La nube puede impulsar la adopción de inteligencia artificial



Bloomberg

Nadie parece dudar hoy de las ventajas y posibilidades que ofrece la computación en la nube: el alcance de este servicio se ha alimentado en Latinoamérica de la expansión de banda ancha en toda la región, pero también del crecimiento de un ecosistema vibrante de compañías que han adoptado la nube como su solución preferida en tecnología.

Este crecimiento, sin embargo, implica mayor competencia en el sector y, claro, la normalización de ingresos y ganancias para las grandes compañías que ofrecen computación en la nube. La más grande de estas es, sin duda, Amazon Web Services (AWS), aunque desde hace unos años ya no es la única.

Con una competencia creciente de empresas como Microsoft (Azure) y Google, la innovación y la expansión del portafolio de servicios es vital para mantener una ventaja en un negocio que hoy tiene ramificaciones en cualquier sector de la economía.

“Nuestra presencia era muy fuerte en sectores como salud y banca, pero hoy no hay un sólo segmento en el que no tengamos clientes representativos. Desde startups hasta empresas con 100 años, hoy todos han entendido que la nube es una oportunidad de crecimiento”, cuenta Marcos Grilanda, gerente regional de AWS, quien participa en la presente versión de Andicom, en Cartagena.

Este año, por ejemplo, la empresa abrió una oficina en Colombia. “La expansión global es muy fuerte. Nuestros últimos resultados muestran que crecimos 42% en ventas. Y Latinoamérica no es la excepción. Estamos en un momento de fuerte adopción de nuestros clientes, que avanza principalmente en grandes empresas. La preocupación ya no es por la seguridad del sistema, sino cómo se construye con esta plataforma, cómo se crea”.

Lo último que dice Grilanda es interesante, pues hace tan sólo un par de años (o incluso menos), una de las grandes discusiones sobre la computación en la nube y su adopción masiva era sobre seguridad y fiabilidad del sistema. Hoy, Grilanda cuenta que la discusión gira alrededor de qué nuevos servicios se le pueden entregar a las empresas. En otras palabras, se trata de innovar.

“En Colombia hay una compañía que hace el análisis de las transacciones de la Bolsa de Valores y necesitaba hacer una auditoría de infraestructura de sus centro de datos. Se movieron a AWS y la certificación que necesitaban para su auditoría se la brindamos de forma inmediata”, añade Grilanda.

Como en cualquier otro negocio en el mundo, la innovación en este sector es primordial no sólo para mantener una ventaja frente a los competidores, sino porque las mismas empresas demandan nuevas formas de utilizar un recurso que se antoja infinito. Alrededor de 90% de las novedades que incorpora AWS vienen de las necesidades expresadas por sus usuarios y muchos de éstos implementan esquemas propios de aprovechamiento de la plataforma que ni siquiera habían sido contemplados por la empresa.

Y, también como pasa en muchos otros negocios en el mundo, la innovación en este sector pasa necesariamente por la utilización de inteligencia artificial. Grilanda destaca en este punto servicios como Rekognition y Polly, dos sistemas computacionales para el procesamiento de imágenes y texto.

El primero utiliza aprendizaje reforzado y aprendizaje profundo, entre otras técnicas de inteligencia artificial, para clasificar imágenes: es un motor gráfico para identificar rostros y poder realizar búsquedas en bases de datos, entre otros fines. El segundo que transforma texto en voz y cuya principal aplicación está en los bots de servicio al cliente, que son utilizados en call centers, por ejemplo.

Grilanda dice: “En 2016 hicimos más de 1.000 lanzamientos de servicios nuevos. Hay dos frentes en los que podemos agruparlos: infraestructura pura de los centros de datos, con soluciones de big data y analítica, por un lado. Por el otro, hay toda una oferta de internet de las cosas y aprendizaje de máquinas. Por ejemplo, toda la inteligencia de Alexa (el asistente virtual de Amazon) está disponible para utilizarla a través de AWS”.

La inclusión de inteligencia artificial es, quizá, un paso natural para la computación en la nube, pues en últimas se trata de ofrecer técnicas y servicios para analizar y manejar datos no estructurados o vastos volúmenes de información.

Este ya es un panorama conocido para cientos de empresas en todo el mundo que manejan parte de sus operaciones con distintas soluciones de compañías que van desde IBM, hasta Amazon.

Lo relevante acá es que, debido a la escala y alcance de la nube (bien sea a través de AWS o alguno de sus competidores) , lo que se haga en inteligencia artificial puede tener repercusiones en toda la industria.
Santiago La Rotta.

Entradas populares

Imagen

El Cáncer De Estómago