Tamaño grande

"Los seres humanos somos inmigrantes extragalácticos" Foto ilustrativa nasa.gov Síguenos en Facebook Un nuevo estudio sostiene que...

domingo, 9 de julio de 2017

Un rompehielos ruso probará un láser experimental para cortar el hielo del Ártico.



El rompehielos ruso Dikson en el puerto de Arjánguelsk
Vladimir Trophilov / Sputnik
Síguenos en Facebook

El rompehielos ruso Dikson probará un láser de 30 kilovatios diseñado para derretir el hielo ártico. El aparato fue desarrollado por los investigadores del Centro Nacional de Sistemas y Complejos de Láser Astrofísica, con la participación del Instituto Científico de Investigación Ártico y Antártico de San Petersburgo, informa el diario 'U Bélogo moria'.

La etapa final de los ensayos será el diseño de un láser de 200 kilovatios. Sin embargo, los cálculos indican que el modelo experimental del aparato, de 30 kilovatos, podría cortar hielo de un metro de espesor desde una distancia de seis metros.

El dispositivo se usará para la navegación de las caravanas de buques que cubren la ruta marítima del Norte, que une el océano Atlántico con el océano Pacífico a lo largo de las costas de Rusia. La tecnología permitiría que los rompehielos de clase media inicien la navegación en cualquier momento del año, frente a los tres meses anuales de navegación posibles actualmente para ese tipo de embarcaciones. En este caso, los buques alcanzarían una velocidad de 2-3 nudos por hora.

Los ensayos se realizarán esta primavera en el mar Blanco y en la desembocadura de Dvina Septentrional en ese mismo mar.
Una región prioritaria para el desarrollo de Rusia

El Ártico es una de las regiones del mundo más ricas en petróleo y gas natural, por lo que países como Rusia, Noruega, EE.UU., Canadá y Dinamarca compiten por acceder a más territorios en esta zona estratégica.

En la actualidad Rusia desarrolla importantes proyectos en esa región, como la construcción de infraestructura para la extracción y el transporte de hidrocarburos por parte de la compañía Novatek, proyectos que son "primordiales desde el punto de vista económico", según el presidente de Rusia, Vladímir Putin.