¿Sabía usted que después de 525 años de lo que históricamente se conoce como el descubrimiento de América aún no hay certeza de dónde nació el hombre que lideró dicha expedición ?

Este año se sabría dónde nació Cristóbal Colón. Estudio científico busca determinar el lugar exacto de origen del navegante que descubrió América.


El lugar de origen de Colón es un misterio de siglos. El retrato está en el Museo Naval de Madrid.
Foto:

Varias ciudades se disputen el privilegio de ser la cuna de Cristóbal Colón, uno de los hombres con mayor relevancia en todo el mundo y cuya vida es casi una obligación estudiar cuando de geografía o historia se trata.

La tesis tradicional y reseñada en la mayoría de los libros es que Colón nació en Génova (Italia) y que su afición por la navegación marítima tiene muchos cimientos en la condición portuaria de esta ciudad bañada por el Mediterráneo. ¿El problema? Hay dos.

Por un lado, no existe una sola muestra genética italiana –específicamente genovesa– para comparar con los restos que hoy se conservan de Colón. Y, por el otro, para el siglo XV era común apellidar Colombo (Colón en italiano) a cualquier menor cuyo origen era desconocido. Esto indica que la tesis genovesa aún no tiene sustento científico.

Otra teoría afirma que el origen de este navegante es catalán y que procedía de familia judía, pero, como los integrantes de esta comunidad no eran muy aceptados en ese entonces, pues Colón habría escondido su origen. Además, existen más voces que lo ubican como hijo de Carlos de Trastámara y Évreux, príncipe de Viana, quien mandaba en Mallorca.

Y algunos más afirman que nació en Portugal, cerca de la línea de frontera con España.

El problema con estas teorías, al igual que con la genovesa, es que no hay certeza científica de que alguna sea totalmente verídica, ya que solo son reconstrucciones de árboles genealógicos que tienen ramas que alcanzan a llegar a dichas poblaciones. Conclusión: no se sabe aún dónde nació Cristóbal Colón, tan solo que murió en Valladolid en mayo de 1506.

¿Fue italiano, español o portugués? Para resolver el misterio, que varios biógrafos aseguran alimentó el propio navegante en vida al ocultar siempre su origen, hay un laboratorio europeo de genética que destina su tecnología a ese cometido. Su propósito: revelar en este 2017 los resultados, algo que podría cambiar la interpretación de muchos hechos históricos.

Se trata del Centro de Genómica e Investigación Oncológica Pfizer, de la Universidad de Granada (ciudad del sur de España), en cuyas instalaciones se analizan los restos que aún se conservan de un hombre que partió la historia de Occidente, pero que –según varios relatos– no fue consciente en vida de lo que realizó.

El trabajo de los científicos de este laboratorio, que recorrió EL TIEMPO, consiste en hacer un estudio comparativo del ADN que han venido extrayendo –durante 14 años que lleva el proyecto– de los restos óseos de Cristóbal Colón, que se conservan bajo estrictas condiciones de preservación en fríos muy por debajo de los cero grados centígrados.

Estas estructuras de lo que hace cinco siglos fue el cuerpo del navegante europeo están divididas en dos ciudades que están separadas por muchos kilómetros de tierra y varias millas náuticas del océano Atlántico: Sevilla (España) y Santo Domingo (República Dominicana).

Los investigadores de la Universidad de Granada trabajan con la parte que se encuentra en territorio español, pues ya hay certeza científica de que corresponden completamente a por lo menos el 30 por ciento de lo que alguna vez fue el cuerpo de Cristóbal Colón.

A esa conclusión se llegó en el 2006, cuando análisis genéticos encontraron una coincidencia absoluta del ADN conservado en dichos restos con su hermano mayor, Diego Colón, quien estaba enterrado en el museo de La Cartuja, de Sevilla, y con los de uno de sus hijos, Hernando (algunos también lo han llamado Fernando). Se comparó el cromosoma Y.Avances

"En el 2017 podría saberse científicamente dónde nació Colón”. La sentencia la emite el médico y experto en genética José Antonio Lorente Acosta, director del laboratorio de la Universidad de Granada que lidera esta tarea. Y enfatiza: “Pretendemos encontrar la verdad utilizando el ADN”.

Por eso, el equipo genético que lidera este médico cuida con celo científico los pocos restos que aún existen de Cristóbal Colón, pues a partir de ellos hacen algo similar a un rastreo policial entre la maraña que forma el mapa de ADN que nos da vida a los humanos.

Para el siglo XV era común apellidar Colombo (Colón en italiano) a cualquier menor cuyo origen era desconocido

Es un trabajo extenuante y detectivesco, en el que se toman apuntes, se comparan cromosomas, se mueven máquinas de última tecnología y, además, se desentraña de unos pocos restos lo que pondría punto final a una polémica de cinco siglos, relacionada directamente con Colombia y América.

En este proceso también participan científicos de Portugal, Italia, Alemania y Estados Unidos. ¿Y qué hacen concretamente? Desde que se inició el proyecto han venido descifrando el mapa del ADN de quienes se apellidan Colón (español), Colombo (italiano) y Colom (catalán) en las regiones que se disputan la cuna del llamado ‘descubridor de América’. Lo hacen con muestras genéticas de quienes llevan y han llevado este apellido.

Ya tienen definido cómo es el cromosoma Y de estas personas, con toda su procedencia histórica, lo que permite establecer un mapa genético riguroso. Se enfocan en este cromosoma Y porque es el que porta la procedencia paterna y por tanto directa, según se lo explican a este diario quienes participan en el proyecto. O sea, ya saben cómo es el ADN Colón, Colombo o Colom.

Ahora, lo que viene, y para lo cual solo están esperando los resultados de nuevas tecnologías que se están potenciando para evitar que en el proceso de extracción de ADN de los huesos de Colón estos se destruyan, es completar el mapa genético del navegante europeo y de su hijo para compararlos con los que ya se establecieron en las regiones que se disputan su cuna.

Este paralelo entre los mapas genéticos de Colón, su hijo y de las personas analizadas en las regiones en las que se dice que nació quien es llamado el ‘descubridor de América’ debe terminar este año, y así establecer científicamente su verdadero origen. Cuando eso pase, cuando se encuentre similitud casi del ciento por ciento con los ADN analizados de las mencionadas zonas, se zanjará el debate y la historia quedará por fin completa.

“Lo que hacemos es utilizar la ciencia para aclarar los orígenes de Cristóbal Colón”, concluye el líder del equipo científico, quien antes de que finalice el 2017 espera dar a conocer al mundo los resultados de sus pesquisas y romper así un sino ya de cinco siglos de misterio. En ese momento, Lorente Acosta aspira a decir: “Caso cerrado”.

Entradas populares