Exministro prófugo pone en jaque al poder político de Ecuador

Carlos Pareja Yannuzzelli llevaba huído un año. Hace seis meses se difundió un audio relacionado con la trama Odebrecht en el que aseguraba que «nada se hacía sin el consentimiento del vicepresidente Jorge Glas»
El exministro Carlos Pareja Yannuzzelli, saliendo de dependencias judiciales el pasado 14 de agosto - EFETHALÍA FLORES Quito


Carlos Pareja Yannuzzelli, exministro de Hidrocarburos y exgerente de Petroecuador, se ha entregado a las autoridades ecuatorianas tras permanecer profugo en Miami durante un año. Hace seis meses, el exminisistro sacudió la campaña electoral, cuando al referirse a la trama de corrupción petrolera, reveló que «nada se hacía sin el consentimiento del vicepresidente Jorge Glas»

Conocido como CAPAYA, por el acrónimo que usó para montar empresas en las que lavó dinero de la corrupción, el exministro de Rafael Correa enfrenta a diversos cargos entre los que se incluyen cohecho, enriquecimiento ilícito, crimen organizado y lavado de activos. El lunes se entregó a la fiscalía porque ahora «hay una justicia independiente en Ecuador» y le propuso una cooperación eficaz, a cambio de lograr rebajar sus penas.

Su entrega a las autoridades no ha estado exenta de suspicacias, ya que se hizo a través del presidente de la Asamblea Nacional, José Serrano, en vez de a través del fiscal general de la nación Carlos Baca Mancheno -como es habitual-, que no estaba enterado. «Qué bueno que venga», dijo a los medios.

Según Santiago Guarderas, docente de la Universidad Católica de Quito y activista político, esta anomalía en el proceso de entrega a las autoridades se debe a que «Nadie confía él (en Carlos Baca) , fue hombre de Rafael Correa», además recordó que el hoy fiscal fue asesor del expresidente, quien sigue defendiendo a Glas desde su residencia en Bélgica.
Vicepresidente sin funciones, pero blindado

Los casos de Petroecuador, la Refinería de Esmeraldas, la del Aromo, Caminosca y la trama Odebrecht señalan al vicepresidente Jorge Glas. Los audios difundidos durante la investigación lo señalan como culpable, pero aún no ha sido procesado «Lastimosamente, ingeniero Glas, el dedo apunta cada vez más hacia usted» digo el presidente Moreno, quien le quitó las funciones que él mismo le asigno, pero no puede destituirle ni pedirle su renuncia porque fue elegido en las urnas.

«Es una ofensa ética que Glas, como vicepresidente, siga siendo la opción de reemplazar al presidente de la República, en algún momento», comenta a ABC León Roldós, exvicepresidente del Ecuador.

La entrega de CAPAYA tiene consecuencias, como la reapertura de una causa contra el exfiscal Galo Chiriboga, detenido el lunes en el aeropuerto de Tababela, de Quito.

La presencia de CAPAYA también podría debilitar la mayoría de la Asamblea Nacional donde Correa aún tiene el control. Si las pruebas que aporte son contundentes, el blindaje a Glas resultaría insostenible. Mientras tanto Glas ajusta cuentas y amenaza con unjuicio político al auditor Pablo Celi, que publicó un informe con indicios de responsabilidad penal contra el vicepresidente Glas y otro que involucra a miembros de la asamblea.

«Lo que vivimos hoy es el resultado de una estafa democrática, de un engaño institucionalizado durante 10 años», dice, en un comunicado, el excandidato presidencial Guillermo Lasso. Para él, Alianza Pais mantiene el poder basandose en mentiras, por lo que «todos ellos deben pagar por este engaño y la corrupción».

La presencia del exministro de Hidrocarburos y exgerente de Petroecuador ha sumado argumentos que han puesto en jaque al poder político. El fiscal Baca Mancheno será llamado a las Comisiones de Justicia y Fiscalización de la Legislatura para que explique los casos Odebrecht y Petroecuador. Según el politólogo Luis Verdesoto, CAPAYA «es una circunstancia no prevista que puede cambiar la política ecuatoriana»

Entradas populares

Imagen

En busca de El Dorado