá, China hará un movimiento fuerte frente a Corea del Norte y acabará con este sinsentido de una vez por todas».

Entradas populares

Imagen

En busca de El Dorado