Tamaño grande

Remontó el Támesis y sembró el pánico, dejando un reguero de incendios y asaltos. Los ingleses han preferido olvidarlo... y parece que la hi...

sábado, 1 de julio de 2017

Reptil volador descubierto en Transilvania

Hallan los fósiles de un gigantesco y musculoso pterosaurio de hace 70 millones de años. Era capaz de devorar presas del tamaño de un caballo
El Hatzegopteryx podía devorar pequeños dinosaurios -

Investigadores británicos han descubierto en Transilvania (Rumanía) los fósiles de un musculoso y gigantesco pterosaurio, un reptil volador, que probablemente era el terror de los cielos hace 70 millones de años. Este terrible animal, cuya ferocidad podría compararse a la del famoso Tiranosaurio rex, habría sido capaz de comer presas del tamaño de un caballo pequeño de hoy en día.

En su artículo publicado en la revista PeerJ, los científicos Mark Witton, de la Universidad de Portsmouth, y Darren Naish, de la de Southampton, describen los restos de esta criatura singular, que han denominado Hatzegopteryx.

Fósiles de muchos tipos de pterosaurios se han encontrado en muchos lugares de todo el mundo, pero generalmente tenían cuellos y patas largas, una silueta muy estilizada y las presas más grandes que parecían capaces de comer no eran más voluminosas que una rata moderna. También se sabe que variaban considerablemente en tamaño, desde el de un avión de combate al de un simple gorrión moderno.

Pero el Hatzegopteryx, cuidado con él, era bastante diferente. Para empezar tenía el cuello corto y grueso, con huesos extremadamente anchos y un relleno esponjoso que le daba aún más fuerza. También tenía una boca mucho más ancha que otros en la familia de pterosaurios, lo que le permitía atrapar y tragarse presas mucho más grandes, informa la agencia EP.
Cuerpo grueso, alas fuertes

Los fósiles hallados hasta el momento sugieren que la criatura tenía probablemente un cuerpo grueso y alas fuertes. Los músculos de la espalda y las patas posiblemente pesaban tanto como un cuarto de tonelada.

Los fósiles, fechados a finales del Cretácico, fueron encontrados en una parte de Rumanía que los científicos creen que alguna vez fue parte de la isla de Hateg en el Mar de Tethys. Antes de excavar en el área aparecieron fósiles de dinosaurios enanos, pero no grandes dientes que sugieran algo más grande. Eso puede indicar que el Hatzegopteryx era el depredador dominante en la isla, capaz de derribar y asir dinosaurios jóvenes a voluntad sin miedo de ser atacado por algo más grande o más fuerte.

Los científicos aún no han llegado a un acuerdo sobre la historia evolutiva de los pterosaurios. Muchos creen que están relacionados con los cocodrilos modernos y los dinosaurios antiguos, y por lo tanto deben pertenecer al grupo de los arcosaurios, pero no se llegará a una conclusión hasta que se encuentren más evidencias