China en la revolución de energía limpia

China invertirá 3 billones de dólares en generación eléctrica en los próximos 25 años, según un informe dado a conocer recientemente por Bloomberg New Energy Finance (BNEF), y citado por el rotativo local China Daily este lunes.



China invertirá 3 billones de dólares en generación eléctrica en los próximos 25 años, según un informe dado a conocer recientemente por Bloomberg New Energy Finance (BNEF, iniciales en inglés), y citado por el rotativo local China Daily este lunes.

En torno al 75 por ciento de la inversión planeada será destinada al sector de la energía renovable, de acuerdo con el periódico.

El documento señala que la inversión en el sector eólico alcanzará el billón de dólares, mientras aquella en los sectores solar y nuclear llegará a 700.000 millones de dólares, cada una.

BNEF estimó que entre 2030 y 2040, la construcción de generadoras eólicas y solares será más barata que la de centrales de carbón, e incluso que la operación de las termoeléctricas ya existentes.

Esto quiere decir que 145 de los 360 gigavatios de capacidad colectiva generada por carbón que China planea retirar, saldrán de operación por su desventaja en materia de costos frente a las plantas eólicas y solares.

"Las emisiones globales de carbono se han mantenido estables por tres años consecutivos. La principal razón es lo que China ha hecho en los últimos años. China se ha convertido en el país que produce y consume la mayor cantidad de energía renovable, y sus emisiones de carbono cayeron en 2015 y 2016", afirmó Spencer Dale, economista jefe del Grupo BP.

El informe también muestra que en 2026 más de la mitad de la capacidad instalada del país asiático provendrá de la energía con cero emisiones de carbono, incluidas la nuclear, la eólica, la solar y la de biomasa, además de grandes proyectos hidroeléctricos, y la cifra subirá al 63 por ciento en 2040, duplicando el nivel actual del país, según el diario.

En 2015, la Administración Nacional de Energía lanzó el proyecto "Front Runner", para estimular la investigación y el desarrollo de productos fotovoltaicos con alta eficiencia energética, a través de la construcción de bases piloto y el lanzamiento de proyectos innovativos.

JA Solar Holdings, uno de los mayores fabricantes de productos de energía solar del mundo, suministró el mayor número de módulos para el proyecto. En la primera fase, entregó 422 megavatios al proyecto, lo que equivale a casi el 50 por ciento del volumen total de esa fase.

"El gobierno chino apoya el desarrollo de la energía limpia y el potencial del mercado es enorme. Por eso, estamos aprovechando la oportunidad para continuar nuestra investigación y desarrollo en los productos de energía solar de alto rendimiento", sostuvo Xie Jian, presidente de JA Solar.

"En el primer trimestre de este año iniciamos la producción masiva de módulos Bifacial PERC (células traseras de emisor pasivo), con una estructura de doble vidrio. Las unidades de este tipo producen un 16 por ciento más de energía que las PERC convencionales, y ofrecen nuevas soluciones para alcanzar la paridad de la red fotovoltaica, en la que los costos de la energía fotovoltaica son similares a los de los combustibles fósiles", explicó.

De acuerdo con Xie, en los primeros meses del año, JA Solar firmó un acuerdo estratégico con la Universidad de Pekín para establecer la primera "Escuela de verano" enfocada en esta tecnología, con el objetivo de cultivar "talentos fotovoltaicos", jóvenes tanto con ideas creativas como con capacidades innovadoras.

"La capacidad instalada de energía fotovoltaica de China se ubica en el primer lugar a nivel mundial. La energía fotovoltaica, especialmente la distribuida, goza de políticas favorables por parte del gobierno", dijo Han Xiaoping, ejecutivo jefe de información de la consultora especializada China Energy Net Consulting Co. con sede en Beijing.

Han señaló que muchas familias rurales instalan sistemas de energía fotovoltaica en sus techos y ganan dinero con la electricidad que generan, entre 3.000 y 5.000 yuanes (450 y 750 dólares) al año. Por lo tanto, la energía fotovoltaica no sólo protege al planeta sino que también es un arma contra la pobreza, sostuvo.

"Tenemos 11 instalaciones de producción en el mundo. La más nueva, lanzada en junio en la ciudad de Baotou de la región autónoma de Mongolia Interior, en el norte de China, incrementará la capacidad de las obleas de silicio. A finales de este año, nuestra tecnología de PERC elevará la eficiencia de las células solares del 20,5 al 21,2 por ciento", agregó Xie al periódico.

Entradas populares