Tamaño grande

Este país concentra un tercio de la demanda de robots en el planeta. La mayoría son usados para industria pesada. Flick - Steve Jurvetson Lo...

domingo, 6 de agosto de 2017

La importancia del hielo del Ártico.

La extensión del hielo marino tras el invierno registra su mínimo histórico por segundo año consecutivo
El 24 de marzo, la extensión del hielo marino en el Ártico alcanzó un máximo de 14,52 millones de kilómetros cuadrados - NASA

Cada año, la coraza de agua de mar congelada flotando en la superficie del Océano Ártico y sus mares vecinos se derrite durante la primavera y el verano y vuelve a crecer en los meses de otoño e invierno, alcanzando su punto máximo anual entre febrero y abril.

Sin embargo, la capa de hielo invernal del Ártico ha registrado su mínimo histórico por segundo año consecutivo, según los datos del National Snow and Ice Data Center (NSIDC) y la NASA dados a conocer este martes. Pero, ¿por qué es tan importante el hielo marino?

¿Qué es el hielo marino?

Es agua del océano congelada. Se forma, crece, y se funde en el océano. Por el contrario, los icebergs, glaciares y plataformas de hielo flotan en el océano, pero se originan en tierra. Durante la mayor parte del año, el hielo marino está cubierto de nieve.

¿Por qué es importante?

El hielo del Ártico mantiene frías las regiones polares y ayuda a moderar el clima global. El hielo marino tiene una superficie brillante, y el 80% de la luz solar que incide sobre ella es reflejada de vuelta al espacio. A medida que el hielo se derrite en el verano, queda expuesta la superficie oscura del océano oscuro, que en lugar de hacer de espejo absorbe el 90% de la luz del sol. Los océanos se calientan, y las temperaturas del Ártico se elevan aún más.

¿Por qué se mide su extensión?

La extensión es una medida del área del océano donde hay por lo menos un 15% de hielo marino. Los científicos eligen este parámetro en lugar de otros, como el espesor del hielo, porque las mediciones por satélite ofrecen mayor precisión.

¿Qué es el mínimo de hielo marino?

El mínimo marca el día, anualmente, en que la extensión del hielo marino está en su punto más bajo. El mínimo se produce al final de la temporada de fusión en verano. La temporada de deshielo por lo general empieza en marzo y termina en algún momento de septiembre. En los últimos años, el mínimo se está alcanzando más tarde a causa de una temporada de fusión más larga.

¿Qué es el máximo?

El máximo marca el día del año en que el hielo alcanza su mayor extensión, al final del invierno. La estación fría del Ártico comienza en septiembre y termina en marzo. En los últimos años se ha visto que el hielo se recupera menos en el invierno, lo que significa que el hielo ya es «débil» cuando llega la fusión del verano.

¿Por qué se derrite el Ártico?

El nuevo mínimo histórico que se ha producido es el resultado de las temperaturas elevadas que ha vivido todo el planeta y que en el Ártico también batieron record en diciembre, enero y febrero. El calor atmosférico probablemente contribuyó a esta medida máxima más baja, con temperaturas de hasta 6 grados centígrados por encima de la media en los bordes del casquete de hielo marino, donde es más delgado, según explicó en un comunicado Walt Meier, un científico del hielo marino en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

¿Es solo el resultado de las altas temperaturas?

Hay investigaciones que sugieren otras causas. La Universidad de Aberystwyth, en Gales, publicó recientemente que los microbios del Ártico también aumentaban la velocidad a la que se funden los glaciares, en un proceso no computado en los modelos actuales de cambio climático. La investigación se centró en una sustancia granulada, parecida a la tierra, que se encuentra en la superficie del hielo ártico conocida como crioconita, que está hecha de polvo y hollín industrial pegado entre sí por las bacterias fotosintéticas. Trabajando en la capa de hielo de Groenlandia, el equipo demostró que la crioconita oscurece la superficie del hielo, haciendo que se derrita y forme pequeños agujeros llenos de agua. Los gránulos hechos por bacterias auto-regulan la profundidad y la forma de estos agujeros para maximizar su exposición a la luz solar, que a su vez derrite aún más el hielo de la superficie del glaciar.
ARACELI ACOSTA