En las economías desarrolladas la política monetaria ha mantenido un tono expansivo desde hace años.

Las empresas zombis están lastrando el crecimiento de Occidente.
La proporción de empresas zombis se ha incrementado tras la crisis.


Foto: Getty.

En las economías desarrolladas la política monetaria ha mantenido un tono expansivo desde hace años. Incluso antes del advenimiento de la Gran Recesión, los tipos de interés eran relativamente bajos. Esta laxitud monetaria ha podido ser la causa de una dudosa asignación de los recursos que ha permitido que empresas poco productivas se mantengan con vida y, por ende, se haya reducido el papel de la destrucción creativa. Esto, junto a otros factores, podría explicar el descenso de la productividad y del crecimiento económico en Occidente durante los últimos años.

Aunque son muchas las causas que pueden estar lastrando la productividad (cambio demográfico, fuerte creación de empleo, menor inversión real de las empresas...) cabe destacar el papel de la 'desaparición' de la destrucción creativa, que está lastrando sensiblemente el crecimiento de la productividad y el crecimiento económico, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Destrucción creativa, término acuñado por el Joseph Schumpeter en 1942, describe el proceso de transformación económica que 'revoluciona' de forma constante las estructuras de funcionamiento productivo, destruyendo los viejos y obsoletos procesos a medida que aparecen nuevas técnicas más eficientes y productivas. Es un proceso evolutivo y competitivo que obliga a las empresas a mejorar o morir. Según Schumpeter, este movimiento es esencial para comprender el funcionamiento del capitalismo.

Bajo este contexto, la OCDE muestra en un trabajo, titulado The Walking Dead? Zombie Firms and Productivity Performance in OECD Countries, que empresas que normalmente hubieran desaparecido en un contexto competitivo están sobreviviendo, lo que podría ser una fuente importante para explicar el 'aturdimiento' de la productividad y la falta de oportunidades (financieras) para empresas más productivas y de nueva creación.
Condiciones financieras extraordinarias

"Existen razones para sospechar que empresas que no son viables se están manteniendo vivas gracias al legado de la crisis financiera: un exceso de paciencia de los bancos, unos estímulos monetarios que se prolongan y el persistente apoyo a pequeñas y medianas empresas (poco productivas)", destaca el trabajo de la OCDE.

Ese documento muestra que los recursos destinados para empresas zombis (definidas como compañías normalmente antiguas que han tenido problemas persistentes para cumplir con los pagos de los intereses) se han incrementado desde mediados de la primera década de los 2000. Este dato resulta llamativo, puesto que las recesiones suponen habitualmente una oportunidad para reestructurar y mejorar los sistemas productivos a nivel agregado.



"Argumentamos que este patrón de prolongada reestructuración y depresión de la destrucción creativa que ya protagonizó la recesión de Japón en los años 90 podría ser relevante para entender en la actualidad la tendencia de la productividad en algunos países de la OCDE", sentencia el documento.

También, la brecha entre las firmas más productivas y las más rezagadas es cada vez mayor, un fenómeno que se está intensificando en gran medida por el estancamiento de la productividad en las empresas más atrasadas, que probablemente son aquellas que sobreviven gracias a las laxas condiciones financieras y que se benefician de 'ayudas' públicas. La firmas más antiguas, especialmente aquellas que tienen más de 40 años de historia, tienen mayores probabilidades de pertenecer a este grupo.

Howard Davies, ex director de la Autoridad de Servicios Financieros del Reino Unido, destaca en un artículo publicado en Project Syndicate que "los tipos de interés ultra-bajos han mantenido a algunas empresas a flote... mientras que empresas nuevas, más productivas e innovadoras han tenido dificultades para obtener el capital que necesitaban para crecer".

Este economista cree que los bajos tipos de interés han permitido que empresas "zombis muy endeudadas hayan sobrevivido más tiempo del que hubieran aguantado de otro modo". Según este experto, el Banco de Inglaterra ha reconocido que la productividad hubiera sido superior en el Reino Unido si los tipos de interés se hubieran mantenido en los niveles previos a la crisis.



El trabajo de la OCDE pone cifra a esta situación y destaca que si en España se hubiera mantenido la proporción de empresas zombi en niveles previos a la crisis, al crecimiento la productividad total de los factores (PTF) hubiera sido un punto porcentual superior. Es decir, la productividad hubiera aumentado un 1,4% en lugar de un 0,4%. En Italia, el crecimiento de la productividad hubiera sido 0,7 puntos porcentuales superior, mientras que en el resto de la OCDE habría sido de 0,5 puntos porcentuales más de media.

Entradas populares