Apple abandonó su proyecto de coche sin conductor (para centrarse en la plataforma)

La firma americana redujo sus ambiciones iniciales sobre Titan después de no llegar a ningún acuerdo entre los responsables de esta iniciativa que en un primer momento incluso estudió la sustitución de ruedas por esferas



Estaba prácticamente decidido que Apple había decidido pisar el acelerador para metere en un nuevo sector, el de los automóviles. La idea inicial era diseñar un nuevo y revolucionario vehículo sin conductor. Y, para ello, fue contratando ingenieros y expertos en esta materia para su desarrollo. Así nació en 2014 el projecto secreto Titan, nombre en clave utilizado de manera interna, pero tuvo que aparcarse porque no se tuvo en claro por qué camino tirar.

Según ha desvelado «The New York Times», el gigante norteamericano se ha visto a reducir sus ambiciones al respecto. Los planes iniciales era construir, en base a diversas alianzas con fabricantes de automóviles de Detroit (EE.UU.) un vehículo sin conductor que lograra cambiar el concepto de conducción. Y, para ello, se planteó eliminar desde los pedales, el volante, con puertas automatizadas que se abrieran solas, una serie de sensores y luces para identificar objetos e, incluso, en una revolucionaria maniobra, sustituir las ruedas por una especie de esferas que contribuirían a un desplazamiento automático y lateral del coche. Es decir, reinventar en cierto modo la rueda tal y como se conoce. Un concepto en el que también ha pensado la compañía de neumáticos Michelín.

Pero el equipo encargado de poner en marcha lo que iba a ser «the next big thing» -frase que en la industria equivale a la búsqueda de algo revolucionario- como lo fue en su momento en iPhone no se puso de acuerdo. Los miembros del equipo se quejaron de cambiar prioridades y trabajar plazos arbitrarios o poco realistas. Razón para reducir las expectativas.


El problema es que, según el medio, había dos corrientes contrapuestas; la que abogaba por trabajar por un sistema semiautomático y otra más avanzada. Nadie ganó. Steve Zadesky, ejecutivo de Apple que estaba inicialmente como responsable de Titan, quería seguir la opción semiautónomo. Pero los responsables del equipo de diseño industrial, entre los que se incluye a Jonathan Ive, jefe de diseño de Apple, pensaron que un coche totalmente sin conductor permitiría a la compañía reimaginar la experiencia del automóvil.

De esta manera, en lugar de construir un coche desde cero la compañía americana ha centrado sus esfuerzos en desarrollar un software específicobasado en tecnologías de Inteligencia Artificial destinado a la conducción sin conductor de vehículos. Se llamará «PAIL» y tendrá como objetivo la creación de una flota de coches utilizados para el transporte de personal.

Un proyecto que interesa aún a Apple y con el que se puede unir a otras firmas que le llevan la delantera como Waymo -filial de Alphabet- o Uber. Lo que sí ha trascendido, sin embargo, es que la firma americana comenzará la fase de pruebas de la plataforma autónoma en las próximas semanas en una pequeña flota de vehículos.

Entradas populares