Apple, Facebook y Google son algunos de los jugadores más poderosos en un mercado que ha cambiado drásticamente de la mano de Netflix y Amazon.

Los gigantes de tecnología desafían a Hollywood con sus propias plataformas


iStock

Apple cuenta con un presupuesto de más de US$1.000 millones para crear programación original. Facebook quiere su propia versión de programas como Scandal y Google está listo para gastar hasta US$3 millones de dólares por episodio en una serie dramática.

Los tres gigantes de la tecnología han avisado a Hollywood que hablan en serio sobre su ingreso al negocio de la televisión, el cual Netflix y Amazon sacudieron hace unos años. Su llegada hará que una industria de por sí altamente competitiva sea aún más feroz. Este año, se espera que haya más de 500 programas de televisión, más del doble de los que había hace seis años.

Con la idea de que pronto caerá una lluvia de dinero proveniente de las industrias tecnológicas, Hollywood ha dado la bienvenida a la noticia.

“Si se le pregunta a la comunidad creativa si seremos competitivos, la respuesta es afirmativa”, señaló Robert Kyncl, el director de Negocios de YouTube, propiedad de Google.

No obstante, muchas voces dentro de la industria no creerán hasta no ver los resultados de los nuevos participantes. Netflix y Amazon han incursionado de manera exitosa en el entretenimiento convencional, pero titanes digitales como Microsoft y Yahoo han fracasado en algunos de sus intentos.

Las iniciativas también llegan en medio de una salvaje carrera a muerte por generar contenido. Hace poco, Netflix firmó un contrato con Shonda Rhimes de ABC, cuya empresa matriz, Disney, está preparando sus propios servicios de emisión en continuo.

Sin embargo, la fortuna y la disposición de Apple para destinar recursos han conmocionado a la industria. Hace dos meses, la empresa escogió a los directivos de los estudios de televisión de Sony, Jamie Erlicht y Zack Van Amburg, para que dirigieran su programación.

Erlicht y Van Amburg sin lugar a dudas ya eran vistos en Hollywood como exitosos ejecutivos de estudio, después de haber comandado series exitosas como The Crown, The Goldbergs y Breaking Bad. No obstante, su partida a Apple y el presupuesto para programación de poco más de US$1.000 millones con el que contarán, de pronto los han colocado entre los ejecutivos más poderosos de la televisión.

Ese presupuesto también los pone a la par de la élite de programadores de la televisión. FX, creador de programas como American Horror Story y Fargo, tiene un presupuesto de alrededor de US$1.000 millones. Se cree que el presupuesto de HBO es cercano a los US$3.000 millones; Netflix gastará este año casi US$6.000 millones en contenido.

El director ejecutivo de FX, John Landgraf, ha sido honesto sobre su intranquilidad respecto de la cantidad de dinero que se está vertiendo en este momento en la industria y lo que significará para los competidores con presupuestos más bajos.

“Es como si te dispararan en el rostro con dinero todos los días”, comentó en un evento que se celebró este mes. “Y no tengo idea de cuánto capital desplegará Apple, cuántos programas van a comprar”.

Erlicht y Van Amburg comenzaron a trabajar en Apple hace unas semanas. En los próximos meses, se espera que contraten a algunas decenas de personas mientras terminan de integrar a su equipo de trabajo en las oficinas de Culver City, California, las cuales comparten con Beats Electronics, empresa que Apple adquirió por casi 3000 millones de dólares en 2014.

No está claro cómo se podrán ver o pagar los programas originales de Apple. Al no contar con ninguna adquisición en este momento, cualquiera de los proyectos de la empresa tardará al menos un año en estar listo para el público. La ofensiva de Apple Music en la industria del entretenimiento también es única —programas como Planet of the Apps y Carpool Karaoke están disponibles actualmente en el servicio—, y es posible que la empresa produzca una nueva aplicación para transmitir las nuevas series originales.

Apple se rehusó a comentar para este artículo, pero con toda seguridad Erlicht y Van Amburg no tardarán en competir por proyectos que lo más probable es que sean productos de otros estudios al principio (y ya hay muchos proyectos en el mercado, entre ellos una nueva serie muy codiciada sobre programas matutinos de televisión, el cual será protagonizado por Reese Witherspoon y Jennifer Aniston). Con la cantidad de dinero que tiene a su disposición, Apple con facilidad podría tener más de una decena de series originales.

Sin embargo, mientras Apple se prepara, Facebook ya lleva mucha ventaja.

Mina Lefevre, quien trabajaba en MTV, dirige el equipo de desarrollo de Hollywood de la empresa. Facebook ha dicho a gente de la industria que está dispuesto a gastar entre US$3 y US$4 millones por episodio en su nueva programación, según una persona que conoce sus planes. Ese tipo de gasto pondría a la compañía a la par de muchas cadenas de televisión abierta y por cable.

Y mientras muchos nuevos participantes en el área de los programas televisivos quieren grandes producciones con atractivo masivo como Game of Thrones o que tengan probabilidades de ganar Premios Emmy como Homeland, Facebook tiene un plan con un objetivo más específico.

La empresa señaló que quiere programas que sean atractivos para las personas que tienen entre 16 y 35 años, con temáticas de programas banales como The Bachelor, Pretty Little Liars y Scandal. Estos programas generan muchas opiniones en las redes sociales y los ejecutivos de Facebook aparentemente se están enfocando en un tipo de programación que piensan que fomentará conversaciones en la red social.

A diferencia de Netflix, empresa que libera todos los episodios de sus series en una sola entrega para que la gente vea los episodios uno tras otro, se espera que Facebook estrene los episodios de una manera más tradicional (no se sabe bien si será una vez a la semana). Facebook también planea tener los llamados “anuncios a media transmisión”, o comerciales breves, durante los episodios.

Facebook hará uso de su plataforma Watch, en la que los usuarios podrán encontrar las series originales y otros contenidos en video menos caros de producir.

YouTube está en el proceso de dar luz verde a sus series. Del mismo modo que Facebook, el sitio de videos propiedad de Google se está concentrando en que las series atraigan a un público de entre 16 y 35 años, según una persona que recibió información sobre estos planes. Los ejecutivos de YouTube han dicho que gastarán hasta 2 millones de dólares por episodio en una comedia, y más de 3 millones de dólares en una serie de drama, según la misma persona.

Recientemente, YouTube comenzó a desarrollar Cobra Kai, una comedia derivada de Karate Kid que fue aprobada después de que los ejecutivos vieron que las personas buscaban videos de la película original con mucha frecuencia, comentó Kyncl. El año pasado, la empresa aprobó el proyecto para la serie sobre baile Step Up, después de que se percató de la popularidad que tenían los videos de baile entre los usuarios.

Las búsquedas de datos, señaló Kyncl, proporcionan una “ventana hacia la demanda de productos de Hollywood que hay en YouTube”.

“¿Por qué no habríamos de satisfacer esa demanda?”, agregó. “Tiene todo el sentido del mundo. Estamos al servicio de nuestros usuarios”.

Entradas populares