Galaxy Note 8, evolución del teléfono inteligente


AFP

Hace poco más de un siglo el centro de convenciones donde este miércoles Samsung lanzó el nuevo Galaxy Note 8 era un antiguo depósito de armas del ejército norteamericano. Ayer se convirtió en un auditorio imponente, en el corazón de Nueva York, lleno de periodistas de todo el mundo especializados en tecnología que esperaban las noticias de un dispositivo que promete enterrar la escandalosa historia del Galaxy Note 7, retirado del mercado por cuenta de baterías que estallaban.

El evento comenzó con una disculpa de DJ Koh, presidente del Negocio de Comunicaciones Móviles de Samsung Electronics. Koh excusó a la compañía por el caso del Note 7 y agradeció la fidelidad de muchos clientes que, pese a las dificultades, siguieron fieles a la marca. “Apreciamos la pasión de la comunidad de Note. Ha sido una inspiración constante y diseñamos el nuevo celular para ellos. De la pantalla infinita al S Pen más inteligente y la más poderosa cámara dual, el Galaxy Note 8 deja que las personas hagan cosas que nunca pensaron que fueran posibles”, dijo el ejecutivo.

El teléfono es un celular de nicho, de lujo. Su diseño, heredado del S8 por la doble cámara trasera y una pantalla sin botones y sin bordes, busca suplir las necesidades de un grupo reservado de usuarios: profesionales de la imagen, diseñadores, ilustradores y artistas.

También es de nicho porque después de la debacle del Note 7 incluso hubo usuarios que no querían deshacerse de este dispositivo, a pesar de las advertencias de seguridad de la compañía surcoreana y de cientos de aerolíneas en todo el mundo que impedían su transporte. La empresa cuenta que después de todo esto realizó encuestas para ver cuál era su percepción de la línea, y en 8 de 10 casos los usuarios utilizaron la palabra amor.

No obstante, para Walid González, gerente de móviles de Samsung para Colombia, esta versión pretende conquistar una audiencia mucho más amplia a través de las nuevas funcionalidades del S-Pen, una especie de lápiz digital de alta precisión característico de los Notes, que ahora cuenta con una punta más fina, reconoce más de 4.000 niveles de presión y permite hacer gifs propios o textos animados para compartirlos en redes sociales. Ahora, incluso, se podrán hacer traducciones de textos y conversiones de monedas con sólo acercar el stylus a la pantalla.

Con el nuevo Note, Samsung pretende aumentar las diferencias de ventas que en este momento tiene con sus competidores. En el último trimestre, su participación en el mercado fue de 23,3 % a nivel global, mientras que iPhone llegó a 12 %. El Galaxy Note 8, además, es un teléfono que busca consolidar el liderazgo que tiene la compañía en el mercado de las phablet, una especie de mezcla entre celulares y tabletas, diseñadas para combinar el trabajo y el entretenimiento.

Aunque el nuevo teléfono tiene la pantalla más grande de todos los Note, aún es posible llevarlo en una mano cómodamente, asegura la empresa, aunque cada usuario deberá comprobar esto por sí mismo. La pantalla de 6,3 pulgadas, con resolución de 2.940 x 1.440 pixeles y la tecnología Super Amoled, permite ver más y desplazarse menos. De acuerdo con DJ Koh, el Note 8 ofrece más espacio para ver, leer y dibujar, “convirtiéndose en el teléfono inteligente multitarea más útil para los usuarios”.

En este caso, la calidad y el tamaño de la pantalla son determinantes, pues en últimas es el medio de interacción con el usuario y el vehículo para la interfaz gráfica de todo el teléfono. El diseño infinito del S8 ha impulsado las ventas de este dispositivo y, con 6,3 pulgadas, este punto puede ser uno de los elementos definitivos para quienes consideren entrar, o continuar, en la gama Note.

Una pantalla de este tamaño implica, entre otras cosas, una batería apropiada para alimentarla. Y aquí es donde el teléfono se encuentra con la misma encrucijada de cualquier dispositivo moderno: mejor display suele ir en contra del tiempo de duración de una batería.

Para el Note 8, Samsung incorporó un batería de 3.300 mAh que promete más duración que la mayoría de teléfonos. Una promesa que habrá de comprobarse con el uso diario del dispositivo. La empresa asegura que esta nueva batería ha superado pruebas de seguridad internas y externas que fueron puestas en marcha después del episodio del Note 7.

Además de estas pruebas, la empresa surcoreana incluyó por primera vez a un consultor en seguridad de productos conocido como Underwriters Laboratories.

El Note 8 será el primero de la referencia en incorporar una doble cámara con resolución de 12 megapixeles cada una, la primera con lente gran angular con apertura f/1.7 y la otra con un teleobjetivo, de apertura f/2.4, todo esto con el objetivo de poder jugar con los contrastes entre los protagonistas y el fondo de la fotografía. La doble cámara tendrá, además, dos sensores que dispararán en conjunto para producir imágenes más nítidas y coloridas. La cámara delantera, por su parte, tiene un sensor de 10 megapixeles. Además, posee un mecanismo especial para mejorar la calidad y la resolución de las imágenes en movimiento.

El dispositivo es alimentado por el mismo procesador presente en el S8 (Exynos 8895 de 10 nanómetros), con 6GB de memoria RAM y 64 GB de almacenamiento interno, además de la posibilidad de tener una tarjeta SD de hasta 256 GB.
Juan Miguel Hernández Bonilla

Entradas populares